"Falta de patriotismo"Exclusivo Members

¡Escándalo! la Selección de Alemania cambiará a Adidas por Nike y estalló hasta el Gobierno

La Federación Alemana de Fútbol (DFB) anunció que, por una mejor oferta económica, a partir de 2027 la estadounidense Nike será el fabricante de la camiseta de sus selecciones. El vínculo con las tres tiras era una "unión nacional". La reacción del Gobierno germano

La foto es épica. Fritz Walter, capitán de la Selección alemana de fútbol, le ofrenda la antigua Copa del Mundo, la desaparecida Jules Rimet, a su entrenador, Sepp Herberger. Detrás del técnico, hay una persona sobre el campo de juego. Es Adolf Dassler. "Adi", el zapatero ingenioso que probaba permenentemente las mejoras en sus diseños de calzado deportivo.

En la foto, se lo ve mirando al vacío, con la boca cerrada y un claro gesto de emoción, euforia, contenida. Poco antes, había disuelto cruentamente, como en toda guerra fraternal, la sociedad que tenía con su ambicioso hermano mayor, Rudolf, merecedor de su apodo, "Puma", por su fiereza en los negocios y, también, su voracidad con las damas. El final de una historia de sueños convertidos en pesadilla por la tragedia de la guerra y traiciones -financieras y personales- que derivaron en un pueblo, Herzogenaurach, con sus habitantes literalmente divididos a la hora de decidir con cuál de los hermanos seguirían trabajando.

Una nueva historia se empezó a escribir esa tarde del 4 de julio de 1954, en el Wankdorfstadion, sede la final del Mundial de Suiza. El gol de Helmut Rahn, a seis minutos del final, había obrado el milagro. El Milagro de Berna, que fue también el (otro) milagro alemán. Puso el 3 a 2 sobre el ballet húngaro de Ferenc Puskas, que venía de hacer 25 goles en cuatro partidos; entre ellos, ocho a la propia Alemania, en una humillante goleada. 

Zarpazo de Le Coq Sportif: el gallo desplaza a Nike de la camiseta de Los Pumas

"¡Llueve! ¡Lueve!", cuenta la leyenda que Dassler gritaba y saltaba desenfrenado horas antes del partido, cuando vio las gotas caer por la ventana. El césped estaría mojado y la cancha embarrada. Confiaba, sabía, que su innovación -botines con tapones intercambiables, no de goma sino de aluminio, más largos, para brindar mejor adhesión- sería la clave del triunfo

Lo fue. A menos de una década de ser la vergüenza mundial, Alemania volvía a ponerse de pie. Conquistaba la gloria. Ganó la primera de las cuatro Copas del Mundo que alzaría en la siguientes siete décadas (1954, 1974, 1990 y 2014). El inicio de la Alemania potencia (futbolística), un símbolo de la reconstrucción de posguerra. También, el punto de partida de una "unión nacional", la asociación indisoluble entre la Nationalmannschaft y Adidas, la empresa que se expandería en el mundo como el mayor fabricante de calzado y ropa deportiva del planeta. 

Adidas había lanzado este mes la camiseta con la que Alemania jugará la Eurocopa de este año.

Pero esa historia también llegó a su fin. La Federación Alemana de Fútbol (DFB) anunció este jueves que Nike será su proveedor oficial de indumentaria a partir de 2027. Suministrará la vestimenta de todas las selecciones nacionales, inicialmente, hasta 2034, tras haber hecho la mejor oferta económica, aseguró la entidad.

"La próxima asociación permite a la DFB, durante la próxima década, trabajar en tareas centrales con vistas a desarrollar el fútbol en Alemania", afirmó el presidente de la DFB, Bernd Neuendorf, en un comunicado.

Aunque no se informó el monto de la oferta, el diario alemán Bild publicó que Adidas le pagaba unos 50 millones de euros anuales a la federación. La oferta de Nike habría duplicado ese monto: 100 millones de euros cada 12 meses.

"Hasta diciembre de 2026, trabajaremos con todas nuestras fuerzas por el éxito común con nuestro socio de siempre y actual Adidas, al que el fútbol alemán tiene mucho que agradecer después de más de siete décadas", agregó el dirigente.

La decisión se informó en un momento particular. Semanas atrás, Adidas informó su primera pérdida anual en 30 años: 75 millones de euros en su balance de 2023.

Tras la pérdida de la camiseta alemana, la marca de las tres tiras conserva dos activos principales en su cartera de patrocinios: el de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Adidas) y el de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), ganador del Mundial de Qatar 2022. Entre los campeones del mundo, mantiene también a España.

Por su parte, Nike sumará a Alemania a un portafolio que tiene a Brasil, Francia e Inglaterra, entre los ganadores de la Copa de la FIFA.

Fritz Walter (Alemania) y Ferenc Puskas (Hungría), antes del Milagro de Berna, en el Mundial de 1954.

La conexión entre Alemania y Adidas era algo mucho más sólido y profundo que una asociación comercial. Símbolos del fútbol germano, como el Káiser Franz Beckenbauer, Gerd Müller ("el Bombardero de la Nación"), Sepp Maier, Karl-Heinz Rummennigge, Lothar Matthaus y, más recientemente,  Mesut Ozil, entre muchos otros, fueron también abanderados de la marca.

Salvo por un paréntesis a fines de los '70 en los que lució la etiqueta Erima -propiedad de Adidas-, de 1980 en adelante, cada lanzamiento de la camiseta teutona -la prusiana blanca con vivos negros o alguna de sus casacas alternativas- era también un hito en términos de diseño. Tanto por estética como por simbología e innovación: la incorporación de los colores de la bandera a la titular o la elección cromática para la suplente. Ya sea, en este caso, la histórica verde -y distintas variedades-, la utilización de una paleta que refleje la diversidad actual del país o, también, decisiones más polémicas, como uniformes de negro total, que a no pocos evocó los momentos más oscuros de su historia.

Este mes, de hecho, Adidas presentó los modelos que Alemania lucirá en la Eurocopa de este año, donde jugará de local. La última vez será en el Mundial de 2026, en caso de clasificar. Para entonces, los hinchas alemanes ya no verán a su selección vestidas con las tres tiras, uno de los íconos de su orgullo económico. Sentirán algo similar a lo que vivieron sus rivales ingleses, después de que Umbro dejó de vestir a los súbditos de Su Majestad. En ambos casos, derrotados a manos del mismo competidor del otro lado del Atlántico.

Las reacciones a la noticia llegaron, incluso, desde las más altas esferas del Gobierno alemán. "No puedo imaginarme una camiseta alemana sin las tres tiras", dijo el Ministro de Economía y vicecanciller, Robert Habeck.

"Adidas y el negro-rojo-amarillo siempre han sido, para mí, inseparables. Habría apreciado un poco más de patriotismo local", agregó. Lamentó que "el comercio destruya una parte de la patria y una tradición".

Temas relacionados
Más noticias de Alemania

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.