Desconfianza

Los bonos argentinos rinden casi 20% y están entre los más riesgosos del mundo

La deuda argentina ley local rinde 19,5% y los bonos de ley Nueva York, 17,5%. La Argentina rinde casi tres veces más que los bonos de alto rendimiento y casi cuatro veces más que los de mercados emergentes.

La deuda local rinde casi 20% y de esta manera se coloca como una de las más riesgosas del planeta. La falta de cupones en los bonos argentinos junto con la incertidumbre económica y sanitaria generan una falta de apetito en el mundo inversor, pese a la búsqueda por conseguir rendimientos en un mundo de tasas bajas. 

Los bonos argentinos siguen fuera del radar y se encuentran entre los instrumentos de renta fija más riesgosos del planeta. Para ver dónde están parados los bonos argentinos solo resta mirar el nivel y la pendiente de la curva de deuda soberana. La deuda ley local rinde 19,4% en el tramo corto y 16,5% en el tramo largo. Por su parte, la deuda de ley Nueva York rinde 17,5% en el tramo más corto y 15% en el más largo. 

Tanto las altas tasas como el hecho de que ambas curvas están invertidas reflejan el elevado grado de desconfianza que encuentran los inversores para con la deuda local.

En línea con el deterioro que han sufrido los bonos argentinos puede verse que las paridades de los mismos se encuentran en mínimos desde la reestructuración de la deuda. Toda la curva de bonos argentinos en dólares operan con paridades debajo del 40%, luego de haber debutado tras la reestructuración con paridades en torno al 50% y 45%.

La Argentina muestra, además, rendimientos de entre 250 y hasta 1140 puntos básicos mayores que los bonos de mayor riesgo del mundo. Es decir, la de categoría CCC, siendo ésta la última categoría antes de la categoría de "default", o incumplimiento.

La deuda de Argentina rinde 252 puntos básicos más que los bonos de Sri Lanka y 309 puntos básicos mas que los bonos de Ecuador, país que recién reestructuró su deuda, similar a la Argentina. Otras comparaciones exhiben que la Argentina rinde entre 700 y 900 puntos básicos mas respecto de lo que rinden los bonos de Angola, El Salvador, Bahamas o Ghana.

La deuda argentina rinde también entre 900 y 1100 puntos básicos más que la de Costa Rica, Pakistán, Bielorrusia, Nigeria, Ucrania, Egipto, Kenia, Turquía, Senegal y Mongolia.

Fernando Marull, economista y director de FMyA, sostuvo que la curva de bonos soberana sigue "olvidada" y ya ofrece el mayor rendimiento del mundo a pesar del reciente canje de deuda que despejó los vencimientos hasta 2023. Pese a ello, sumó: "Creemos que gran parte de las ´malas noticias´ ya están dentro de los precios. Asumimos que un acuerdo con el FMI tendría un impacto, aunque puede ser acotado. En cambio, creemos que las expectativas y encuestas sobre las elecciones de octubre de 2021 sí podrían ser un gatillo para que mejoren los bonos".

Un mundo de tasas bajas

La actualidad financiera internacional es muy distinta de la que viven los bonos locales. Las tasas de interés de los bonos de las economías desarrolladas están debajo del 2%. Los bonos de mercados emergentes rinden en promedio un 4,5% y los bonos de mercados emergentes de alto riesgo rinden en torno 7%. De esta manera, y con tasas que rozan el 20%, Argentina rinde casi tres veces respecto que los bonos de mercados emergentes de alto riesgo, más de cuatro veces lo que rinden los bonos de mercados emergentes y entre 10 y 20 veces más que lo que rinden los bonos de países desarrollados.

Sobre este punto, los analistas de Schroders afirmaron: "Los rendimientos de la deuda pública de referencia a 10 años están en mínimos históricos o cerca de ellos. A medida que los precios de los bonos suben, bajan los rendimientos y los actuales niveles significan que será difícil lograr mayores ganancias significativas en los precios. Nuestro pronóstico es que tendremos tasas de interés de los principales bancos centrales del mundo sin cambios en 2021 y también para 2022".

¿Oportunidad?

De esta manera, en un mundo de tasas bajas, los bonos argentinos pueden representar una oportunidad en el mediano y largo plazo.

Los bonos soberanos en dólares se encuentran apenas entre 1% y 5% por encima de las paridades mínimas observadas a fines de octubre, a pesar del buen contexto global que deprimió los spreads de los bonos High Yield a los mínimos recientes y mejoró los términos de intercambio de nuestro país de forma considerable.

Los analistas de Buenos Aires Valores (BAVSA) afirmaron que a estos precios (las paridades van desde 43% a 33,5%, con un promedio simple en 38%) la relación riesgo beneficio resulta atractiva. Dentro de su análisis y debido a los precios actuales de los bonos, contemplan la posibilidad de una nueva reestructuración.

"Suponiendo una nueva reestructuración dentro de dos años, con un recovery value de 30% como escenario negativo, el potencial de baja sería de 22%, mientras que en un escenario moderado en el que los bonos rindan 12% en el mismo plazo, los bonos tendrían un upside potencial de 75%. Sin embargo, entendemos también que la posición técnica en el mercado de bonos hard dollar argentinos no es buena ya que los inversores tienen más bonos de los que quisieran tener. Por lo tanto, esperamos que en este segmento de activos la volatilidad continúe presente mientras los inversores buscan algún driver que atraiga a nuevos jugadores y valoricen sus posiciones", estimaron desde BAVSA.

Mirando el potencial de los precios de los bonos, pensando en que 17% o 19% de tasa luce excesivo y con chances de que rindan en torno al 12%, en línea con lo que mencionaron los analistas de BAVSA, la deuda podría comenzar a lucir atractiva en estos niveles.

Los analistas de Delphos Investment realizaron análisis similares y en el que concluyeron que, descontando los pagos hasta enero de 2024 inclusive a una tasa similar a los rendimientos de países CCC y sumado al escenario de reestructuración Ucrania descontado al 12%, el potencial upside de los bonos locales es de entre 13% y 41% en promedio.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios