El coronavirus destruyó 125 millones de puestos de trabajo en 2021

La Organización Internacional del Trabajo recalculó el impacto del coronavirus para este año en el mundo laboral y lamentó que será mucho mayor de lo previsto hace unos meses. También apunta que hay grandes diferencias entre países de altos y bajos ingresos.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) empeoró hoy drásticamente las proyecciones que había hecho en junio pasado y advirtió que el impacto de la pandemia de coronavirus en el mercado laboral este año será más severo de lo estimado antes.

Bloomberg

La institución cifró en un 4,3% las horas trabajadas perdidas a nivel mundial en 2021 en comparación con los niveles del cuarto trimestre de 2019 (nivel prepandemia), lo que equivale a la destrucción de 125 millones de empleos a tiempo completo en todo el mundo.

OIT: el 70% de los empleos generados en pandemia son informales

De este modo, la OIT, con sede en Ginebra, empeoró sus proyecciones de junio, cuando preveía la pérdida de un 3,5% de horas trabajadas en comparación con el nivel prepandemia o el equivalente a la destrucción de 100 millones de empleos a tiempo completo.

Estas peores expectativas reflejan que la recuperación del mercado de trabajo a escala mundial tras los efectos adversos de la pandemia se estancó en 2021, ya se registraron "escasos avances desde el cuarto trimestre de 2020", lo que mantiene la cantidad de horas de trabajo en 2021 muy por debajo del último trimestre de 2019.

EuropaPress

Según la OIT, el déficit de horas trabajadas a nivel mundial respecto del nivel anterior a la pandemia se situó en el -4,5% (equivalente a la destrucción de 131 millones de empleos a tiempo completo) en el primer trimestre de 2021, el -4,8% (140 millones de empleos a tiempo completo) en el segundo trimestre y el -4,7% (137 millones de empleos a tiempo completo) para el tercer trimestre.

La postpandemia demanda cambios en la política

No obstante, la OIT subraya que los datos ocultan amplias diferencias entre países, puesto que, entre julio y septiembre, el descenso de horas trabajadas en los países de ingreso alto fue del 3,6% respecto del cuarto trimestre de 2019, mientras que la diferencia en los países de ingreso bajo se situó en el 5,7% y en los de ingreso mediano-bajo, en el 7,3%.

Desde una perspectiva regional, Europa y Asia Central experimentaron la menor pérdida de horas de trabajo en comparación con los niveles anteriores a la pandemia, con un 2,5%, seguidos de Asia y el Pacífico, con un 4,6%. Mientras que África, América y los países Árabes registraron descensos del 5,6%, 5,4% y 6,5%, respectivamente.

"Esta gran divergencia se debe en gran medida al visible contraste en el despliegue de las vacunas y los paquetes de medidas de estímulo fiscal", sostiene la OIT, cuyas estimaciones apuntan a que por cada 14 personas vacunadas con la pauta completa en el segundo trimestre de 2021, se añadió un puesto de trabajo equivalente a tiempo completo al mercado laboral mundial.

"Sin vacunas, la pérdida de horas de trabajo a nivel mundial se habría situado en el 6% en el segundo trimestre de 2021, y no en el 4,8% realmente registrado", añade.

"Una recuperación a dos velocidades entre las naciones desarrolladas y en desarrollo amenaza la economía mundial", dijo la OIT, que había proyectado una pérdida de 3,5% en junio. "Esta gran divergencia se debe en gran medida a las grandes principales en el despliegue de las vacunas y los paquetes de estímulo fiscal".

La organización citó estimaciones que muestran que se agregó un puesto de trabajo a tiempo completo al mercado laboral mundial por cada 14 personas totalmente vacunadas.

"Sin embargo, el despliegue muy desigual de las vacunas significa que el efecto positivo fue mayor en los países de ingresos altos, insignificante en los países de ingresos medios-bajos y casi nulo en los países de ingresos bajos", señaló el grupo.

El rastreador de vacunas covid-19 de Bloomberg muestra que ya se han administrado suficientes dosis para vacunar completamente al 45% de la población mundial, pero la distribución ha sido desigual. En los países y las regiones con mayores ingresos la administración de vacunas es más de 20 veces más rápida que en los de menores ingresos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios