Expectativa mundial

¿Dónde cayó el cohete chino?

Sucedió a medianoche. Videos desde varias partes del mundo registraron restos de material al incendiarse en su entrada a la atmósfera.

El cohete chino que estaba fuera de control cayó finalmente pasada la medianoche.

El segmento del cohete chino se desintegró sobre el océano Índico. Así lo anunció la agencia espacial china tras una serie de especulaciones sobre dónde caería el objeto de 18 toneladas.

"A las 10H24 (02H24 GMT) del 9 de mayo de 2021 la primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera", informó la Oficina de Ingeniería Espacial china.

En un comunicado, el organismo chino detalló las coordenadas de un punto situado en el Océano Índico cerca de las Maldivas. 

Explicó que la mayor parte de los restos se desintegraron y destruyeron al entrar en la atmósfera.

El cohete

Facundo Rodríguez, especialista en Comunicación Pública de la Ciencia y doctor en Astronomía del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE), explicó, por su parte, que "el cohete chino Long March 5B, lanzado el jueves 29 de abril en su misión Y2 es uno de los más grandes de China y está entre los más grandes del mundo".

SpaceX y las ambiciones interplanetarias de Elon Musk 

"Fue diseñado para llevar cargas pesadas a la órbita terrestre, en particular, para llevar el primer módulo de la nueva estación espacial China, actualmente en construcción", aseguró Rodríguez, que también se desempeña en el Observatorio Astronómico de Córdoba.

En diálogo con Télam, el astrónomo indicó que una parte del Long March 5B se desprendió del cohete y no tiene algún mecanismo que permita guiar su caída".

"La incineración se produce ya que el objeto está cayendo a gran velocidad y, al rozar con la atmósfera, aumenta su temperatura hasta alcanzar miles de grados celsius y es por esto que en general terminan consumiéndose hasta que no quedan casi rastros de estos objetos o sólo pequeñas porciones", añadió.

Sobre casos similares al del cohete chino en caída libre y sin control, el astrónomo recordó a Télam el reingreso no controlado de la estación espacial soviética Salyut 7 que ocurrió en 1991.

"Tenía aproximadamente 30 toneladas y sus restos cayeron en algunas zonas no habitadas de provincias argentinas como Santa Fe y Entre Ríos", apuntó.

Otro antecedente más lejano es el de la Estación Espacial estadounidense Skylab en 1979, que pesaba 74 toneladas, e reingresó en los cielos de Australia y algunos residuos que no se incineraron impactaron en su superficie sin causar daños importantes.

Colazo consideró que si bien este caso no carece de importancia, es "altamente preocupante" el aumento de "chatarra espacial" que ponen en riesgo las misiones de los satélites y dijo que "se calcula que hay millones de objetos orbitando en la Tierra".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios