Estados Unidos: la inflación llegó al 5,4% interanual en septiembre y crecen las dudas sobre la economía

Luego de una breve tregua en agosto, los precios volvieron a subir impulsados por los costos de alimentos y vivienda.

En septiembre, la inflación de los Estados Unidos retomó su ritmo vertiginoso, poniendo en dudas el carácter transitorio que le atribuyen desde la Reserva Federal y el Tesoro.

Los precios subieron 0,4% sobre agosto y 5,4% respecto a septiembre de 2020, el mayor crecimiento interanual desde 2008. La inflación núcleo cerró en 0,2%.

La suba estuvo liderada por alimentos (0,9%) y vivienda (0,4%). Los alquileres, por ejemplo, aumentaron 0,5%, el salto más alto desde 2001.

En contraste, otros elementos que han contribuido al aumento de precios en el pasado, como pasajes aéreos y estadías de hoteles, bajaron debido al aumento de casos de Delta en el país. Esos datos, no obstante, exponen un panorama más preocupante y apuntan a que la suba de precios ya se está expandiendo por afuera de las categorías vinculadas a la reapertura de la economía, uno de los argumentos que se había utilizado para explicar la inflación.

Estados Unidos sin default por ahora: el límite de deuda se amplía por acuerdo en el Senado 

Una combinación de problemas de transporte, escasez de materiales, precios altos de las materias primas y aumento de los salarios, hizo subir bruscamente los costos de los productores que, a su vez, trasladaron los aumentos a los consumidores. Si la tendencia avanza, la inflación podría ser más persistente de lo que la Fed había anticipado.

"El número de hoy [miércoles], con la inflación de los precios de los alimentos y la inflación de la vivienda al alza, sugiere una creciente presión sobre los consumidores", le dijo Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors, a Reuters. "Además hay que tener en cuenta que el reciente aumento de los precios del petróleo aún no se ha reflejado en las cifras, (...) mientras que es probable que la nueva suba de los precios de los autos también eleve la tasa de inflación en los próximos meses", agregó.

Con el objetivo de desarmar los cuellos de botella que empujan los precios, especialmente en la previa de las Fiestas, la Casa Blanca convenció a tres de los principales carriers del país, Walmart, UPS y FedEx, para que aumenten sus operaciones 24 horas al día, siete días a la semana. Otras empresas como Home Depot y Target también van a extender su cronograma de trabajo.

Estados Unidos al borde del default: republicanos y demócratas más cerca de llegar a un acuerdo

En la misma línea, los puertos de Los Angeles y Long Beach -por donde pasa la mayor parte del comercio internacional de los Estados Unidos- ampliarán sus operaciones para tratar de reducir la congestión de barcos.

"Mi administración está trabajando sin descanso para mover más productos con mayor rapidez y fortalecer la resistencia de nuestras cadenas de suministro", tuiteó el presidente Joe Biden.

La Casa Blanca teme que si los cuellos de botella empeoran, los estadounidenses puedan encontrarse con productos caros y algunas góndolas vacías la próxima Navidad.

El gobierno también está siguiendo de cerca la suba de precios de los combustibles y está en conversaciones con los productores de gas y petróleo para reducir el costo de la energía de cara al invierno boreal, reportó Reuters.

Default en Estados Unidos: para Biden, "un meteorito se dirige a estrellarse contra nuestra economía"

El costo minorista promedio de un galón de nafta está en un máximo de siete años y se espera que el precio de los combustibles aumente en los próximos meses, cuando suba el consumo en hogares para calefaccionarse.

Si bien la producción estadounidense de petróleo está en vías de recuperación tras la pandemia -el Departamento de Energía estima que en 2021 promediará los 11 millones de barriles por día (bpd) y 11,7 millones en 2022- todavía está lejos del pico de 2019, cuando llegó casi a los 13 millones de bpd.

Los nuevos datos aumentan la presión sobre la Reserva Federal para comenzar con el tapering o el proceso de retiro gradual de estímulos por pandemia, que funcionan desde el año pasado. El vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, dijo que la inflación ya está cerca del 2% que había fijado el banco central como parámetro para comenzar con la reducción en la compra de bonos por u$s 120.000 millones al mes.

"Creo, al igual que la mayoría de mis colegas, que los riesgos para la inflación son al alza, y sigo atento a las tendencias de la inflación subyacente, en particular a las medidas de las expectativas de inflación", dijo Clarida días atrás.

Según las minutas de septiembre del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed, los banqueros dejaron entrever que podrían empezar a moderar sus compras de activos a mediados de noviembre, aunque todavía no hay ninguna decisión oficial. Luego de eso se espera, eventualmente, un aumento de las tasas de interés.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios