En pie de guerra

Wall Street amenaza con irse de Nueva York y desafía a la SEC por exigir mayor transparencia

El principal mercado financiero del mundo saca la artillería pesada para evitar nuevos impuestos a las transacciones financieras y una mayor supervisión del organismo de control

La Bolsa de Comercio de Nueva York pertenece a Nueva York. Sin embargo, si los legisladores del Estado se salen con la suya, es posible que el centro de la industria financiera mundial necesite encontrar un nuevo hogar". Con esta lapidaria amenaza comienza una columna de opinión/declaración de guerra firmada por Stacey Cunningham, presidenta del New York Stock Exchange (NYSE), operador del mercado financiero de Wall Street.

Como no podía ser de otra manera, el texto fue publicado en el Wall Street Journal, la biblia del sector financiero de EE.UU., y representa el aviso de que las hostilidades comenzaron entre los mercados y la clase política del Estado de Nueva York.

La alarma sonó muy fuerte en los últimos días, ya que varios legisladores del Congreso estatal, con sede en la ciudad de Albany, mostraron su interés en reflotar una vieja ley que está en desuso y que cobraría una tasa a las transacciones financieras.

"El objetivo del proyecto de ley es incrementar ingresos fiscales adicionales al gravar las actividades comerciales de las empresas de servicios financieros, incluidos los bancos de inversión y los fondos de cobertura. El impuesto se aplica en niveles bajos a las transferencias de acciones, bonos e instrumentos derivados", se describe en la propuesta presentada en el Parlamento estatal.

AGUJERO FISCAL

Es que, para el gobierno de Nueva York, así como para la gran mayoría de los demás Estados del país, la pandemia de coronavirus representó un enorme agujero fiscal. Esto se debió a los planes de asistencia económica que todos tuvieron que poner en marcha para apuntalar la caída de la actividad y el desempleo. Las autoridades buscan nuevas fuentes de financiamiento para sostener ese mayor gasto, y la industria financiera es, en el caso de Nueva York, un contribuyente muy apetecible para achicar el déficit.

Pero si el esfuerzo es comprensible en estos momentos, la voluntad de los principales actores del sector no lo es tanto. Y la prueba está en el misil que envió Cunningham en su columna de opinión que, por más que haya sido redactada con mucha elegancia, para varios analistas no deja de parecerse a una amenaza mafiosa.

"Hemos demostrado, por necesidad impulsada por la pandemia, que podemos cerrar el piso de operaciones físico en cualquier momento y mantener el servicio sin perder el ritmo. De manera similar, la industria de servicios financieros en general cerró oficinas y trasladó la fuerza laboral, sin contratiempos, a ubicaciones remotas", advirtió la ejecutiva del NYSE en su artículo, avisando que también pueden tomar esta decisión en caso de que un impuesto les quite rentabilidad.

"Las empresas y los corredores son globales, conectados electrónicamente a través de servidores fuera del Estado, y realizan transacciones comerciales instantáneamente. Estas empresas globales quieren que el NYSE les brinde servicios de la manera más eficiente y menos costosa posible", agregó Cunningham.

Respecto de los servidores, el antecedente del vecino Estado de Nueva Jersey debería servir como aviso para los congresistas neoyorquinos. Porque allí están alojados los equipos que hacen funcionar todas las operaciones de los mercados financieros de Nueva York.

Cuando el gobernador de Nueva Jersey propuso aplicar un impuesto a las transacciones en Wall Street, muy pronto tuvo que retirar su propuesta, al ser amenazado por el NYSE con una mudanza a Chicago. "Podemos hacerlo en 24 horas", le avisaron.

Pero ahora, quien se enfrenta a otra amenaza digna de la Cosa Nostra es la Securities and Exchange Commission (SEC), el organismo que controla los mercados financieros de EE.UU.

La SEC quiere transparentar las informaciones sobre la oferta y demanda de cada transacción financiera, para que éstas pasen a ser de dominio público. Se trata de un gran negocio en peligro, ya que son datos que los operadores venden muy caro sus clientes.

En este caso, el NYSE se alió con el Nasdaq y la bolsa de Chicago para presentar una demanda conjunta ante un tribunal de Washington para sabotear el proyecto. El año pasado ya habían logrado frenar una medida de la SEC tendiente a fijar un techo en las comisiones que se cobran por operar sobre 1400 acciones de los mercados estadounidenses.

Tags relacionados

Comentarios

  • K9

    kable 903

    26/02/21

    Este diario cada vez mas vendido, se estan pareciendo cada vez mas a la basura de financial times. Quieren poner impuestos a todo lo que haga sombra y camine para el "esfuerzo de la pandemia", la CUARENTENA que los mismos ESTADOS impusieron

    0
    0
    Responder
  • LCC

    Luis Cappiello Cappiello

    26/02/21

    ya ocorrió en Argentina, gracias al gran massita, y los resultados fueron inmediatos y perdurables en cuanto al daño infringido, ¡de positivo? nada. eso sí, la demagogia a full.

    0
    0
    Responder
  • LCC

    Luis Cappiello Cappiello

    26/02/21

    no se a qué se refiere en reiteradamente con amenaza mafiosa, este es un medio principalmente financiero, debería tener en cuenta esas afirmaciones fuera de lugar. Podría esgrimirse en todo caso, la misma actitud para las autoridades con el agravamiento de impuestos.

    1
    0
    Responder