Alta inflación

Una desaceleración de precios a la vista y alto déficit cuasifiscal desalentarían otra suba de tasas

El mercado espera una cuarta suba de tasas del BCRA, pero el Gobierno teme al déficit cuasifiscal por los intereses de las Leliq y también espera una desaceleración de los precios en abril.

La inminencia del mal dato de inflación de marzo pone en tensión al Gobierno y a la búsqueda de instrumentos para controlar el avance de los precios

La política de tasas de interés del Banco Central, que en lo que va del año modificó ya tres veces su referencia monetaria, está en el foco de las especulaciones y de la expectativa de un cuarto movimiento para no quedar retrasado de la evolución del IPC.

Megalicitaciones del BCRA: vencen Leliq por un billón de pesos

La base monetaria se contrajo cerca de un 5%, su primera caída en casi un año

La misma tasa

Sin embargo, según pudo recoger El Cronista en el equipo económico, el Gobierno podría haber descartado esa posibilidad por el momento.

"Las licitaciones del Tesoro anduvieron bien a estos niveles de tasa, no es necesario subirla más. La idea es mantener estos niveles, que me parece será el pico de tasa que veamos ", especuló un funcionario.

Un segundo integrante del equipo económico consultado por El Cronista revela: "Estamos viendo una desaceleración de la inflación en abril con respecto a marzo, por lo cual no tendría sentido subir la tasa", advierte.

Consultados por este diario, voceros del Banco Central dijeron que no hacen comentarios previos con respecto a la suba o no de tasas. 

"Las licitaciones del Tesoro anduvieron bien a estos niveles de tasa, no es necesario subirla más. La idea es mantener estos niveles, que me parece será el pico de tasa que veamos ", especuló un funcionario.

Inflación futura

Con ese dato, en el Gobierno también evalúan que, en materia de expectativas de inflación, "hay un mix entre pasado y alguna variable que de información a futuro. En la Argentina, básicamente el tipo de cambio, por lo que la política monetaria tiene que ir en ese sentido, cubre ambas", retruca el alto funcionario.

En la primera semana de abril el Relevamiento de Precios de los Alimentos de la consultora LCG marcó una suba del 0,6% semanal, lo que implica aumentos sensiblemente por debajo de los registrados entre la segunda y tercera semana de marzo.

Explicaciones

"Es cierto que con lo que están acelerando el tipo de cambio oficial no necesitan tanta tasa, y con el dólar blue y financieros en retroceso, no tiene sentido agrandar el déficit cuasifiscal por la mayor tasa que deberían ofrecer de las Leliq, además que encarecerían el crédito y enfriarían aún más la actividad económica", reconocen.

Un segundo integrante del equipo económico consultado por El Cronista revela: "Estamos viendo una desaceleración de la inflación en abril con respecto a marzo, por lo cual no tendría sentido subir la tasa", advierte.

En rigor, el BCRA siguió con su nuevo crawling peg a velocidad de entre 14 y 15 centavos diarios, cambio que parece haber llegado para quedarse en el corto plazo. Esta aceleración permitió elevar el ritmo anualizado a una TNA de 42% (igualando la Badlar) y con TEA de casi 58 por ciento.

"Si el ritmo de devaluación del dólar oficial se mantiene por encima de la tasa en pesos, se generan los incentivos para postergar liquidaciones de exportaciones y tomar pesos para adelantar importaciones, y se complica la meta de reservas. Si la inflación no cede, tarde o temprano van a tener que subir la tasa otra vez, pero siempre corriéndola de atrás", especulan en el mercado.

En el Gobierno evalúan que, en materia de expectativas de inflación, "hay un mix entre pasado y alguna variable que de información a futuro. En la Argentina, básicamente el tipo de cambio, por lo que la política monetaria tiene que ir en ese sentido, cubre ambas".

Máxima velocidad

Un informe de Equilibra confirma que el BCRA siguió acelerando el crawling peg del tipo de cambio oficial: ya viaja a un ritmo anualizado por encima al 50% (25% en enero 2022) y al 3,9% mensualizado, por encima de la tasa que pagan los plazos fijos minoristas (3,6%) y por debajo de la inflación en torno al 5% que esperan para este mes.

La estrategia pareció darle efecto en cuanto a mantener los dólares paralelos calmos y conseguir roll over.

"El Gobierno no ha tenido problemas para obtener financiamiento en el mercado local. Es más, en marzo logró financiamiento neto positivo por $ 316.000 millones, alcanzado $ 640.000 millones durante el primer trimestre; implicando un porcentaje de refinanciamiento de 150%", señala Paula Gándara, head portfolio manager de Adcap Asset Management.

Con lo que están acelerando el tipo de cambio oficial no necesitan tanta tasa, y con el dólar blue y financieros en retroceso, no tiene sentido agrandar el déficit cuasifiscal por la mayor tasa que deberían ofrecer de las Leliq, además que encarecerían el crédito y enfriarían aún más la actividad económica

Un informe de Quinquela indica que el BCRA se ha visto en la necesidad de no dejar atrasar el tipo de cambio real, de manera de ir conteniendo la demanda estructural y evitar que se abaraten los productos importados. 

Por eso en las últimas jornadas ha acelerado el ritmo de depreciación: "El problema de corto plazo es que no ha compatibilizado la estrategia de depreciación con la tasa de interés. Devaluaciones del 4% mensual no son compatibles con tasas de interés del 3,6 por ciento".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.