Aprobación oficial

Histórico: Bioceres llega a China con su soja transgénica antisequía

La soja transgénica de Bioceres llega a China, que aprobó la tecnología tolerante a la sequía HB4 de la empresa argentina. Es la primera vez que el país aprueba una tecnología de esas características.

Bioceres festeja. La soja transgénica antisequía HB4, de la empresa biotecnológica argentina, fue aprobada en China, el mayor importador y consumidor de soja del mundo. 

La soja tolerante a sequía de la compañía que integra el grupo Grupo Bioceres Crop Solutions -formado 50% por el propio Bioceres (casi 300 productores agropecuarios y empresarios del tamaño de Hugo Sigman y Gustavo Grobocopatel) y 50% público- fue aprobada en 2015 por Argentina y luego también por los países de mayor producción mundial de este cultivo, incluyendo Estados Unidos (agosto 2019), Brasil (mayo 2019), Paraguay (2019) y Canadá (2021). El trámite había sido presentado en octubre de 2016. 

Bioceres vuela en Wall Street mientras el mercado trastabilla por malos números de Amazon

Bioceres apuesta por un fondo que invertirá u$s 300 millones en 500 emprendimientos

Ante la noticia y el salto en la Bolsa de la acción de la compañía de hecho, Grobocopatel festejó a través de su cuenta de Twitter. "Futuro, allá vamos!!!!", escribió.

Los países que ya aprobaron la soja HB4 representan aproximadamente el 85% de la producción global de ese cultivo. 

La resolución difundida en China permite la importación y comercialización de soja HB4 y derivados de soja. El país compra casi 100 millones de toneladas de soja al año.

Según explicaron desde la compañía, esta es también la primera vez que China aprueba un desarrollo transgénico. Se trata de una historia que empezó en el laboratorio de la Dra. Raquel Chan, en la universidad pública, y con la apuesta de Bioceres, encabezado por Federico Trucco.

Federico Trucco, CEO de Bioceres

En una entrevista que El Cronista le hizo al ejecutivo, se había referido a este hecho histórico como la gran apuesta de la compañía.

"Para nosotros son muy importantes las cuestiones regulatorias. Las aprobaciones que aún nos hacen falta para llevar adelante el negocio. Tenemos expectativa con el trigo en la Argentina, con la soja en China. Hace poco tuvimos una buena noticia de nuestros socios chinos que nos da la señal de que el gobierno chino se anima a dar aprobaciones, esperemos ser los próximos o que nuestro producto específico sea el próximo", dijo Trucco.

-¿Es la gran apuesta?, preguntó El Cronista.

- Por lo menos es una apuesta muy importante porque lo venimos desarrollando desde el año 2003. Es la tecnología que logramos que no tiene ninguna otra compañía. Es algo único con lo que tratamos de mostrarnos al mundo y ahora tiene que llegar el momento de monetizarlo sino queda todo en la retórica. Es una linda historia que no se puede medir. Por eso es un desafio simbólicamente importante más allá del retorno económico que puede representar para nuestros inversores, para el sector tecnológico argentino. Creemos que poder materializarlo es completar un proceso de inicio a fin y que otros se animen a hacer cosas similares.

Bioceres viene trabajando desde hace más de 10 años con cultivos regulados, y mantuvo siempre altísimos estándares de seguridad y "sin ninguna experiencia negativa, ni en trigo ni en soja ni en otros cultivos", remarcan desde la firma.



Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios