Finanzas personales

Vida en pareja: los 5 grandes errores de la economía en común

Hablar de dinero en la pareja tiene que dejar de ser tabú. Cómo evitar los traspiés más comunes a la hora de poner las finanzas personales en común

Para muchas parejas hablar de dinero es tabú. Es un tema que está ahí, latente, en cada acción en común, pero que ninguno de los dos se anima a tocar. En general, para la sociedad está mal visto hablar de plata. Pero si en una pareja no se toca el tema, se puede crear una bola de nieve imparable. No tener las cuentas claras es una de las causas más habituales de divorcio

Y el problema no aparece solo cuando falta. Por el contrario, incluso cuando sobra plata pueden aparecen cortocircuitos en el caso de que los dos integrantes de la pareja tengan ideas diferentes de cómo gastar o cómo (y en qué) ahorrar.

Hay cinco errores básicos que habría que tratar de evitar a la hora de poner las finanzas personales  en común con otra personas. 

1. Que solo uno tome toda la carga económica aunque los dos trabajen. ¿Por qué? Porque la otra persona puede pensar que eso es injusto si no está hablado. ¿Recomendación? Que se sienten un día con un Excel abierto y pongan todas las categorías de consumo que tuvieron en los últimos meses y repartan los gastos en proporción al sueldo. Otra opción: empezar a tener una tercera cuenta en la que los dos depositan parte de su sueldo para gastos comunes. 

2. Tener patrones de gasto diferentes. "Con la plata que me sobra hago lo que quiero", dirá más de uno. Y si bien es cierto choca un poco enterarse que la otra persona tomó un préstamo personal, o que está endeudado en 24 cuotas. Entonces es mejor conversar con el otro cuando antes de decidir hacer un gasto grande. Aunque a veces sea incómodo. 

3. Los imprevistos. Nadie pone en el Excel que se te va a romper la heladera pero pasa y el gasto es grande. ¿La solución? Un fondo de emergencia para cualquier cosa que se rompa. Hay que empezar de a poco, pero lo ideal es poder sumar, en un año, de uno a tres sueldos para eventualidades. Tip adicional para los argentinos: tenerlos en dólares para evitar cualquier depreciación. 

4. Tener comportamientos opuestos a la hora de gastar: que uno sea un tacaño o que el otro sea un derrochador. Eso hace que surjan tensiones. Para evitarlas se puede tener uno o varios objetivos en común de ahorro: irse de vacaciones, cambiar el auto, salir a cenar... pueden ser grandes o chicos pero siempre tienen que estar. 

5. Y el último: hablar de plata tiene que dejar de ser un tabú. Sentarse una sola vez a armar un Excel no es suficiente. Capaz pueden dejar un rato del fin de semana para charlar un poco de sus finanzas personales y qué quieren ahorrar o comprar o invertir. Llegar a un acuerdo es lo mejor para la economía en común.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios