REACCIÓN DEL SECTOR

Nuevo impuesto a los vuelos: las aéreas alertan sobre el altísimo impacto que tendrá la nueva medida

Las aerolíneas se oponen, ya que aseguran será un golpe más al sector. Cuánto tendrán que abonar los pasajeros y cuánto representan hoy los impuestos en el precio de un ticket aéreo

Las líneas aéreas se oponen a la creación de una nueva tasa que se les cobrará a los pasajeros de vuelos nacionales e internacionales, artículo que se incluyó a último momento en el proyecto de ley del Presupuesto 2023 y al que Diputados dio media sanción esta mañana, en la maratónica sesión extraordinaria que se llevó a cabo en el Congreso. 

Tanto las aerolíneas low-cost como las empresas internacionales que operan en la Argentina se mostraron sorprendidos por la iniciativa que aprobó la Cámara Baja y que ahora deberá ser tratada por el Senado. Aseguraron que no estaban al tanto de la inclusión de este ítem en el tratamiento del proyecto, que implicaría adicionar $ 250 al costo actual de los pasajes en avión. En el sector, calculan que, con este tributo, el fisco recaudará $ 4000 millones el año próximo.

JetSmart duplicará sus vuelos low-cost en el verano: su plan para mantener precios bajos pese al dólar y la inflación

Flybondi duplicará su flota y lanzará rutas internacionales: a qué destinos volará

Desde las aéreas, adelantaron que, si se avanza con el impuesto, significará un golpe más para la industria, que ya afronta una alta carga tributaria en un contexto en el que el sector intenta recuperarse de la pandemia, pero que aún no logra reactivarse del todo, especialmente en el segmento internacional. Hoy, del precio total que se abona en un ticket de un vuelo internacional, a la tarifa aérea se suma un 112% de impuestos y tasas.

La reacción de las aerolíneas a la nueva tasa en los pasajes de avión

La reacción en el sector fue un rechazo unánime. "Parece poco y tratan de que pase desapercibido, pero se está encareciendo cada vez más la posibilidad de volar: $ 250 aproximadamente para el próximo año sumarían u$s 40 millones que los pasajeros van a tener que pagar con este nuevo impuesto", aseguró Mauricio Sana, CEO de Flybondi.

"¿Y luego, qué nuevos impuestos se crearán? Estoy convencido de que hay una manera eficiente de operar sin sobrecargar a los pasajeros con tributos. E insisto con que hace falta políticas claras de largo plazo que incentiven el mercado, y no que lo presionen con impuestos y tasas que solo logran que cada vez menos personas puedan acceder a un ticket", sostuvo en diálogo con El Cronista.

La reacción de las aerolíneas a la creación de una nueva tasa fue un rechazo unánime.

El peso que tiene la alta carga tributaria para la industria fue motivo de debate en la última conferencia de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), que se llevó a cabo la semana pasada en el hotel Hilton de Puerto Madero. En un panel que reunió a CEOs de las low-cost que operan en la región, los ejecutivos hicieron hincapié en la necesidad de disminuir las tasas que se cobran para bajar los costos operativos y, en consecuencia, ofrecer precios más atractivos al público. 

En ese marco, Sana expresó: "Buscamos ser eficientes y no cargar de costos a los pasajeros. Si no logramos entender eso, no vamos a alcanzar un crecimiento de los viajes per cápita. Hoy, la Argentina está en un promedio de 0,6 viajes en avión por persona y observamos que hay potencial para que se ubique por encima de 1".

Al respecto, el CEO de Jetsmart, Estuardo Ortiz, opinó que, "hay que pensar en un modelo de bajo costo para la aviación". "El modelo del pasado de tasas altas, infraestructura que se queda corta y concesiones que no impulsan el crecimiento no van más. Hay que pensar un formato que fomente la competencia, la rebaja de costos y la expansión", resaltó.

En el sector, aseguran que desconocen los alcances de cómo se aplicará.

"Cuantas más opciones existan para volar y más competencia se fomente, más oferta de rutas y menores precios habrá. Es una regla general de la industria. A fin de cuentas, el consumidor es quien se beneficia de que haya más conectividad", agregó en una entrevista que este diario publicó el lunes.

A su vez, Felipe Baravalle, director ejecutivo de la Cámara de Líneas Aéreas en la Argentina (Jurca) -entidad que representa a las compañías internacionales que prestan servicios en el país-, aseguró que aún desconocen el alcance que tendrá la medida. "No entendemos bien cómo va a aplicarse ni tampoco cómo se actualizará. Más allá de lo que se conoce, no hay precisiones. Fue sorpresivo", afirmó.

"Esto significa abrir una puerta a no sabemos dónde. Imaginar que los pasajeros paguen por controles policiales en municipios o allanamientos ordenados por la Justicia es extraño de explicar. Las líneas aéreas ya abonan servicios de seguridad privada porque la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) no cubre, por ejemplo, el escaneo de valijas, que es su responsabilidad", apunto Baravalle.

Para las aéreas internacionales, la medida es un retroceso en el avance de la industria aerocomercial.

Un alto ejecutivo de una aerolínea europea calificó a la decisión como "un nuevo paso atrás en la industria aerocomercial". "Lamentablemente, el país va en contra de cómo avanza el mundo, que incentiva al sector para que sea más eficiente, seguro y rápido, y así pueda motorizar a las economías regionales", destacó.

Otro colega suyo se mostró preocupado. "Lo que viene ocurriendo en la Argentina consterna a la matriz. Negociamos para incrementar la oferta a nivel local, pero con todas las trabas que hay no sabemos si podremos llevar adelante el plan de crecimiento previsto en este mercado", se sinceró. Y, al igual que Sana, anticipó que "es probable que se sigan sumando cada vez más impuestos".

Cuánto se paga hoy de impuestos en pasajes aéreos

Con este nuevo sorpresivo recargo, en caso de que se apruebe su implementación, serán ocho los adicionales a la tarifa aérea que se pagarán cuando se compre un ticket para volar desde la Argentina al exterior y cinco en el caso de los viajes internos.

En vuelos internacionales, los pasajeros ya abonan siete extras (cuatro impuestos y tres tasas). Con este nuevo tributo, pasarán a ser cuatro y cuatro, respectivamente. En lo que va de 2022, la carga impositiva de los pasajes a destinos del extranjero aumentó un 35%: en julio, la percepción de adelanto de Ganancias pasó del 35% al 45% y hace apenas dos semanas el dólar turista subió un 25% ('dólar Qatar').

En lo que va de 2022, la carga impositiva de los pasajes de vuelos al exterior aumentó un 35%.

Así, un boleto en pesos emitido hacia el extranjero desde la Argentina deberá abonar: en materia de tributos, la percepción al Impuesto a las Ganancias (un 45%), la Retención al Impuesto a las Ganancias (un 5% por pago en efectivo), el Impuesto de la Dirección Nacional de Turismo (un 7%) y el 'dólar Qatar' (un 25%); y en materia de tasas, la tasa de uso de aeropuerto (u$s 57 en el caso de las terminales que tienen como concesionario a Aeropuertos Argentina 2000), la de migraciones y aduana (u$s 10), la de seguridad percibida por ANAC (u$s 8) y la nueva que Diputados aprobó.

En el caso de los pasajes de vuelos de cabotaje, los cargos serán los mismos que hasta ahora -el Impuesto al Valor Agregado (IVA), del 10,5%; el Impuesto sobre Ingresos Brutos; la tasa de uso aeroportuario, que varía desde $ 133 a $ 614, dependiendo del aeropuerto; y la tasa de seguridad, de $ 40- más la que se añadirá de PSA.

En qué consiste la nueva tasa para vuelos que aprobó Diputados

El complemento que la Cámara Baja autorizó a último momento en el dictamen de comisión se llama 'Tasa de Seguridad de Aviación'. En caso de que la Cámara Alta lo apruebe sin cambios, consistirá en un monto fijo que determinará el Ministerio de Seguridad de la Nación, cuyo valor no podrá superar el equivalente al 0,25% del sueldo básico del grado jerárquico de Oficial Principal del escalafón general del personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), según estipula el artículo 21 del texto.

La tasa deberá ser abonada por los pasajeros que embarquen en vuelos internacionales, regionales y/o de cabotaje.

Calculado sobre el salario de referencia -en torno a los $ 100.000-, significaría el agregado de $ 250, que, a priori, tendrán que cobrar las emisoras de los boletos, como agentes de percepción: ya sean las líneas aéreas o las agencias de viajes que vendan el servicio.

La normativa precisa que la tasa deberá ser abonada por los pasajeros que embarquen en vuelos internacionales, regionales y/o de cabotaje, desde aeropuertos o aeródromos pertenecientes al Sistema Nacional de Aeropuertos de la República Argentina.

La iniciativa fue impulsada por la legisladora oficialista Paula Penacca. Con los fondos generados, se busca financiar a la PSA como se hizo en la época de la Policía Aeroportuaria, cuando dependía de la Fuerza Aérea. En ese sentido, en su ponencia, Penacca aseguró que la tasa ya existió anteriormente y aclaró que dejó de percibirse en 2005, cuando se creó la PSA.

PSA es el único organismo de la comunidad aeroportuaria que presta servicios en todos los aeropuertos y no cuenta con financiamiento proveniente de la venta de pasajes aéreos

Fuentes vinculadas a esta entidad, le explicaron a El Cronista que "la inmensa mayoría de los países financia su servicio de seguridad aeroportuaria con una tasa a tal efecto". "Se viene trabajando en ello desde el primer día de la gestión. Hoy, del total del presupuesto de la PSA, el 96% se destina a la masa salarial. Esta situación se repite desde hace ya unos años. En 2017, el Ministerio de Seguridad de la Nación le planteó esta cuestión al Ministerio de Transporte nacional, para intentar subsanar está situación", detallaron.

"Se firmó un convenio con el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) que nunca llegó a ejecutarse. A la fecha, PSA es el único organismo aeroportuario que presta servicios en todos los aeropuertos del sistema nacional y no cuenta con financiamiento proveniente de la venta de pasajes aéreos", concluyeron.

Tags relacionados

Noticias del día