Billonarios

Donó u$s 12.000 M pero la critican igual: cómo hace MacKenzie Scott, una de las mujeres más ricas, para regalar su fortuna

En total, 1257 organizaciones han recibido donaciones de Scott desde 2020.

MacKenzie Scott, la escritora ex esposa de Jeff Bezos y acreedora de un patrimonio neto de US$ 33.600 millones, prometió en 2019 regalar toda su fortuna. 

Desde entonces, la multimillonaria ha entregado más de US$ 12.000 millones a organizaciones sin fines de lucro, según un recuento de sus donaciones anunciadas públicamente desde 2020. Esa enorme suma la condujo a los primeros puestos de los filántropos en todo el mundo. 

En un ensayo que publicó en su perfil de Medium, Scott anunció que destinó otros US$ 3900 millones adicionales para 465 organizaciones sin fines de lucro solo en los últimos nueve meses, incluidos los fondos dedicados a áreas a las que había donado en el pasado, como clima y educación, así como nuevas necesidades apremiantes, como los esfuerzos de socorro en Ucrania.

"El enfoque de nuestro equipo durante estos últimos nueve meses ha incluido algunas áreas nuevas, pero como siempre, nuestro objetivo ha sido apoyar las necesidades de las personas subrepresentadas de grupos de todo tipo", escribió Scott.

Scott se separó de Bezos en 2019.

 Algunas organizaciones que dieron a conocer las donaciones fueron Habitat for Humanity International, que anunció que Scott había donado US$ 436 millones, o Planned Parenthood, a la que entregó US$ 275 millones, lo que el grupo calificó como la donación más grande de un solo donante en su historia.

"En un momento tan crítico para la salud y los derechos reproductivos, esta inversión y expresión de confianza en Planned Parenthood nos ayudará a ser tan fuertes como podamos para enfrentar el momento", dijo Melaney Linton, presidenta de Planned Parenthood Costa del Golfo y presidenta del consejo de afiliados, tras el anuncio.

En total, 1257 organizaciones han recibido donaciones de Scott desde 2020, según un artículo publicado por The New York Times. Incluso las cantidades que ha dado a grupos más pequeños suelen ser grandes para sus estándares, en muchos casos equivalentes al presupuesto anual total de una organización, mencionó el medio.

Pero el camino altruista de Scott tuvo que enfrentar diversas demandas conflictivas por su deseo de mantener privacidad y su objetivo de dar a conocer el trabajo realizado por los grupos a los que ayuda. A diferencia de las fundaciones, que deben presentar declaraciones de impuestos detalladas y disponibles públicamente,

Scott ha donado a través de vehículos caritativos conocidos como fondos asesorados por donantes,

que no requieren que presente declaraciones por separado. 

En diciembre, publicó una carta de donación titulada "No Dollar Signs This Time", en la que se negó a nombrar las organizaciones a las que había donado o la cantidad total de dinero que había entregado. 

Dos días después, frente a las críticas de que se había vuelto menos transparente en lugar de más transparente, escribió un apéndice en el que decía que estaba trabajando en un sitio web que incluiría una "base de datos de obsequios con capacidad de búsqueda". 

En sus recientes donaciones ya se nota un cambio de tendencia. Esta vez enumeró siete grupos que trabajan directamente en Ucrania, después de la invasión rusa allí, incluido el Consejo Noruego para Refugiados, HIAS y CARE. "Ayudar a cualquiera de nosotros", concluyó, "puede ayudarnos a todos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios