Estados Unidos sin default por ahora: el límite de deuda se amplía por acuerdo en el Senado

Demócratas y republicanos llegaron a una solución temporal que le permitirá a Tesoro cumplir con sus obligaciones hasta diciembre próximo.

Los líderes del Senado cerraron un acuerdo para extender el límite de la deuda en u$s 480.000 millones -desde los actuales u$s 28,4 billones a u$s 28,9 billones- lo que le permitiría al Tesoro norteamericano poder cumplir con sus obligaciones hasta el próximo 3 de diciembre.

"Hemos llegado a un acuerdo para extender el techo de la deuda hasta principios de diciembre", anunció el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer, tras aceptar la oferta del combativo jefe del bloque republicano, Mitch McConnell.

Sin embargo, los plazos de la votación todavía eran difusos y se especulaba con que podría extenderse hasta el fin de semana, debido a algunos republicanos díscolos. Y es que, salvo excepciones, por el filibuster se necesita el voto de al menos 60 senadores para tratar cualquier proyecto en la Cámara Alta.

Estados Unidos al borde del default: republicanos y demócratas más cerca de llegar a un acuerdo

La tensión por la cercanía del default había reavivado las conversaciones entre demócratas para cambiar las reglas del filibuster, lo que terminó por convencer a los republicanos de llegar a algún punto medio.

Si el Senado aprueba el proyecto, deberá pasar a la Cámara de Representantes antes de que el presidente Joe Biden pueda promulgarlo.

Aunque todo parece indicar que Estados Unidos logrará evitar el default en el corto plazo, se trata, precisamente, de una solución temporal y aplaza hacia fin de año la ya complicada agenda de Biden en el Congreso.

Default en Estados Unidos: para Biden, "un meteorito se dirige a estrellarse contra nuestra economía"

Antes del acuerdo, los demócratas buscaban pasar un proyecto que extendiera el límite de la deuda hasta diciembre de 2022. La iniciativa fue bloqueada una y otra vez por los republicanos, que pretenden que los demócratas aprueben la ampliación de forma unilateral mediante un proceso llamado 'de reconciliación'.

La intransigencia de los republicanos frente al aumento del gasto que pretenden los demócratas, renovaría sus credenciales de conservadores fiscales y los posicionaría mejor de cara a las elecciones legislativas de 2022.

Pero los demócratas se niegan al proceso de reconciliación -extenso y burocrático- y exigen apoyo bipartidista porque parte de la deuda en cuestión también fue adquirida durante la gestión de Donald Trump.

Es probable que la tensión entre los partidos se mantenga en diciembre cuando, además, el Congreso tenga que volver a tratar el tema del financiamiento del gobierno federal, que días atrás se salvó del shutdown, también por poco margen.

Biden y el default: el reloj de arena que ya se activó en el Congreso

También es probable que para esa fecha los demócratas intenten avanzar en dos proyectos de ley fundamentales para la Administración Biden: el de infraestructura por u$s 1 billón (que ya tiene media sanción en el Senado) y el de beneficios sociales por u$s 3,5 billones al que no sólo se oponen los republicanos sino también el sector moderado de los demócratas, por considerarlo demasiado costoso.

El ala progresista de los demócratas busca empujar la agenda social de Biden y está presionando con no apoyar el plan de infraestructura en la Cámara de Representantes, si los moderados no acompañan el plan social.

Al sincronizar la próxima fecha del límite de la deuda y el potencial shutdown, es más probable que el Congreso trate ambos temas en una sola ley. Un proyecto de ley de este tipo podría incluir un acuerdo sobre el nivel de gasto para todo el año fiscal 2022.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios