Crisis financiera

Se cumplen 20 años del Corralito, la medida que desató la furia de los ahorristas

Para frenar la sangría masiva de depósitos, el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, anunció el sábado 1° de diciembre un máximo de extracciones de $ 250 por semana. Un mes y medio más tarde, con otro Gobierno, llegaría El Corralón, para profundizar el drama.

Entre 2001 y 2002, Argentina se vio envuelta en la mayor crisis económica y social de su historia. Si bien es discutible la génesis de la misma, ya que el país venía inmerso en una recesión económica desde 1998, el "Corralito" financiero es uno de los hitos más recordados. Y hoy se cumplen 20 años de su nacimiento.

El término "corralito" fue acuñado por el periodista Antonio Laje y extendido por la cultura popular.

Los hechos

El sábado 1° de diciembre de 2001, cuando aún regía el uno a uno peso - dólar, el entonces ministro de Economía, Domingo Felipe Cavallo, anunció por televisión que los ahorristas tendrían un límite de extracción semanal de hasta 250 pesos. 

La medida empezó a funcionar el lunes 3 y se buscaba evitar un colapso en el sistema financiero, que venía sufriendo una sangría de dólares, ya que los ahorristas temían que se viniera lo peor.  

 "Mucha gente asustada estaba retirando no $ 250, ni $300 o $ 1000, sino $ 50000, $ 100.000 o un millón de pesos en fajos de los bancos y los ponía en la caja de seguridad", había advertido en aquel momento Cavallo.

Y agregó en ese mismo audiovisual: "Ese dinero, que estaba saliendo del sistema bancario, iba a impedir que usted dentro de unos días pudiera sacar los $ 250 que suele sacar". Si una persona sacaba $ 200 una semana, podía sacar $ 300 la otra. El límite iba a ser de $ 1000 mensuales.

Para ese entonces, habían salido de sistema bancario unos u$s 18 mil millones a lo largo de 2001.

En aquel momento, el Gobierno buscó llevar tranquilidad a los ahorristas, explicando que podían disponer de su plata realizando pagos con tarjeta de débito, en el caso de las cajas de ahorro, y con cheques, para quienes tuvieran cuenta corriente. 

Incluso al día hoy, cerca de Cavallo, suelen justificar al exministro indicando que el Corralito, en sí mismo, "era simplemente pasar de dinero físico a tarjeta de débito" y que el problema real llegó con "el Corralón", establecido por el gobierno de Eduardo Duhalde

En 2001, incluso, se estableció una devolución del 3% al 5% del IVA para aquellas personas que paguen en tarjeta de débito, para fomentar el uso del plástico. Pero lo cierto es que en aquel momento los medios de cobro electrónicos no estaban tan aceitados y las cadenas de pago se vieron resentidas. 

Para colmo, el 5 de diciembre el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que no enviaría a la Argentina un desembolso de u$s 1260 millones, ya que Argentina no había cumplido con las metas que se habían pactado, hecho que agravaría la situación

La tensión social ya se sentía en la calle por la situación apremiante que vivían los sectores populares y, a partir de la restricción a la movilidad de ahorros, la clase media empezó a salir a la calle también. Incluso, se llegó a escuchar la consigna "piquete y cacerola, la lucha es una sola", la cual fue ilustrativa del rechazo transversal al gobierno de Fernando de la Rúa. 

El malestar de los depositantes y la crisis socioeconómica terminaría con de la Rúa eyectado del poder el 21 de diciembre de 2001. El Corralito fue declarado inconstitucional el 1° de febrero de 2002 por la Corte Suprema. Para ese entonces ya regía el Corralón, gobernaba Duhalde, algunos de los dólares se habían convertido en pesos indexados por CER (a $ 1,40) y otros ahorristas habían recibido bonos BODEN a 10 años. Un tercer grupo seguía con amparos judiciales.

"El Corralito y el Corralón generaron un daño enorme a muchas personas, que murieron antes de poner disponer de su dinero. También hubo personas que tuvieron daños psíquicos por ello", señaló el abogado Antonio María Hernández, quien presidía el Foro de Abogados Contra el Corralito. 

"Llegamos a presentar 400 mil amparos entre abogados de todo el país", detalló.

El origen 

"Las causas que generaron el Corralito fueron, a mi entender, el tipo de cambio fijo, con déficit fiscal y de cuenta corriente financiado con entrada de capitales. A partir de la crisis de bonos de Rusia de 1998 se revierte la situación y comienzan a salir capitales de mercados emergentes y empieza  a subir la tasa de interés mundial, dejando sin financiamiento la cuenta corriente y, por ende, disminuyendo las reservas al no poder ajustar el tipo de cambio", señaló a El Cronista José Dapena, director de la Maestría en Finanzas en la Universidad del CEMA. 

Por otra parte, Dapena añadió: "Este aspecto se vio potenciado por el multiplicador monetario en dólares, ya que los bancos creaban argendólares al recibir y prestar en dicha moneda con encaje fraccional. Podría haber habido una salida económica diferente, parecida a la uruguaya, respetando contratos, pero requería de un fuerte compromiso político para el que no se contaba con apoyo. Recordemos que el corralito recién se levantó un año después".

En tanto, Enrique Neder, experto en política monetaria de la Universidad Nacional de Córdoba, añadió: "Argentina estaba envuelta en serios problemas fiscales, tales como un alto déficit fiscal (tanto a nivel Nación como provincias), alto nivel de deuda total respecto al PBI, de pobreza y de descontento social, todas situaciones muy similares a las actuales, pero con una gran diferencia: todos estábamos convencidos de que en los bancos teníamos depositados dólares". 

Según Neder, sin Corralito, "la fuga de capitales habría sido peor, con las consabidas consecuencias para la economía".

Corralito y Corralón

El final de el Corralito y del Corralón llegó el oficialmente el 2 de diciembre, cuando el segundo ministro de Economía de Duhalde, Roberto Lavagna, anunció la liberación de los depósitos retenidos por alrededor de $ 21.000 millones. La medida fue acompañada por controles cambiarios, por los cuales no se permitió a ninguna persona o empresa adquirir más de u$s 100.000 por mes.

Al respecto, Cavallo mencionó en una entrevista concedida a Clarín en 2011: "La bisagra no fue el corralito. La bisagra fue el corralón. Lo que cambió la historia fue la decisión de transformar los depósitos y los préstamos de dólares a pesos y dar lugar a una devaluación enorme del peso. Lo llamaron corralón para que la gente creyera que tenía que ver con el corralito". 

Respecto de esta postura, Dapena considera que el corralito "generó desconfianza, lo que aceleró la salida de dólares por cualquier medio, y no había forma de hacer frente al descalce de monedas y de plazos dada la desconfianza creada".

 Además, ya el especialista indicó que para ese momento "ya se había utilizado parte del préstamo del FMI, y la economía estaba en recesión y con déficit fiscal, sin plafón de sustento político". 

Por último, el Dapena sostuvo: "El multiplicador monetario en dólares hacía imposible atender la totalidad de los contratos en dicha moneda. Todas las salidas posibles requerían determinar perdedores y ganadores, ya que también hubiese sido muy difícil mantener la paridad uno a uno, por el nivel de productividad de la economía. Tampoco ayudó el timing, ya que, un año después, la tasa de interés internacional comenzó a bajar, y los precios de los commodities que Argentina exportaba se dispararon, lo que expandió la economía". 

En tanto, Neder señaló: "El Corralón fue lo más dramático, dado que generó una suerte de confiscación y, con la posterior pesificación, se rozaron aspectos de delito constitucional de libertades".


Tags relacionados

Comentarios

  • EEGG

    eduardo errnesto garay garay

    01/12/21

    Que hace que un dólar valga un dólar. Por la capacidad de producción de los EEUU. Poner en igualdad la capacidad de producción económica de los EEUU con la de la Argentina es una gilada. Después está la obligación de todos los países a aceptar el dólar como valor de cambio, eso lo garantiza las Fuerzas Armadas de los EEUU, cuando Irak quiso salir del dólar e imponer el oro como valor de cambio, lo invadieron y mataron a Husein. Lo mismo le pasó a otros. Poner como parámetro al dólar para la economía Argentina es tomar de estúpida a mucha gente. Y ojo, otra crisis como el 2001 y se termina con la Nacionalización del Comercio Exterior y no con otro "kirchnerismo".

    0
    0
    Responder