Innovación sustentable

Cómo hace Cabify para que sus autos no hagan kilómetros vacíos y contaminen menos

De visita en la Argentina, David Pérez Piñeiro, responsable de Sostenibilidad de la firma española a nivel global contó la estrategia de la empresa para ser más verde y sus planes de inclusión y género. Cuáles son

En 2018, Cabify, la start up que nació en España hace 10 años y que ya está en ocho países, formalizó su sector de Sostenibilidad contratando a una persona como responsable del área y presentando su primer plan estratégico 2019-2021. Y ya en el plan 2022-2025, la firma están en pleno proceso para certificar como B Corp. y ser la primera empresa de la industria en hacerlo.

"En empresas como la nuestra que le gusta tomar decisiones en base a datos, la formalización de temas como sostenibilidad, que es muy etéreo, pues debía venir de la mano de planes claros, con objetivos y un seguimiento", señala David Pérez Piñeiro, la persona elegida para diseñar esos planes y que, en su visita a la Argentina, habló con El Cronista.

Qué marcas participan de los 'Precios Cuidados de la Moda' y qué prendas se podrán encontrar

Kraft Heinz y NotCo se unen para lanzar versiones basada en plantas de alimentos conocidos

Fue así que hicieron un estudio de materialidad y detectaron los temas relevantes internos y externos. "Consultamos a los conductores de todos los países, a clientes de todos los países, a reguladores...", detalla el experto español.

David Pérez, responsable de la estrategia de Sostenibilidad de Cabify

-¿A taxistas también?

-Ahora mismo si tenemos en cuenta flota global hay más número de taxis trabajando a través de la aplicación de Cabify que de coches particulares. Hay una relación de 60/40.

En Buenos Aires la regulación no lo permite y tiene que ver con la característica de cómo estamos inscriptos como empresa. En Córdoba sí está permitido. Nosotros estamos inscriptos como empresa de remise. Cuando llegamos a los mercados cumplimos con todas las normas, esa condición, a veces, nos hace más largo el trayecto.

De hecho hay varios estudios de cómo compañías como la nuestra están modernizando el sector de los taxis. Y cómo un taxista tecnológico va a trabajar más y mejor que uno que usa el modelo tradicional.

-¿Y cuáles son esos temas relevantes?

-Hay un bloque muy importante para nosotros de posicionamiento medio ambiental; hay otras parte relaciona a género e inclusión, tenemos que convertirnos en una alternativa de movilidad para todo el mundo: personas ciegas, sordas, mayores y, además, una parte de género para revertir esto de que manejar era cosa de hombres. Y, también, una parte que tiene que ver más con trasparencia y gobierno, cómo te vas convirtiendo en una compañía que da mucha información hacia afuera, trazabilidad de los procesos y demás. Y en esto también nos gusta tener un estándar alto.

-¿Qué están haciendo en el plano ambiental?

-Este plano entendimos desde 2018 que teníamos que tener un posicionamiento claro. Y es más complejo de lo que parece porque uno está buscando la rentabilidad financiera en una industria en la que nuestros competidores son grandes multinacionales capaces de haber sido las empresa que más dinero han levantado en capital privado y que son conscientes que los primeros años, para hacer cambios disruptivos en la movilidad, hay que subvencionar en estos negocios. Entonces nosotros, ese año, nos ponemos un poco más de presión y decimos que queremos ser la primera empresa que a nivel mundial compensa la huella de carbono de todos sus trayectos. ¿Qué significa eso? Que desde el año 2018 tomamos todos los trayectos que se hacen en la Argentina, por ejemplo, hacemos una conversión a toneladas de CO2 y las compensamos con proyectos oficiales.

Y ha habido una evolución en los proyectos: estamos trabajando para que haya un proyecto en cada uno de nuestros mercados principales.

El proyecto de compensación en la Amazonia

-¿Están buscando más allá de compensar, reducir?

-Esto que te contaba de 2018 lo que buscaba era un ejercicio formal de medición y compensación. En el 19 empezamos con plan que tiene un meta de 100% electrificación, nos hemos puesto unas fechas bien ajustadas y la pandemia no nos ha ayudado mucho. Habíamos dicho que en 2025, el 100% de las flotas que trabajan con nosotros debían ser eléctricas en España y 2030 en América latina. Hasta que lleguemos a eso estamos haciendo es una reducción del 15% de las emisiones año a año. Y lo hacemos acelerando los cambios de los coches que trabajan para nosotros.

-¿Ustedes ayudan a los conductores a hacer el cambio?

-Estamos haciendo dos cosas: ver como conseguimos acuerdos a través de fabricantes y lo otro que estamos viendo enfocado a la electrificación es entender cómo Cabify puede financiar parte de los costos que supone la adquisición de un coche eléctrico. Sabemos que el desembolso de inicio es mayor, pero el costo de mantenimiento en los primero años baja mucho. Si me dijeras si prefiero dedicar 1 euro a electrificación o a compensación, te diría que a electrificación. Compensación es un compromiso adquirido y no cesaremos.

-Y también es un tema de infraestructura...

-Sí, aquí la agenda 2030 creo que está funcionando muy bien. El objetivo 17 de la necesidad de trabajar en alianzas para que ocurran las cosas, en electrificación es un claro ejemplo. Necesitas la administración de Buenos Aires para que te permita la instalación en espacios públicos, necesitas de empresas privadas eléctricas que ayuden, subvencionen, tengan un plan de dónde van a estar los puntos de carga y luego empresas como las nuestras que, a través de la tecnología, pueden ayudar mucho no solo en asegurar el uso de esos puntos sino también a ver dónde deberían estar. Conocemos cómo se mueven las ciudades.

-¿Analizan la posibilidad de entrar al negocio de cargadores?

-Aquí lo ideal es trabajar con partners en la especialidad en esto y los modelos sueles ser híbridos.

Esta parte tiene mucho que con el hacia donde vamos, la estrategia pero también estamos viendo como la tecnología ayuda a reducir emisiones. Nosotros ya partimos de hecho de que haya un único vehículo moviendo personas en una ciudad representa un 30% menos de emisiones que un coche particular. Si esto tiene una base tecnológica muy potente, la que utilizamos nosotros ahora, asegura que justo en el punto donde tú te bajas ya hay otro cliente que se va a subir porque ya sabemos dónde tú te bajas. Son los famosos kilómetros en vacío. Esta tecnología nos ha permitido reducir en más de 1 millón de kilómetros en vacío el año pasado a nivel global.

El modelo menos eficiente es el de un coche dando vueltas tratando de conseguir un pasajero. El ideal es que yo tengo un coche parado en puntos estratégicos, un pasajero pide un Cabify y ese coche lo recoge porque es el que está más cercano a su posición. Ese pasajero va a su oficina, y casualmente en ese edificio alguien está pidiendo un coche. La aplicación ya sabe en qué minuto deja al primer pasajero y puede recoger a segundo. No llama otro auto.

Cuatro de cada 10 trayectos son de hot hide, esto es no hay paradas. Los conductores están encantados y a efectos de sostenibilidad es increíble. Este es uno de muchos de los desarrollos en los que estamos trabajando.

-¿Y en cuanto a género e inclusión en qué están trabajando?

-Tenemos dos grandes proyectos a nivel global. Uno de ellos es con base tecnológica también. Somos la primera aplicación 100% accesible para personas ciegas y estamos trabajando en otros colectivos como personas sordas y con otras disfunciones visuales. El compromiso nuestro es que cada una de las versiones que van saliendo de la aplicación traiga mejoras para estos colectivos.

Además, estamos en un proceso difícil pero atractivo de cómo simplificamos al máximo la aplicación para que personas mayores no tenga limitantes. Están teniendo muchos problemas por la brecha digital.

Cabify trabaja tener más conductoras mujeres

Y lo que estamos haciendo es trabajar de la mano de organizaciones internacionales que tienen estándares muy altos y que nos ayudan ya que testeamos con ellos las mejoras para ver si están bien. Tenemos un ingeniero que se llama Jonathan que lidera estos proyectos, que es uno de los pocos ingenieros informáticos ciego que hay. A él no hay que contarle las necesidades del colectivo.

Y el otro proyecto importante es el de género. Aquí hay dos retos grandes: uno interno, no dejamos de ser una tecnológica y encontrar mujeres ingenieras es todo un reto. Y el otro desafío enorme es el porcentaje de mujeres manejando en ciudades son muy bajitos. Y de hecho nuestra propuesta es una alternativa que es muy flexible y va muy bien con las obligaciones como madre, por ejemplo.

En la Argentina el 8% de los conductores son mujeres y, el año pasado, lanzamos un programa con Mujeres al volante para incluir a más mujeres. Y cuando lanzamos el programa teníamos un 4%. Pero lo que nos contaba Lucía Dietrich, la titular de la organización, es que en la Argentina del 100% de las licencias que se sacan, solo el 27% son mujeres y de ese 27 solo 2% son de licencias profesionales que es la condición para poder manejar un Cabify.

Cerramos un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, en 2019, para llevar adelante dos grandes proyectos en la región: uno fue un estudio que hicimos para ver como trabajamos para acelerar la electrificación y el otro fue un estudio sobre género y mujeres.

El último desarrollo que hemos hecho es que cualquier conductor de Cabify puede hacer una llamada, igual que la puede hacer el cliente, si se siente insegura en un viaje. Es una llamada que se queda abierta y el conductor está en escucha.

También trabajamos mucho con abrir y cerrar zonas. En zonas inseguras en algún momento nuestros conductores no trabajan. Lo sentimos por el ciudadano pero tenemos que velar por la seguridad de los conductores.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios