¿Lo sabías?

Los 3 motivos clave por los que nunca deberías poner el pan en la heladera

Los gránulos del almidón al hacer contacto con el frío se endurecen, ¿cuáles son los motivos?

En esta noticia

Si bien la costumbre de guardar alimentos en la heladera es común para prolongar su vida útil, es importante destacar que no todos los productos se benefician de esta práctica.

Algunos alimentos, como el pan o los tomates, pueden perder su textura y sabor original al refrigerarse, resultando en una experiencia culinaria menos satisfactoria.

A la hora de guardarlos, es esencial ser selectivo al decidir qué alimentos requieren refrigeración y cuáles se mantienen mejor en un ambiente fresco y seco fuera de la heladera.

La piedra preciosa que protege de las malas energías y está vinculada a la atracción y la maternidad

El desayuno ideal para bajar de peso: está lleno de proteínas, te da energía para arrancar el día y se prepara muy fácil

Por eso, conocé los 3 motivos por el que no debés guardar el pan en la heladera.

¿Por qué el pan no se guarda en la heladera?

El pan es un alimento que aparece en todas las mesas de los hogares y, muchas veces, cuando sobra, algunas personas deciden guardarlo en la heladera. Sin embargo, hacerlo es una decisión errónea.

En ese sentido, el portal Alimente explicó que "aunque parezca ir contra toda lógica, envolverlo con un film transparente y dejarlo en un estante de la heladera es, probablemente, una de las peores cosas que se pueden hacer para evitar su degradación".

Por otra parte, el blog especializado en alimentación Serious Eats indicó que "la harina de trigo, el ingrediente principal de la masa de pan, está repleta de gránulos de almidón. Este almidón, en su estado natural, se encuentra en gran medida en forma cristalina".

Guardar el pan en la heladera no es la mejor opción para mantener su textura, sabor y aroma. (Fuente: Adobe Stock).

"A medida que el pan se enfría, esos almidones comienzan a reagruparse lentamente en una estructura cristalina", explicaron.

Si se coloca en la heladera, "esta recristalización ocurre mucho más rápido que a temperaturas más cálidas".

Pero, ¿qué le pasa al pan cuando lo guardamos en la heladera? 

  • Pierde humedad: cuando refrigeramos el pan, la humedad que contiene empieza a perderse y se empieza a poner frío y seco.

Guardar el pan en la heladera también provoca la creación de hongos. Aunque la baja temperatura de la heladera retarda el crecimiento de bacterias, no lo elimina por completo. (Fuente: Pixabay).

  • Absorbe olores: el pan al ser poroso comienza a absorber los olores de la heladera y pierde su sabor. Es por ello que se debe almacenar en un lugar fresco y seco.

  • Se endurece: como mencionamos anteriormente, la estructura cristalina que tiene el almidón al hacer contacto con el frío comienza a recristalizarse más rápido y el pan comienza a endurecerse

Cambio de hábitos: las 9 cosas que tenés que empezar a hacer cuando llegás a los 50 años

Casa limpia: los rituales fundamentales para cambiar la vibra energética de tu casa

¿Cuál es la mejor opción para guardar el pan?

A la hora de conservar el pan, el sitio Alimente aconseja que "siempre es mejor dejar el pan en la despensa a temperatura ambiente".

Por otra parte, la recomendación es comprar el pan entero antes que en rebanadas y, si no vas a consumirlo, "guárdalo en una bolsa de papel, un envoltorio que, a diferencia del plástico, permite que el alimento respire mejor, evitando la acumulación de humedad y la rápida formación de moho", explicaron.

Una panera de tela o madera permite que el pan respire y se mantenga fresco por más tiempo. (Fuente: Pixabay).

Asimismo, una vez que se congela, el pan puede durar 6 meses en el freezer, por lo que, si vas a consumirlo diariamente, se recomienda cortarlo y luego sacar las rodajas a consumir.

Temas relacionados
Más noticias de pan
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.