Financial TimesExclusivo Members

COP28: las polémicas propuestas del jefe de la próxima cumbre climática global

Jaber promete "sobrecargar" el financiamiento climático pero se enfoca en reducir las emisiones de combustibles fósiles en lugar de la producción

El presidente entrante de la cumbre climática COP28 de la ONU estableció una agenda para "sobrealimentar" el financiamiento climático global y finalmente alcanzar los u$s 100.000 millones prometidos para ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático, un objetivo que ha eludido a sus predecesores.

Sultan Al Jaber, presidente designado de la COP28 y jefe de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dhabi, dijo al Diálogo Climático de Petersberg en Berlín que la "movilización" de las finanzas privadas y la reforma de las instituciones financieras internacionales era una prioridad. También, se mantuvo enfocado en el desarrollo de tecnologías para reducir las emisiones, en lugar de eliminar gradualmente la producción de combustibles fósiles.

"En una transición energética pragmática, justa y bien gestionada, debemos centrarnos en la eliminación gradual de las emisiones de combustibles fósiles, al mismo tiempo que avanzamos en alternativas viables y asequibles sin emisiones de carbono", afirmó.

Jaber estuvo en una "gira de escucha" desde su nombramiento en enero y, en las últimas semanas, se reunió con líderes climáticos y embajadores en China, los Estados Unidos y París. Señaló que "las expectativas son altas, la confianza es baja".

"Debemos impulsar la financiación climática, haciéndola más disponible, más accesible y más asequible para impulsar la entrega en todos los pilares climáticos", dijo. "Los sectores público, multilateral y privado deben movilizarse de formas nuevas e innovadoras sobre el tema crítico de la financiación climática".

Sus esfuerzos fueron elogiados por Mia Mottley, la primera ministra de Barbados, quien encabezó la reforma del Banco Mundial y los bancos multilaterales de desarrollo que, también, será el tema central de una cumbre en París el próximo mes, organizada por el presidente francés Emmanuel Macron.

Hablando por video , Mottley dijo a la audiencia de Berlín que los esfuerzos de Jaber para generar consenso fueron esenciales para proporcionar un "punto de inflexión para el mundo" en la cumbre COP28 en Dubai.

Dijo que el acceso a la financiación para los países en desarrollo debe ir acompañado del acceso a la tecnología y las oportunidades de crecimiento. Mottley propuso tres formas "no complicadas" de recaudar fondos para ayudar a las naciones más pobres a hacer frente al cambio climático y financiar el crecimiento, incluido un impuesto sobre los ingresos de las empresas de petróleo y gas, más un impuesto al carbono de u$s 100 por tonelada sobre el transporte marítimo y un impuesto de timbre sobre las finanzas.

De los u$s 100.000 millones para un fondo de adaptación prometido en la cumbre de la ONU en Copenhague hace 14 años, los países desarrollados habían recaudado solo u$s 83.300 millones para la fecha límite de 2020, según la OCDE.

Más de 40 países han enviado representantes a la conferencia de dos días en Berlín, realizada la semana pasada, a la que también asistieron el enviado climático estadounidense John Kerry y el canciller alemán, Olaf Scholz. Alemania está atrasada en su propio compromiso de contribuir con 6000 millones de euros anuales para 2025.

La ministra de Relaciones Exteriores germana, Annalena Baerbock, dijo a los delegados que después de una reunión de países donantes que creía que el objetivo de u$s 100.000 millones podría alcanzarse este año. La lentitud de las contribuciones de los países ricos sigue siendo un punto conflictivo en las negociaciones de política climática de la ONU.

"Esto está retrasando el progreso y, como parte de mi divulgación, solicito a los países donantes que brinden una evaluación definitiva sobre el cumplimiento de este compromiso antes de la COP28. Es vital", dijo Jaber, y agregó que "el valor real de este compromiso se ha erosionado con el tiempo".

La cumbre COP28 organizada por los Emiratos Árabes Unidos en diciembre se designó como un "balance global", cuando los países brindan una evaluación de su progreso en el cumplimiento de los recortes de emisiones establecidos en el acuerdo de París. Según el Acuerdo de París, los países aceptaron limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de los 2 °C e, idealmente, a 1,5 °C. En la conferencia climática del año pasado en Egipto, los países productores de petróleo lideraron el impulso contra los esfuerzos para eliminar todos los combustibles fósiles, el principal contribuyente a los gases de efecto invernadero detrás del calentamiento global.

Pero Jaber se mantuvo firme en su discurso en Berlín en que la reducción de emisiones se lograría ofreciendo más "alternativas cero carbono". Esto está en línea con su enfoque en las formas de reducir las emisiones, como la tecnología de captura de carbono, en lugar de reducir la producción de combustibles fósiles, lo que ha generado críticas de muchos expertos en cambio climático.

Alex Scott, líder del programa de diplomacia climática y geopolítica en la consultora E3G, dijo que las conversaciones en Berlín fueron una "oportunidad para que los Emiratos Árabes Unidos aborden las críticas que han enfrentado y comiencen a establecer una agenda realmente ambiciosa sobre lo que los países deberían estar preparando para traer. a la COP28".

Temas relacionados
Más noticias de COP
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.