Exploración espacial

Estudio científico reveló un dato sorprendente sobre la Luna: por qué preocupa

Un análisis realizado por científicos advierte sobre una situación inesperada en la Luna que podría afectar la seguridad y la viabilidad de las misiones y las colonias espaciales.

En esta noticia

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, está sufriendo un proceso de encogimiento que podría tener graves consecuencias para la exploración y la colonización espacial. Así lo revela un estudio de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, que analiza los efectos de la reducción del tamaño lunar en la superficie y la actividad geológica del astro.

El estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, muestra que la Luna perdió más de 45 metros de diámetro en los últimos cientos de millones de años, debido a que su superficie se fractura y se comprime cuando las capas de la corteza chocan entre sí. Estas fallas generan terremotos lunares, que pueden ser muy intensos y duraderos, y provocar deslizamientos de tierra en zonas inestables.

La causa principal del encogimiento lunar es la pérdida de calor interno, que hace que el núcleo y el manto se contraigan y deformen la corteza. Este fenómeno también ocurre en otros cuerpos celestes, como Mercurio y al planeta Marte, pero es más evidente en la Luna debido a su pequeño tamaño y su proximidad a la Tierra.

¿Qué riesgos implica el encogimiento lunar?

Estos fenómenos representan un peligro para las futuras misiones espaciales y los posibles asentamientos humanos en la Luna, especialmente en el polo sur lunar, donde la NASA tiene previsto realizar la misión Artemis III. El doctor Thomas Watters, uno de los autores del estudio, alerta sobre la frecuencia y la magnitud de los terremotos lunares en esta región, que podrían dañar la infraestructura y la seguridad de las misiones.

Además de los terremotos, el encogimiento lunar también afecta a la topografía y la morfología de la superficie lunar, que cambia constantemente por la acción de las fallas. Esto dificulta la navegación y el aterrizaje de las naves espaciales, así como la instalación de bases y hábitats permanentes en la Luna.

El profesor asociado Nicholas Schmerr, otro de los autores del estudio y experto en ciencia planetaria, subraya la necesidad de tomar medidas para enfrentar estos desafíos antes de enviar nuevas misiones tripuladas a la Luna (Schmerr, 2024). Según Schmerr, es fundamental garantizar la protección de los astronautas y las estructuras en la Luna, ante los riesgos que implica el encogimiento lunar.

La navegación y el aterrizaje de futuras misiones podría verse afectado por el encogimiento de la Luna.

¿Qué soluciones se proponen para el encogimiento lunar?

Los científicos sugieren que, para mitigar los efectos del encogimiento lunar, se debe mejorar el conocimiento de la geología y la sismología de la Luna, mediante el uso de instrumentos y sensores avanzados. También se debe diseñar y construir infraestructura resistente y adaptable a las condiciones cambiantes de la superficie lunar.

Asimismo, se debe fomentar la cooperación internacional y la participación de diversos actores, como agencias espaciales, empresas privadas y organizaciones civiles, para desarrollar proyectos conjuntos y sostenibles en la Luna. De esta manera, se podrá aprovechar el potencial científico, económico y social de nuestro satélite natural, sin poner en riesgo la vida y el bienestar de los exploradores y colonos lunares.

Temas relacionados
Más noticias de luna

Las más leídas de Información General

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.