Importaciones bajo cero

Cepo al helado: qué sabores ya no se consiguen y cuáles faltarán por falta de insumos

Las heladerías también sufren el freno a las importaciones. Escasean materia prima e insumos y lo poco que encuentran es a precios disparados, por el salto del dólar. Cadenas de heladerías como Chungo, Lucciano's y Freddo congelaron sus planes de expansión

Por el cepo a las importaciones, las heladerías frenan planes de expansión y ya sufren faltantes de materia prima para elaborar gustos con insumos que traen del exterior. Cadenas nacionales como Freddo, Lucciano's y Chungo advierten que, en el caso de que no se flexibilicen las condiciones de compra en el extranjero, la situación empeorará en las próximas semanas, cuando ya se esté a las puertas de la temporada más fuerte de ventas en el año. 

Por eso, los heladeros le piden al Gobierno que revise los plazos de financiamiento con proveedores internacionales y los cupos en los volúmenes de productos que se establecieron para el sector, dos factores que, aseguran, hoy limitan el crecimiento que la actividad atravesó en los últimos meses.  

Mientras falta salmón para sushi, esta empresa argentina suma más pesca nacional para sustituir importaciones

Por el cepo a las importaciones también faltan libros: qué títulos y autores ya no se consiguen

A los sabores que ya escasean, alertan que próximamente podrían empezar a faltar otros clásicos, como todos los que se realizan con chocolate, por las complicaciones que genera la falta de cacao, que no tiene reemplazos de producción nacional.

Las empresas no solo están preocupadas por los faltantes de ingredientes para producir sabores de helado, sino también por otro vertical que acompaña a su negocio core: el café, insumo con problemas que ya frenó proyectos de crecimiento de los principales jugadores de la industria local. Es que los salones de cafetería que ofrecen muchas heladerías es una pata clave de la propuesta para captar a más consumidores y potenciar sus ventas. 

Pero eso no es todo: a estas trabas, se suman complicaciones para conseguir packaging, que, aunque en muchas ocasiones no es material importado, también comenzó a escasear por la "especulación" de muchos proveedores ante la falta de referencia de precios. 

El cepo a las importaciones afecta a Chungo, Freddo y Lucciano's

Para Chungo, los problemas comenzaron hace un mes. "Empezamos a registrar faltantes de frutas secas, avellanas y pistachos, que compramos a distribuidores que los traen a la Argentina. También, de pastas que se usan para la elaboración de cremas naturales", reconoce Ariel Davalli, presidente de la empresa.

Ya escasean algunos sabores de helado como pistacho, por las trabas a las importaciones.

Además, ya tuvieron inconvenientes con proveedores locales. "El problema no es solo con los productos importados. También, hay complicaciones con otros artículos esenciales como azúcar, leche en polvo, chocolate, vasos y papel. A partir de los cambios de funcionarios que hubo en el Gobierno, notamos una mayor especulación por parte de los comerciantes", asegura Davalli.

El ejecutivo cuenta que hablan "día a día" con los proveedores para buscar los mejores precios y asegurarse el abastecimiento. "Uno nos cortó las entregas por la incertidumbre de costo de reposición en esta coyuntura volátil. Lo reemplazamos por otro, pero cambiar de vendedor no es fácil. Implica iniciar nuevos procesos", afirma.

Chungo prevé abrir 7 de las 10 sucursales que tenía planificadas para lo que resta de 2022.

La firma ya detuvo obras en marcha que tenía como parte de aperturas previstas. De las 10 inauguraciones proyectadas antes de fin de año, piensa que podrá abrir siete. "Corremos el riesgo de que los centros comerciales nos multen. Pero, en este contexto, es difícil abrir sucursales cuando no sabemos si tendremos mercadería para abastecerlas. Incluso, tenemos inconvenientes para conseguir elementos como porcelanatos y revestimientos", explica Davalli.

Para Freddo, hoy el principal problema es conseguir packaging como flow pack para sus tabletas y polipapel y cartulinas que se usan para pintas, el formato de medio kilo que vende en supermercados. "Las líneas que vendemos en el segmento retail representan el 30% de nuestro negocio", detalla Gonzalo Alfonsín, director comercial de la compañía.

Freddo tiene problemas con el packaging de sus tabletas.

Asimismo, el ejecutivo advierte que pronto empezarían a escasear chocolate y café. "Aún tenemos stock, pero los proveedores alertan que no saben por cuánto tiempo más se van a extender las complicaciones", reconoce el ejecutivo de la empresa que tiene 125 locales en la Argentina y 60 más en otros países.

Lucciano's se encuentra en una situación similar. "Tenemos problemas con la importación de distintas materias primas que utilizamos para nuestra elaboración, que se basa en productos de alta calidad. Los insumos más complicados son el cacao, el chocolate y las pastas. Estos productos están parados por el cupo y pronto estimamos que vamos a tener problemas para producir sabores que tienen como foco al chocolate", anticipa Christian Otero, cofundador y CEO de Lucciano's. 

Por este motivo, la compañía que crece en el extranjero con la apertura de locales en Europa -ya tiene tres: dos en Barcelona y Málaga (España) y uno en Roma (Italia)- frena su ritmo de expansión en la Argentina. Ya puso en suspenso la inauguración de seis tiendas en el país.

Lucciano's puso en suspenso la inauguración de seis tiendas en el país.

"El cupo del 115% hace que nosotros no podamos crecer a pesar de tener todas las posibilidades para hacerlo. Por eso, debimos poner en stand-by la apertura de locales. Los productos que entran dentro de la denominada categoría B hay que importarlos a 180 días. Nos encontramos con proveedores que no quieren vender en esas condiciones y es muy difícil establecer el tipo de cambio a tomar sin tener que trasladarlo al precio final", admite el empresario. 

Las exportaciones, también complicadas para las heladerías

Los mercados de exportación son otro punto de conflicto para las empresas, que tienen dolarizados al blue los costos de los productos que compran en el exterior, pero reciben al tipo de cambio oficial sus ingresos provenientes del exterior. "Perdemos competitividad con la creciente inflación y estos términos de compraventa de comercio exterior", destaca Alfonsín, de Freddo.

Según Davalli, "Chungo está a punto de perder rentabilidad por el tipo de cambio atrasado". 

"Se hace difícil conseguir materia prima buena cuando nuestros costos, al dólar paralelo, no paran de aumentar, y nuestros ingresos están retrasados, ya que se liquidan al oficial", concluye.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios