Economía sin dólares

Faltará café en 40 días: qué están haciendo las empresas frente al freno de importaciones

Por el cepo, se agotará el stock de café tanto en paquete como en cápsulas. Mientras esperan que el Gobierno ofrezca soluciones, las marcas ya activaron sus planes de contingencia: priorizan entregas a clientes y locales estratégicos, suspenden inversiones y cancelan lanzamientos

Racionalización de entregas. Prioridad a clientes existentes y congelamiento de aperturas de cuentas nuevas. Suministro a sucursales estratégicas. Suspensión de inversiones e inauguraciones de locales, y postergación -indefinida- de lanzamientos de producto. Las marcas de café ya activaron sus planes de contingencia frente a algo que ven cada vez más probable: la falta de producto en 45 días por los controles a las importaciones.

En medio de la incertidumbre, las empresas activaron un plan de contingencia en que el que priorizan el suministo a sus clientes, en lugar de salir a buscar nuevos. Los esfuerzos se concentran en asegurar el abastecimiento de las bocas de expendio más estratégicas. 

La falta de salmón para sushi abre una oportunidad para el negocio de alimentos de Newsan

Por las trabas a las importaciones, en dos meses faltaría alimento para mascotas  

En este contexto, la industria evalúa suspender inversiones y lanzamientos. En el caso de que se extienda la problemática, no solo faltarían paquetes de café en 45 días. Habría un defecto derrame: también corren riesgo la provisión de cápsulas, las exportaciones e, incluso, aperturas de locales, con sus respectivos puestos de empleo.

Marcelo Salas, de Café Martínez.

Por caso, Café Martínez ya restringió las entregas en comercios mayoristas y supermercados, para poner foco en las 200 tiendas que tiene en el país, que emplean a 3000 personas. 

"La imposibilidad de ingresar café dificulta todo tipo de planificación. Las medidas que se toman tienen resultados pragmáticos. Antes de fin de año, planeamos abrir 10 locales, lo que en este contexto resulta difícil de planear, como así las exportaciones", admite Marcelo Salas, CEO de la red de cafeterías.

El ejecutivo asegura que, pese a que la compañía ajustará los precios al consumidor, no trasladará el incremento total de los costos. "Actualizamos los valores de forma muy cuidadosa porque somos concientes de la caída del poder adquisitivo de la población y no queremos perder clientes", reconoce.

El reclamo del sector al Gobierno

Para Salas, las regulaciones se decidieron en base a "mediciones inútiles". Con esto, se refiere a la disposiciones recientes del Banco Central, que endureció las restricciones a las importaciones.

Las empresas que estén catalogadas dentro de la categoría "A" en el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) pueden acceder a dólares oficiales por un monto no superior al 105% del promedio mensual de importaciones registrado en 2021 o del 70% de 2020. Por otra parte, algunos productos solo pueden ser importados accediendo al mercado de cambios oficial a los 180 días después de ingresados.  

Martín Cabrales, de Café Cabrales.

"Con esto ocurren dos situaciones: se toma como referencia el precio de un commodity que se duplicó en dólares desde el comienzo de la pandemia y los volúmenes de exportación de 2020 y 2021, cuando la industria no trabajó al 100% por la cuarentena", explica Salas.

Al respecto, Martín Cabrales, vicepresidente de Café Cabrales, destacó que los precios subieron entre un 130% y un 190% en el último año y medio, por el aumento de la demanda global y las menores cosechas por la sequía. También aumentaron los costos logísticos, en buena medida, por el faltante de gasoil.

En ese sentido, Cabrales señala que son dos los pedidos que el sector le acercó al Central y al Ministerio de Desarrollo Productivo: "Les solicitamos a Miguel Pesce y Daniel Scioli bajar el plazo de financiamiento de 180 días a 60 o 90 y considerar al café un producto esencial, como ya se hizo con fertilizantes, fitosanitarios y autopartes. No tienen en cuenta su estacionalidad. En el invierno, el consumo sube un 30 por ciento". 

"Constantemente, nos encontramos actualizando nuestro portfolio de productos para ofrecer una variada propuesta. Queremos seguir ampliando el negocio, llevando nuestro café a la mesa de todos los argentinos", sostuvo el número uno de la firma. 

La empresa, con 81 años de trayectoria, se abocará a abastecer a sus clientes del mercado interno, donde comercializa el 90% de su producción. El 10% restante lo exporta a Chile, Uruguay, Paraguay y los Estados Unidos.

Faltantes de cápsulas

Tanto Café Martínez como Café Cabrales no solo importan granos para tostar. Con la materia prima que traen -principalmente de países tropicales ubicados sobre el Ecuador, como Brasil y Colombia, porque en la Argentina no existen plantaciones de este cultivo-, elaboran productos de valor agregado, como cápsulas, que llegan a las góndolas, comercios gastronómicos, sus propias sucursales y otros países. 

Teniendo en cuenta que a la escasez de granos se suman faltantes de otros insumos como aluminio, materia prima con la que se fabrica el packaging, también empezarían a escasear variedades de cápsulas.

Javier Boustani, CEO de Kapselmaker.

El año pasado, Cabrales lanzó cápsulas compatibles con máquinas Nespresso y Dolce Gusto, producidas en su planta industrial de Mar Del Plata con granos 100% arábigos colombianos, del Eje Cafetero de ese país y de la región brasileña de Mina Gerais.

Además de café empaquetado, Café Martínez también vende sus cápsulas en la Argentina y el exterior. Son elaboradas por Kapselmaker, que juega un rol central en este segmento. Además de fabricar para su línea propia y la de Café Martínez, produce para otras seis firmas.

"Compramos a Suiza los recipientes para las cápsulas. Tenemos stock para tres meses, pero los granos nos alcanzarán para dos meses. Nos aprobaron una SIMI antes de la renuncia de Martín Guzmán pero no sabemos si cambiarán las reglas y no podremos ingresar mercadería", sostiene Javier Boustani, CEO de Kapselmaker.

La empresa está montando un local en el barrio porteño de Recoleta, en Avenida Santa Fe y Rodríguez Peña, que se sumará al que ya tiene en Palermo Soho. "Con esta situación, tenemos incertidumbre sobre cuándo podremos inaugurarlo", concluye.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día