Insurance Summit

El seguro por otras vías: protección, tránsito y acompañamiento civil

Representantes de organismos y del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pusieron el foco en la protección civil y urbana como elementos centrales del ecosistema asegurador

El tránsito, el cuidado y el acompañamiento civil en el marco de la ciudad de Buenos Aires fueron los temas que desarrollaron en dos bloques Jorge de Bártolo, presidente del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Mielnicki, director de Servicios Públicos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y Lucila Capelli, subsecretaría de Planificación de la Movilidad de la Ciudad de Buenos Aires.

De Bártolo señaló respecto a la protección del patrimonio de las casa, llamado Bien de Familia, que "es una institución que tenemos desde hace mucho tiempo, que con la reforma del código civil nuevo se aggiornó muchísimo y es básicamente la protección que se le da a una vivienda ante una contingencia. Muchas personas cuando compran una vivienda no piensan en la protección, pero la vivienda tiene un lugar primordial en la familia". "

"La gente no está culturalmente interiorizada en el cuidado de la vivienda, no se toma conciencia en esto. Parecería que no hace falta tenerlo, pero que hoy se puede hacer con cualquier escribano y tener ante cualquier contingencia, la vivienda protegida", cuenta.

Mielnicki, dijo sobre los derechos que tienen las personas que desde la Defensoría tienen como slogan "proteger derechos". "Muchas veces se liga a las defensorías del pueblo con la defensoría de los DDHH, pero también defendemos derechos de todo tipo, también patrimoniales".

"Cuando una empresa prestadora de un servicio público, servicio o un gobierno local/nacional, incumple con una obligación, el usuario o persona sufre un menoscabo a un derecho patrimonial entre otras cosas. Ahí también interfiere la Defensoría del Pueblo, un organismo público que tiene sus trámites completamente gratuitos y tampoco son pura y exclusivamente para habitantes de la ciudad", plantea.

En general, señala. "podemos hacer cosas para prevenir situaciones, pero cuando el daño ya está producido lo que tratamos de hacer es que el obligado repare el daño. Muchas veces los abusos se dan de parte de empresas muy poderosas. En algunos casos no hay seriedad, y en otros, las personas están frente una cuestión judicial frente a empresas muy gigantes y es algo dispar".

De Bártolo dio un ejemplo de cómo los derechos patrimoniales pueden ponerse en riesgo por la mala legislación. "La pandemia nos dejó muchas enseñanzas y, como escribanos sufrimos muchas veces las consultas de la gente que tenía internado a un familiar por mucho tiempo y no podía disponer del patrimonio dejando a la familia a la deriva. Actualmente en el Senado hay una ley para los actos de auto protección y disposiciones para la propia incapacidad. Esto es que uno pueda planificar, en casos de problema de salud, lo que quiere de su futuro. Por ejemplo, que tal persona reciba tal pago, que se efectúe de determinada manera".

Mielnicki destacó, por su parte, la gestión que pudieron realizar durante la pandemia. "Nos dejó la masificación de la virtualidad y si antes teníamos participación en las redes sociales, con la post pandemia esto se potenció. Aunque nunca dejamos de lado la presencialidad. Por otro lado, también vamos en búsqueda de los problemas en los barrios, también actuamos de oficio frente a alguna situación importante que se produce. Buscamos abarcar todas las vías, con actividades en conjunto y difusión en todas las maneras posibles. Buscamos garantizar, no solo la solución al problema de fondo, sino también la empatización con las personas frente a este problema.

En el bloque final, Capelli disertó sobre la apuesta que la Ciudad de Buenos Aires hace para lograr que los medios de transporte sean más sustentables y que eso impacte en la baja de siniestralidad urbana.

"Hace ya más de 10 años tenemos una estrategia, un plan de movilidad sustentable, tal como otras ciudades del mundo han aprendido que promover otras maneras de movernos, que no sea solo el modo individual del auto, genera externalidades positivas diversas sobre todo tienen un impacto muy importante en la congestión del tránsito y en la circulación por un tema de eficiencia del uso del espacio. El espacio que ocupa un colectivo con 30 o 40 personas o una bicicleta, es mucho menos que un auto. Que en la ciudad de Buenos Aires tiene una tasa de ocupación de 1,3. Es decir que cada 10 autos, sólo tres tienen más de un pasajero, contó.

Por suerte, apuntó, "tenemos la agenda de priorizar la movilidad sustentable y por eso trabajamos en transporte público. Por suerte en CABA los porteños están muy acostumbrados al transporte público, y creemos la movilidad activa, que entendemos tiene un potencial de crecimiento, aumentará su uso de manera exponencial. En 2009 teníamos un 0,4% de viajes en bicicleta y en la pandemia tuvimos el 10%".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios