Estados Unidos: récord de voto por correo y por adelantado a menos de un mes de las elecciones

Por la pandemia, la mayoría de los estados decidieron flexibilizar sus sistemas de votación y evitar concentraciones multitudinarias el próximo 3 de noviembre. Se estima que ya votaron casi 14 millones de personas 

Los votos por correo, ausente y por adelantado están alcanzando cifras récords en los Estados Unidos, síntoma de la expectativa que generan las próximas elecciones presidenciales.

Si bien varios estados ya usaban esas metodologías, por la pandemia de coronavirus–que infectó a casi 8 millones de personas y mató a otras 216.000, con los números en ascenso a medida que el país se acerca al invierno–, la mayoría tuvo que flexibilizar su sistema electoral para evitar que los 156 millones de estadounidenses que se calcula votarían este año, se concentren en los centros de votación el próximo 3 de noviembre.

Si bien es complejo tener cifras concretas ya que cada estado define sus propios calendarios y sistemas de votación, el United States Election Project (que encabeza Michael McDonald, profesor de la Universidad de Florida) estima que ya votaron casi 14 millones de personas.

De los 50 estados, 9 junto con el Distrito de Columbia eligieron el voto por correo como la principal forma de votación y les enviarán las boletas directamente a la casa de los votantes. En otros 36 el voto por correo es opcional (en ese caso los votantes tendrán que solicitar las boletas) mientras que en otros cinco (Indiana, Louisiana, Mississippi, Tennessee y Texas) priorizan la presencialidad, por lo que quienes quieran votar por correo deberán justificarlo.

Por otra parte, todos los estados excepto cuatro, tienen calendarios para votar presencialmente por adelantado: en Mississippi y Missouri exigen un justificativo para ausentarse, mientras que en New Jersey y Oregon se acepta excepcionalmente porque la votación es principalmente por correo.

En Georgia, por ejemplo, sólo en el primer día de voto por adelantado (que termina el próximo 30 de octubre) hubo un aumento del 40% en la participación con respecto a las elecciones de 2016, y se calcula que el 10% de los 7,6 millones de electores registrados del estado ya votó, vía correo o anticipadamente.

En Texas, se calcula que ya votó el 5% del padrón (16.914.438), aunque es probable que ese número aumente teniendo en cuenta que las personas tienen tiempo de pedir su boleta por correo hasta el viernes 23 y la votación por adelantado termina el 30 de octubre.

Más allá de la estrategia electoral de Donald Trump, buscando desacreditar al voto por correo, es probable que este sistema recargue el servicio postal y ralentice la votación. De hecho casi la mitad de los estados (o el 64% de los votos del Colegio Electoral) seguirán recibiendo votos incluso después del 3 de noviembre, por lo que será difícil saber quién ganó las elecciones rápidamente.

Escándalo para Biden en la cuenta regresiva para los comicios

A poco más de dos semanas de las elecciones, un escándalo sacudió a la familia de Joe Biden. Según información que obtuvo el New York Post, el hijo del candidato demócrata, Hunter Biden, habría arreglado una entrevista entre Joe (por ese tiempo vicepresidente de Barabck Obama) y Vadym Pozkarskyi, un asesor de la compañía ucraniana Burisma, donde Hunter tenía un puesto en la Junta Directiva.

“Querido Hunter, gracias por invitarme al DC y darme la oportunidad de conocer a tu padre y poder compartir algún tiempo juntos. De verdad es un honor y un placer , le habría escrito Pozkarskyi a Biden en un mail de abril de 2015. Según informa el New York Post, ocho meses después del  mail, Joe Biden habría presionado al entonces presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y su primer ministro para que echaran al Fiscal General Vicktor Shokin a cambio de un crédito de u$s 1000 millones. “Los miré y les dije: Me voy en seis horas Si el Fiscal no es despedido ustedes no recibirán el dinero , relató Biden en el Consejo de Relaciones Exteriores en 2018.   

Según Shokin, al momento de su despido él había hecho “planes específicos para investigar a Burisma y los miembros de su junta directiva, incluyendo a Hunter Biden.

La información se filtró luego de que una persona, que no pudo ser identificada como Hunter Biden, llevara una computadora personal a reparar. La computadora –que además de los mails contenía fotos comprometedoras de Hunter– nunca fue reclamada y el dueño de la tienda le avisó a la policía, luego de hacer una copia del disco duro. La computadora fue requisada por el FBI, mientras que el vendedor le dio la copia a Robert Costello, abogado del exalcalde de Nueva York, Rudy Guiliani, quien a su vez es abogado personal de Donald Trump.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios