Coronavirus

Vacunas COVID: revelan los 5 cambios para aliviar ciertos efectos secundarios y mejorar la inmunidad

Con la cuarta ola de contagios de coronavirus ya en marcha, el Ministerio de Salud continúa con la aplicación de las dosis de refuerzo para hacer frente a la variante Ómicron. Qué se recomienda comer, tomar y qué evitar después de vacunarse, según un artículo publicado por el sitio web norteamericano Healthline Media, revisado por especialistas

El sitio web norteamericano y proveedor de información sanitaria Healthline Networks, publicó los cinco cambios simples en la dieta alimentaria que pueden ayudar a aliviar ciertos efectos secundarios y mejorar la inmunidad, después de vacunarse contra el coronavirus (COVID 19).

En el artículo "How to Nourish Your Body After Getting Your COVID-19 Vaccine" de Rachael Link y revisado por médicos de Healthline Medical Network, se destacó al consumo de agua; el evitar alimentos inflamatorios; la ingesta de productos que evitan las náuseas y la prohibición para beber alcohol, como los tópicos clave a ejecutar con posterioridad a la inoculación.

"Vacunarse contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, es una forma muy eficaz de protegerse contra enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes", inició el texto publicado el 4 de mayo. "Aunque algunas personas pueden experimentar efectos secundarios leves, que generalmente desaparecen en unos pocos días", amplió.

Así, ya sea que esté recibiendo la primera o segunda dosis de uno de los fármacos contra el COVID-19 o bien se trate de un refuerzo, Link aseguró que hacer algunos cambios simples en la dieta después de inocularse, "puede ser una excelente manera de ayudar a aliviar ciertos efectos secundarios y mejorar su inmunidad".

Cuarta dosis libre vacuna COVID: desde mañana se aplica el segundo refuerzo sin turno para mayores de 18 en Provincia

¿Cuántas veces podés contagiarte de coronavirus? Todo lo que hay que saber sobre el "escape de inmunidad" 

Vacunas COVID: estos son los 5 cambios en la comida para aliviar ciertos efectos secundarios y mejorar la inmunidad

Tomar mucha agua

Mantenerse bien hidratado antes y después de recibir la vacuna contra el COVID-19 es esencial.

"Esto se debe a que la deshidratación puede empeorar los efectos secundarios como el síncope (pérdida del conocimiento) que a veces ocurre después de la vacuna, especialmente si siente ansiedad alrededor de las agujas", adviertió la publicación.

Además, prevenir esta afección también contribuye a evitar los dolores de cabeza, otro problema común que experimentan muchas personas después de inocularse.

"El té o el agua de coco también pueden ayudarlo a satisfacer sus necesidades de hidratación después de recibir la vacuna", apuntó.

Comer alimentos antiinflamatorios

El texto de Healthline Media reconoce que "aunque existe una investigación limitada sobre cómo su dieta puede afectar los efectos secundarios o la efectividad de la vacuna COVID-19", lo cierto es que determinados alimentos pueden resultar beneficiosos.

"En particular, se ha demostrado que los alimentos antiinflamatorios combaten la inflamación, lo que puede ayudar a estimular la función inmunológica", continuó.

Las dietas antiinflamatorias también pueden ser beneficiosas para prevenir los dolores de cabeza y la fatiga, que son efectos secundarios que experimentan algunas personas después de recibir uno de los fármacos contra el COVID-19. Además, según repasó la autora, estos productos podrían aliviar incluso, otros tipos de infecciones.

"Una dieta antiinflamatoria completa debe consistir principalmente en alimentos enteros, sin procesar, ricos en antioxidantes y ácidos grasos omega-3 , como frutas, verduras, nueces, semillas y pescado graso", sentenció. 

Consumo moderado o nulo de alcohol

El tercer cambio que recomiendó Rachael Link refiere al consumo excesivo de alcohol, ya que "puede afectar negativamente la función inmunológica e incluso aumentar la susceptibilidad a las infecciones, como la neumonía".

"Beber grandes cantidades de alcohol también podría empeorar varios efectos secundarios asociados con la vacuna para algunas personas, incluidos dolores de cabeza, náuseas y fatiga. También, suprime la liberación de vasopresina, una hormona que aumenta la micción y la pérdida de líquidos, lo que puede provocar deshidratación", reseña el texto.

Sin embargo y más allá de las advertencias, lo cierto es que en la actualidad no existen investigaciones que hayan evaluado si el consumo de alcohol afecta con precisión en la efectividad de la vacuna COVID-19 o bien empeora los efectos secundarios relacionados con ella.

"De todos modos, puede ser mejor moderar su consumo de alcohol y evitar el consumo excesivo de alcohol durante unos días después de recibir la vacuna", agregó la autora.

Evite recibir la inyección con el estómago vacío

Al igual que la inexistencia de investigaciones sobre una posible afectación colateral del consumo de alcohol en la capacidad inmunitaria de las vacunas, tampoco existen análisis que hayan abordado como influyen los fármacos en el organismo, con el estómago vacío.

Sin embargo, la publicación revisada por médicos de Healthline Medical Network, asegura que comer antes "puede ayudar a prevenir niveles bajos de azúcar en la sangre", y por consiguiente, reducir también los riesgos de desarrollar efectos secundarios negativos, como dolores de cabeza y fatiga.

"Mantener estables los niveles de azúcar en la sangre también puede ayudar a prevenir los mareos, los desmayos o la pérdida del conocimiento, especialmente si se siente ansioso o tiene miedo de las inyecciones o las agujas", amplió el portal.

Considere comer alimentos que combaten las náuseas

La quinta y última recomendación que señaló Healthline Networks hace hincapié en la posibilidad de evitar náuseas a través del no consumo de ciertos alimentos.

"Las náuseas son un efecto secundario común de la vacuna COVID-19. De hecho, un estudio encontró que aproximadamente el 16 % de los trabajadores de la salud que recibieron la vacuna de Pfizer informaron haber experimentado náuseas", repasó el tópico final.

Así, por ejemplo, la autora recomendó comer jengibre, ya que puede aliviar esta afección colateral. "Algunos también recomiendan comer alimentos simples y secos como galletas saladas o tostadas para ayudar a reducir las náuseas de manera efectiva. También se ha demostrado que oler ciertos alimentos, como el limón y la menta, alivia las náuseas en varios estudios y puede valer la pena intentarlo", insistió Link.

El inesperado efecto secundario del COVID: envejecimiento "de 20 años" según Cambridge

COVID en China: revelan los "complejos motivos" por los que endurece las medidas de Covid Cero


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios