General Idea en Malba: entre el mito y la reivindicación del HIV

El colectivo de artistas canadienses que desdibujó las líneas entre arte, diseño y vida presenta por primera vez su trabajo en el país. Historia, sexo, raza y HIV son algunos de los temas que abarca su amplia producción.

General Idea en Malba: entre el mito y la reivindicación del HIV

Toronto, albores de la década del 70. Tres artistas se despojan de sus individualidades para trabajar como colectivo mientras viven en comunidad, en una ciudad donde el despliegue artístico es muy limitado. AA Bronson, Felix Pratz y Jorge Zontal (todos nombres ficticios) dan inicio a General Idea, el grupo que desdibujó las líneas entre arte, diseño y vida. Historia, sexo, raza, HIV y la idea de autorepresentación estarán presentes en toda su producción de la que el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) exhibe 120 obras desde los inicios hasta la desintegración del grupo en 1994 cuando dos de los miembros fallecen a causa de enfermedades vinculadas al SIDA.

“General Idea ha sido un grupo icónico no solamente porque su obra está en todos los museos importantes del mundo, sino porque ha sido formado por tres hombres que compartían el trabajo, no hay una identidad única. Eran realmente una unidad”, sostiene el director artístico de Malba y curador de la muestra Agustín Pérez Rubio. Durante los últimos tres años trabajó para dar vida a “Tiempo partido”, una exhibición que no trata de ser una retrospectiva, sino de dar visibilidad al grupo en Latinoamérica y examinar su legado.

Apasionado, como quien conoce de punta a punta aquello que pone a disposición del público y por momentos con la voz entrecortada de la emoción Pérez Rubio ofreció una visita guiada por la muestra a la prensa, seguido de cerca por AA Bronson, el único miembro del grupo aún vivo. El camino que recorrió General Idea está signado por la autorepresentación, las estrategias de promoción y la creación del mito, del artista estrella que crea una imagen antes de que el campo artístico lo consagre.

En ese recorrido abundan las obras hechas bajo el formato de Mail arte (arte correo). El intercambio con otros artistas y amigos del ambiente van conformando piezas como “Orgasm Energy Chart”, donde envían a sus conocidos tablas con horarios y días para que marquen en qué momento tuvieron un orgasmo y, si quieren, hagan comentarios al respecto. El punto culmine de esta técnica se dará con “FILE Magazine” iniciado en 1972 y que se extendió por casi 20 años. La revista, que remite en forma irónica a la estadounidense LIFE, fue utilizada como herramienta de experimentación y como testimonio de su legado. Incluyó colaboraciones de importantes artistas del momento como Andy Warhol.

La acción más importante que llevó a cabo el colectivo se llamó “Miss General Idea”, un concurso de belleza con donde lo que vale es la creación de una imagen y no tanto la imagen estética en sí. Con este proyecto se cierra una etapa anclada en arte conceptual, efímero y performativo.

La producción de las décadas del ’80 y ’90 se basará en reivindicaciones políticas desde el humor y la ironía. Son los años de la crisis del SIDA y de invisibilización de la problemática. Los artistas de General Idea empiezan a trabajar sobre el tema antes de enterarse que dos de ellos portan el virus del HIV. Proyectos como “One Year of AZT”, una instalación compuesta por 1825 pastillas colgadas de la pared, la cantidad total que un paciente con HIV debía consumir en un año, reflejan la cotidianeidad de los temas en los que en esta etapa se basan sus obras.

La muestra concluye con la instalación “Fin de siecle” de 1994 en la cual se recrea un paisaje glaciar con rectángulos de telgopor que albergan en el centro a tres focas bebés. La obra, basada en la pintura “El mar del hielo” del alemán Caspar David Friedrich, funciona como un autorretrato final del grupo y apela a los debates en boga respecto a la caza irrestricta para trazar paralelismos entre estos animales y los artistas. En este marco Partz y Zontal son diagnosticados como portadores de HIV; al igual que las focas se habían convertido en víctimas. “Están solos ante la inmensidad. Son una foca en un continente helado”, resume Pérez Rubio.

“Tiempo partido” puede verse en el Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415, hasta el 26 de junio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping