Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Crisis en Venezuela: dos jóvenes murieron en marcha contra Maduro

En una nueva jornada de manifestaciones opositoras, las dos víctimas fueron asesinados por reaccionarios oficialistas. Ya son siete las personas fallecidas en la reciente ola de protestas.

Crisis en Venezuela: dos jóvenes murieron en marcha contra Maduro

Dos jóvenes  estudiantes murieron en Venezuela durante una masiva jornada de protestas contra el régimen de Nicolás Maduro. Así, ya son siete las víctimas en las manifestaciones opositoras de las últimas semanas.

Los opositores, que marcharon vestidos de blanco en varias ciudades del país, fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes, mientras que en Caracas decenas de miles de adeptos de Maduro se congregaron en respaldo al mandatario sin ser disuadidos por policías.                

                

Por la mañana un grupo de supuestos simpatizantes  del oficialismo intentó impedir una movilización opositora en una zona de clase media de la capital venezolana y balearon a Carlos Moreno en la cabeza.

El estudiante universitario de 17 años no participaba de las protestas. Iba a jugar fútbol cuando fue alcanzado por una bala.

Más tarde, en la ciudad occidental de San Cristóbal, otra estudiante universitaria, Paola Ramírez, de 23 años, fue asesinada de un disparo de hordas de grupos oficialistas que abrieron fuego contra ella cuando se retiraba de una protesta.

El ambiente político se calentó recientemente en el país  luego de que el Poder Judicial se arrogara prerrogativas del Parlamento dominado por la oposición,  generando protestas en masa y llamados internacionales a  respetar la democracia. El Gobierno, en teoría, dio marcha atrás con la medida, pero la crisis no cesa.                

Los adversarios de Maduro -y varios gobiernos de América y  Europa- aseguran que en Venezuela se apresa a la disidencia, se  violan los derechos humanos y que millones sufren por la escasez  de alimentos y medicinas.