Inversiones en pesos

Deuda CER, la revancha: crece la demanda de bonos que ajustan por inflación

El dato de inflación de septiembre por encima de lo esperado incrementó la demanda en activos indexados. El mercado mira a 2022 con preocupación en la dinámica de precios.

La deuda CER está teniendo su revancha. El dato de inflación de septiembre de 3,5% mensual y 52,5% interanual sacudió a un mercado que no dudó en incrementar la demanda de estos bonos, que acumulan subas mayores al 10% en el último mes.   

Por otro lado, los comentarios del flamante Secretario de Comercio, Roberto Feletti, sobre que espera una inflación alta para los próximos meses, contribuyeron a que los bonos que ajustan por CER y brindan cobertura inflacionaria vean incrementada su demanda.

Actualmente, la deuda CER muestra rendimientos en su parte corta en torno al 3% en el TX22, del 4% en el TX23, del 5% en el TX24 y del 6% al 6,5% en el TC25 y TX26 respectivamente. 

Se observa un notable desplazamiento de la curva CER hacia abajo, producto de la mayor demanda. Cuando esto último ocurre, sube el precio y la tasa cae.

Según datos provistos por los analistas de Buenos Aires Valores (BAVSA), hace un mes, la deuda CER rendía en todos sus tramos por encima del 6% y llegaba a rendir casi 10% en el tramo más largo, cuando hoy lo hace en 6,5% el TX26.  

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) subrayan que, si bien se ha visto alta demanda en bonos dólar linked, los títulos que ajustan por inflación ganaron atractivo en las últimas dos semanas.

"Después de un septiembre más flojo, la curva CER recuperó fuerza y terminó de consolidar las subas en lo que va del mes con el dato de inflación que resultó muy superior a lo estimado", comentaron.

El dato de inflación de septiembre agregó cierto grado de cautela en los inversores, ya que interrumpió el proceso de baja de inflación transitoria que se había observado en los últimos meses gracias a la estrategia del Gobierno de usar el dólar oficial como ancla.

El dato de inflación por encima de la esperada sumó incertidumbre respecto de la efectividad de esa estrategia y genera preocupación hacia los meses que vienen.

El equipo de research de Banco Mariva considera que el proceso inflacionario ha cambiado y que las herramientas habituales que ayudaron a estabilizar la inflación en años anteriores ya no son igual de efectivas.

"El ancla tradicional de la inflación ha sido el tipo de cambio. Sin embargo, la inflación inercial es más alta que antes, por lo que las herramientas para contener la inflación están demostrando ser menos efectivas", comentaron desde Banco Mariva.

Oportunidades dentro de la curva

El mercado hace números para intentar determinar cuál puede llegar a ser la inflación para 2022. En base a ello busca anticiparse y comienza a tomar posiciones en deuda CER con vencimiento al año que viene.

Hay cierto consenso de que la demanda por estos activos permanecerá alta en los últimos meses de 2021 y durante los primeros meses del año entrante.

El arrastre estadístico de este año junto con la aceleración en la emisión monetaria generan un contexto de mayor expectativa inflacionaria para 2022, por lo que la demanda de CER se mantendrá elevada.

En las ultimas semanas la curva CER se ha ido desplazando al alza como reflejo de una búsqueda de cobertura inflacionaria persistente. Aun así, la curva sigue lejos de operar con tasas reales negativas como lo hizo a comienzos de año.

Martin Salvo, CIO de Bind Inversión, revela que desde la compañía se inclinan por tener en cartera en posiciones en CER cómo la mejor alternativa dentro del universo de pesos de corto plazo.

"En una dinámica de precios al alza y una política monetaria que pareciera seguir sin grandes cambios, entendemos que la curva debería comprimir a niveles cercanos a cero o incluso negativos. En este contexto nos parece prudente deuda CER a plazo de vencimientos que van desde mayo 2022 hasta fin de ese año, relativamente corto, pero con los vencimientos lo suficientemente largos cómo para capturar los datos de inflación hasta marzo", dijo Salvo.

Con una misma visión, desde Banco Mariva advirtieron que el riesgo más importante para cualquier instrumento en pesos es el enfoque cambiario y monetario de cara a 2022. En este contexto, desde la entidad priorizan posiciones de deuda indexada cambiaria e inflacionaria, a la vez que ven valor en el tramo a 2022 en la deuda CER.

"La política monetaria para el próximo año es clave para valorar cualquier instrumento en pesos y, por ahora, su discusión no forma parte de la agenda. La incertidumbre es lo suficientemente alta como para justificar una posición defensiva de corta duración. Actualmente nos inclinamos por activos indexados a la inflación y dentro de la curva CER, nuestros preferidos son los TX22 y T2X2, ya que entendemos que en estos se maximiza la relación al riesgo-retorno", dijeron.

Si se compara la deuda CER contra la deuda dólar linked, en lo que va del año, los bonos que ajustan por CER han ofrecido rendimientos de entre 35% y hasta 50% contra un 15% en promedio de los que ajustan por dólar oficial.

Sin embargo, el mercado sigue viendo atractivo y cree conveniente cubrirse ante los riesgos de ver una aceleración inflacionaria, sobre todo de cara a los meses que se vienen y a 2022.

Desde Buenos Aires Valores (BAVSA) consideran que la demanda de estos activos continuará de cara a un 2022 que también será inflacionario.

"En base a nuestra perspectiva para el primer cuatrimestre de 2022 en términos inflacionarios, creemos que la demanda continuará firme en la curva CER", anticiparon. 

En cuanto a las estrategias, desde BAVSA recomendaron: "Para aquellos perfiles más conservadores que no quieran exponerse a volatilidad, creemos que es un buen punto para posicionarse en el tramo corto en títulos como la LECER X30J2, que toma la inflación hasta abril 2022 inclusive para el cálculo de su pago". Esto , agregan, les permitiría estar cubierto frente a la inflación esperada para el primer cuatrimestre del próximo año.

Por último, Paula Gándara, head portfolio manager de AdCap, resaltó que desde la compañía siguen recomendando cobertura por inflación. Y argumenta que las medidas antinflacionarias del Gobierno no logran aplacar la suba de expectativas alimentadas por las políticas fiscales y monetarias expansivas puestas en marcha para mejorar el desempeño en las elecciones de noviembre.

"Como referencia, el TX24 sigue achicando su rendimiento desde CER+8.0% de fines de septiembre hasta CER + 4.7% del cierre de hoy. Dado que las crecientes expectativas inflacionarias continuarán alimentando demanda por los instrumentos de cobertura, no descartamos que el TX24 llegue a rendir cerca de los mínimos del año, de 3% alcanzados en febrero", puntualizó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios