Una directiva de Levi's tuvo que renunciar por pedir públicamente que abrieran las escuelas

Jennifer Sey era presidenta global de la marca. Asegura que la forzaron a irse a raíz de su militancia por evitar el cierre de aulas para combatir el Covid

La presidenta global de la marca Levi's Jennifer Sey denunció que se vio forzada a renunciar a su cargo por haber militado la apertura de las escuelas durante la pandemia. Lo hizo mediante una carta pública en el sitio Substack, en la que aseguró que, incluso, había rechazado una indemnización de u$s 1 millón, porque ello habría implicado no poder explicar los motivos de su salida.

"Durante mis dos décadas en Levi's, me casé. Tuve dos hijos. Me divorcié. Tuve dos hijos más. Me casé de nuevo. La empresa ha sido lo más constante en mi vida. Y, hasta hace poco, siempre me he sentido alentada a aportar todo mi ser al trabajo, incluida mi militancia política", relató Sey.

Sin embargo, todo cambió cuando alzó su voz en 2020 para pedir la apertura de escuelas. La ejecutiva sentía que este tipo de política causaría más daño a los que menos riesgo tenían. Además, estaba convencida de que los mayores problemas los tendrían los chicos más desfavorecidos de las escuelas públicas.

A partir de allí, dijo, comenzaron las presiones. Desde Levi Strauss Co. le indicaron que cuando hablaba públicamente lo hacía en nombre de la compañía y le pidieron que dejara de hacerlo. Sin embargo, se negó a dejar de hablar. Poco tiempo después empezó a sufrir todo tipo de agresiones online.

"Escribí artículos de opinión, aparecí en programas de noticias locales, asistí a reuniones con la oficina del alcalde, organicé concentraciones y supliqué en las redes sociales que se abrieran las escuelas. Me condenaron por hablar. Esta vez, me llamaron racista -una acusación extraña dado que tengo dos hijos negros-, eugenista y teórico de la conspiración QAnon", agregó Sey.

Sey, que incluso trasladó a su familia de California a Denver para que su hijo de preescolar pudiera asistir a la escuela en persona, discutió sus puntos de vista en una entrevista en marzo en Fox News con la presentadora conservadora Laura Ingraham. Esto, según ella, llevó a los empleados de Levi's a llamarla "transfóbica", "gordofóbica" y "racista".

Después de la entrevista, Sey dice que le pidieron que hiciera una "gira de disculpas" -a lo que se negó- y afirma que, incluso, le dijeron abiertamente que estaba encaminada a convertirse en la CEO de la compañía. Lo único que tenía que hacer era dejar de reclamar la apertura de las escuelas.

Esta no fue la primera vez Sey se pronunció sobre una temas polémicos. Esta exgimnasta que compitió en los Juegos Olímpicos de 1986 en Moscú, ayudó a producir Athlete A -el documental de Netflix para 2020 sobre Larry Nassar, el exmédico de USA Gymnastics que fue acusado y posteriormente condenado por agredir sexualmente a gimnastas- y en 2008 publicó unas memorias sobre su experiencia con la salud mental cuando era una joven gimnasta.

Además, en 2018 Sey ayudó a la marca a adoptar una postura contra la violencia armada en Estados Unidos y el año pasado trabajó en la colaboración de la compañía con Naomi Osaka, diciendo al New York Times en mayo que la estrella del tenis tiene "una voz tan poderosa, la forma en que está animando a otros a hablar sobre la igualdad." Sey también ha producido una serie de cortometrajes con Levi's en los que se destacan atletas, artistas y activistas climáticos negros.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios