Futuro incierto

Visión borrosa: el negocio de las ópticas no levanta

Las restricciones golpearon también al mercado de anteojos, a pesar de los problemas visuales que generó

La industria óptica argentina atraviesa un momento muy difícil. "Empleado que se va, no se recupera", asegura Gustavo Ibañez, dueño de la pyme Citivisión, mientras comenta que es un rubro que en la actualidad le cuesta mantenerse en los principales shopping del país. Por ejemplo, Alcorta y Palermo no tienen ópticas. Abasto tenía dos locales y quedó uno.

"Luego de la cuarentena estricta, algunas ópticas han tenido que cerrar sus puertas, pero, en su gran mayoría se mantienen abiertas con un nivel menor de actividad", explica Reinaldo Kerschen, presidente de la Cámara Argentina de Óptica (CADEO).

Norberto Fermani, presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica y Afines (CADIOA) enfatiza que "la demanda de lentes recetados cayó un 40% por efecto de la pandemia y la producción de anteojos de sol se desplomó 80%". Gran parte de la industria óptica de anteojos y armazones se encuentra en el Partido de San Martín, que desde hace décadas se viene perfilando como un gran polo de producción.

Desde CADIOA, entidad que nuclea 50 empresas, de las cuáles el 80% son industria óptica argentina, y genera unos 15.000 puestos de trabajo, brinda cifras del consumo fuera de la pandemia: anteojos recetados 7.680.000; de sol: 8.250.000; de seguridad industrial 5.500.000.

Fermani se lamenta por la informalidad. "El 60-70% corresponde a la venta por fuera de las ópticas" y puntualiza que "la venta ilegal por internet creció casi el 300%".

Coincide Kerschen, "la óptica independiente sufre el embate de sectores no relacionados con la profesión óptica y pierde espacios ganados por la informalidad, fundamentalmente en anteojos para sol, para leer y lentes de contacto. El juego del menor precio es un factor fundamental en la destrucción de locales de óptica independientes pymes que no acceden a los beneficios de grandes compras ni al aporte de grandes capitales".

Ventas

A pesar de que tanto adultos, como jóvenes y niños pasan más tiempo frente a las pantallas de computadoras y celulares y hay una sobreexposición a la luz artificial LED las ventas no mejoraron.

"Si comparamos el 2020 con 2019, bajó la demanda un 20%", indica Gustavo Ibañez, aunque señala que "hay una recuperación en estos tres primeros meses del 2021. Las cantidades están un 35% arriba, son iguales al 2019". Y comenta que la venta de anteojos de niños no se incrementó respecto al 2019, aunque hay más miopes en el mercado y que la demanda de lentes con filtro de luz azul, al ser más costosos, ayudó a incrementar la facturación.

Juan Puricelli, Senior Business Development, de LIBUS (lentes de protección para uso industrial) marca que "la demanda se sostuvo al nivel de 2019, porque si bien hubo una caída en consumidores industriales por el cierre temporal de plantas, se compensó con el aumento de la demanda del personal de salud y particulares que necesitaron anteojos de protección para labores cotidianas".

A nivel de comercio exterior "las importaciones descendieron por las complicaciones que sufrió el mundo entero, y especialmente China. Nosotros, por el contrario, como productores nacionales subimos nuestros envíos al exterior especialmente a las subsidiarias de LIBUS en la región, por ser el principal y más grande productor de Sudamérica de gafas industriales", señala el vocero. También, se observó un aumento en las compras online por la digitalización y el cambio de hábitos.

Consultas

El Dr. Arturo Burchakchi, subjefe del servicio de Oftalmología del Hospital Italiano de Bs As. M.N. 91.311, señala que "en estos últimos meses de pandemia, se vio un incremento paulatino pero sostenido de las consultas presenciales dentro del servicio de Oftalmología del Hospital Italiano, acompañando la apertura de la actividad permitida dentro de los protocolos. Aunque no se llegó al 100% de la actividad, se incrementó significativamente llegando a un 70% a 75%".

En tanto, "los niños acuden desde fines de febrero para el control preescolar exigido. Allí tenemos un pico estacional de consultas pediátricas para las que siempre estamos preparados", finaliza el doctor Arturo Burchakchi, jefe de la sección de Glaucoma de la misma Institución y profesor de Oftalmología.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios