Opciones deslumbrantes

Las 9 cascadas de México que te cautivarán como las Cataratas del Iguazú

Estos magníficos saltos de agua se ubican en diferentes estados y se presentan como alternativas inigualables para los aventureros.

En esta noticia

Uno de los atributos más importantes de México a nivel turístico es la diversidad, ya que en el territorio hay destinos asombrosos para escapadas de todos los gustos. Entre las bellezas naturales que alberga el país, las cascadas figuran como las más elegidas entre los viajeros.

El volcán más joven del mundo está en México y es un espectáculo natural que debes presenciar

El pueblito más pequeño de Aguascalientes tiene un tren turístico imperdible: descubre sus tesoros naturales y joyas arquitectónicas

Al recorrer las 32 entidades federativas se pueden encontrar hermosas localidades, pueblos mágicos y rincones recónditos que albergan magníficos saltos de agua. Eso genera una motivación extra entre los aventureros que, además del senderismo, sienten afinidad por estos tesoros únicos.

Por eso, si eres de esos aficionados al senderismo y a los espacios donde el agua domina todo, hay una lista con las 9 cascadas de México que te cautivarán como las Cataratas del Iguazú y que merecen la pena ser incluidas en tus escapadas.

¿Cuáles son y dónde se encuentran estas 9 cascadas de México?

Cada una de estas 9 cascadas están en regiones diferentes del país, aunque el entorno donde se hallan todas estas comparten algunas características. Además, dado el buen clima que impera en estos sitios, se pueden visitar en diferentes épocas del año.

  • Agua Azul, Chiapas

A solo 130 kilómetros de San Cristóbal de las Casas, se encuentran las impresionantes Cascadas de Agua Azul, un conjunto de saltos escalonados que descienden por la montaña, creando piscinas naturales ideales para nadar. 

Cascadas de Agua Azul, Chiapas. Foto: Instagram @radiografiapolitica.

Los aventureros pueden lanzarse al agua desde cuerdas, bucear, o incluso participar en emocionantes excursiones de rafting. Los mejores meses para visitarlas son durante el verano, cuando el agua adquiere un tono más azul, o en la temporada de lluvias, cuando los rápidos se vuelven perfectos para el mencionado deporte.

  • Misol-Ha, Chiapas

Con una impresionante caída de más de 30 metros, la Cascada Misol-Ha, cuyo nombre significa "agua que barre" o "caída de agua", está ubicada a solo 20 kilómetros de Palenque. Se puede acceder fácilmente en auto, combi, tour, o taxi. 

Una vez allí, puedes subir hasta la cima y disfrutar de la vista o darte un baño en sus tranquilas aguas. También puedes caminar detrás de la cascada para llegar a una gruta donde se realizan ceremonias mayas. Recuerda llevar calzado adecuado, ya que el terreno puede ser resbaladizo.

  • El Chiflón, Chiapas

A unos 30 minutos de Comitán, el parque ecoturístico El Chiflón ofrece una serie de cascadas escalonadas, siendo la más destacada el Velo de Novia, con 70 metros de altura. Estas cascadas forman piscinas naturales de color azul turquesa, perfectas para refrescarse. 

El parque también cuenta con cabañas, restaurantes, y actividades como tirolesa, ideal para explorar y disfrutar de la naturaleza con toda la familia.

  • Agua Blanca, Tabasco

Dentro del Parque Estatal Agua Blanca, en Macuspana, Tabasco, se encuentran las Cascadas de Agua Blanca. El agua se desliza por las rocas formando una espuma que cae en pozas perfectas para nadar. 

Además, el parque ofrece comodidades como estacionamientos, albercas, restaurantes, y vestidores. Otra atracción es la Gruta de Ixtac-Ha, una cueva impresionante de 25 metros de ancho y 20 metros de alto, ideal para los amantes de la espeleología.

  • Hierve el Agua, Oaxaca

Ubicada a 70 kilómetros de Oaxaca, Hierve el Agua es una formación rocosa que parece una cascada petrificada, creada por el alto contenido de carbonato de calcio en el agua. Con una altura de más de 60 metros, estas formaciones ofrecen vistas espectaculares. 

Aunque no se recomienda bañarse debido a las altas temperaturas del agua, se dice que tienen propiedades curativas, por lo que puedes mojarte la frente con unas gotas después de la caminata.

  • Tamul, San Luis Potosí

La majestuosa cascada de Tamul, con una caída de 105 metros, es la más grande de la Huasteca Potosina. Para llegar, debes remar a contracorriente por el río Tampaón, una experiencia de 4.5 kilómetros que te llevará a una vista impresionante desde la base de este salto. 

También puedes disfrutar de las formaciones rocosas y cuevas del cañón del río durante el recorrido. Para una vista desde arriba, puedes subir al mirador en el ejido El Naranjito.

  • Minas Viejas, San Luis Potosí

Escondida en la selva potosina, la Cascada Minas Viejas ofrece una experiencia más salvaje y menos conocida. Ubicada en el pueblo del mismo nombre, esta cascada forma pozas de diferentes tonos de azul turquesa. 

Puedes explorar las pozas a través de piedras y puentes improvisados y disfrutar de los beneficios del barro natural en las paredes. Para una experiencia completa, acampa y pasa la noche en la zona, y al día siguiente visita la cercana Laguna de Patos para pescar.

  • Piedra Volada, Chihuahua

En el Parque Nacional Basaseachi, Chihuahua, la Cascada Piedra Volada, también conocida como Cascada de Huajumar, es la más alta del país con una caída de 453 metros. Formada por un arroyo temporal, es visible solo durante la temporada de lluvias. 

Cascada Piedra Volada. Foto: Instagram @fotografiandomex.

El área es ideal para el descenso en rappel y la escalada en las paredes de roca de la Barranca de Candameña. El acceso se realiza desde la comunidad de Huajumar, con una caminata de una hora aproximadamente.

Viaja de Veracruz a Oaxaca: estas son las fechas en las que puedes tomar el Tren Interoceánico durante mayo

La playa más recóndita de México está escondida en un cráter y es un paraíso natural que debes visitar

  • Basaseachi, Chihuahua

También en el Parque Nacional Basaseachi, la Cascada Basaseachi tiene una caída de más de 246 metros, siendo la cascada permanente más alta de México. La leyenda cuenta que lleva el nombre de la hija del rey Candameña, quien saltó al vacío y fue transformada en este imponente salto de agua. 

Cascada Basaseachi, Chihuahua. Foto: Instagram @king_brobert.

La visita requiere una caminata de más de 3 horas, pero las vistas panorámicas y la posibilidad de ver la fauna y flora autóctona en su hábitat natural hacen que el esfuerzo valga la pena.

Temas relacionados
Más noticias de escapadas