Salu

Hábitos que arruinan tu piel: causas más frecuentes que aceleran el envejecimiento prematuro

El envejecimiento es algo inevitable, pero la realidad es que existen mecanismos externos que aceleran el deterioro de la piel arruinando la piel de la cara.

Existen factores internos y externos contribuyen a la salud de la piel, ya sea de forma negativa o positiva. Todo lo que se consume, los productos que se aplican sobre la piel, la alimentación y el ejercicio hacen parte de los agentes que determinan con el pasar del tiempo una piel saludable o un envejecimiento prematuro.

La aparición de arrugas en la cara de las mujeres puede variar significativamente según factores genéticos, cuidado de la piel, estilo de vida y exposición al sol. En promedio, las primeras señales de envejecimiento, como líneas finas, pueden comenzar a manifestarse alrededor de los 30 años.

Es común que las arrugas más pronunciadas y profundas se vuelvan evidentes en la década de los 40 o incluso más tarde, especialmente si se cuida la piel adecuadamente.

El uso de protector solar, productos antienvejecimiento y mantener un estilo de vida saludable pueden retrasar el proceso. La genética también desempeña un papel importante en la velocidad de envejecimiento de la piel.

Malos hábitos que contribuyen al envejecimiento prematuro

Tener una piel saludable a través de los años dependerá en muchos casos de los buenos o malos hábitos de vida y alimentación que se tuvieron antes de los 30 y que se sostienen en edades más avanzadas.

Arrugas en la piel. Fuente: Archivo.

  1. Exposición a la radiación ultravioleta
  2. Estrés
  3. Falta de sueño
  4. Dietas poco saludables
  5. Consumo de alimentos y bebidas azucaradas
  6. Exceso de carbohidratos
  7. Fumar
  8. Beber licor
  9. Consumo de sustancias psicotrópicas
  10. Exceso de maquillaje

La "Dieta naranja": tres recetas que no fallan para solucionar cualquier problema del intestino

Los trucos psicológicos que NO fallan para detectar cuando te están mintiendo

El envejecimiento prematuro es un proceso sistémico que no solo ocurre en una zona puntual del cuerpo sino que se genera a nivel general. La piel de la cara es de las más afectadas por su exposición directa al sol y las expresiones faciales.

Temas relacionados
Más noticias de envejecimiento