A toda velocidad: el regreso de Ianina Zanazzi

La piloto argentina, una de las principales referentes en el automovilismo, volvió a las pistas de la mano de Porsche al TC. Perfil de una mujer amante de la adrenalina.

A toda velocidad: el regreso de Ianina Zanazzi

Tras casi 15 años de inactividad, la vuelta de Ianina Zanazzi a las pistas en mayo revolucionó el autódromo. Logrando 4 podios en 4 carreras, la única mujer de la categoría se fue como puntera del campeonato general de la Porsche GT3 Cup Trophy, que inició este año su primera temporada en la Argentina. "Es como andar en bicicleta, nunca te olvidás", le habían dicho un mes antes del campeonato. Y no se equivocaban: logró ser doblemente ganadora en su categoría, la monomarca, y ocupó el tercer puesto en la primera carrera y el segundo lugar en la segunda.

El comienzo

Criada en una familia de mecánicos, Zanazzi creció en Chacabuco. Pero no fue hasta 1996, cuando, con 14 años, se subió a un karting que había armado su padre, jefe de taller de Porsche. Ese día, él se fisuró una costilla en una de las vueltas y, tras mucha insistencia, la dejaron tomar su lugar. Terminó su turno con mejores tiempos que los amigos de su padre, y fueron ellos quienes se convirtieron en sus sponsors cuando empezó a correr. "Desde que me subí al karting y me tiró la cabeza para atrás de la potencia, me encantó la sensación".

A partir de ese momento su rutina era ir del colegio al autódromo, al que llegaba vistiendo uniforme y con el casco debajo del brazo. "Al principio fue difícil. Después, cuando se dieron cuenta de que estaba ahí porque me apasionaba, me empecé a ganar el respeto", explica Zanazzi quien, en 1999, se convirtió en la primera mujer argentina en ganar la categoría más rápida del automovilismo nacional, la Fórmula Súper Renault, donde consiguió el cuarto puesto y dos victorias. Los fierros se convirtieron en su realidad; cambiaba las salidas con amigas por horas de práctica en el autódromo. Como regalo para sus 15 años pidió un chasis nuevo para el karting, y en vez de ir al viaje de egresados, usó sus ahorros para ir a ver una carrera de la categoría CART en Australia.

A los 18 años, sufrió un atentado mientras ensayaba en el autódromo de Río Cuarto, Córdoba: habían puesto gasoil y lubricantes en el pavimento antes de su vuelta. El auto hizo un trompo y rompió partes de la carrocería, pero afortunadamente salió ilesa. Un juez actuó de oficio, pero para que no suspendieran la Fórmula 3 Sudamericana, Zanazzi no hizo la denuncia. "Me daba pena que ningún equipo pudieran correr. Hoy sería distinta mi posición, pero lo tomé como algo aislado, me pasó a mí como le podría haber tocado a cualquiera", explica la piloto que a pesar de todo terminó como Subcampeona, ganando dos carreras.  

Entre 2000 y 2002, compitió en el exterior de la mano de la fórmula 3 española, en el equipo GTA Motor y en la fórmula Renault italiana para el Junior Team de Minardi. También quedó seleccionada entre varios pilotos europeos para ocupar la vacante de Fernando Alonso, piloto de Fórmula 1, en la Fórmula Nissan, oportunidad que finalmente no prosperó. De vuelta en el país, fue certificada por Porsche Alemania como la primera y única instructora de manejo de la marca para el mercado americano a cargo de eventos, clínicas de manejo y demostraciones, cargo que ocupó 15 años.

 A los 22 años, decidió retirarse. Uno de los obstáculos que deben afrontar las corredoras es la incompatibilidad entre el automovilismo y el embarazo. Estos últimos años, se dedicó a su familia, y a explorar otra faceta del mundo automotriz, llevando adelante junto a su marido una concesionaria de autos Kia.

Volver de la mano de la firma de Stuttgart no es casual, aunque no dejó de ser una sorpresa. "Pongo toda mi energía en este proyecto para poder estar cuanto antes en el mejor nivel". Es la única mujer del torneo. A más de 12 años de su retiro, asegura que aún hay mucho camino por recorrer: "Aún siento que tengo que probar que sé correr, esa es la carga que uno tiene como mujer". Y agrega: "La rivalidad entre géneros existe, pero se suman mujeres y eso hace que se empiece a naturalizar nuestra presencia". 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí