Finanzas personales: qué es el "dólar hormiga" y cómo hacerlo rendir en la Argentina de hoy

Guardar pequeñas cantidades de dinero en moneda dura y luego invertirlas es una manera eficaz de hacer crecer los ahorros

Muchas veces se habla del problema del "gasto hormiga", esas compras de pequeños montos que se convierten en un dolor de cabeza porque cuando se suman el resultado es que los bolsillos quedan vacíos. Pero también se puede pensar en un "ahorro hormiga" que imite la capacidad de trabajo de estos insectos.

La lógica de este sistema de ahorro es juntar pequeñas cantidades de dinero que, en conjunto, se transformarán en una suma considerable casi sin esfuerzo. La plata que se logra guardar, por poca que sea, se dolariza y se pone "a trabajar" para que se incremente con el paso del tiempo. 

La clave está en la constancia. Se puede guardar el dinero en una alcancía si eso resulta más cómodo. Pero nunca debe quedar demasiado tiempo ahí. Cuanto antes se invierta el capital, mayor será la protección contra la inflación y más crecerá.

Ahorrar no significa dejar de darse gustos. La idea siempre es tratar de mantener el estilo de vida de forma organizada. Por eso es recomendable asignar una cantidad fija a los gastos superfluos y no sobrepasar el límite autoimpuesto. Con el ahorro hormiga, la idea es que incluso puedas ahorrar si te sobra cualquier cantidad.

Es común que en algunas ocasiones surja la tentación de comprar algo innecesario. "Me lo merezco", es la excusa perfecta para ese gasto imprevisto, pero no se trata de una estrategia saludable para las finanzas. Entonces, antes de actuar por impulso, conviene pensarlo dos veces.

Realizar actividades en casa es una gran manera de impulsar el ahorro hormiga. El dinero que se podía destinar al transporte o salidas a comer afuera, por ejemplo, se puede guardar e invertir y servirá para abultar el fondo de jubilación.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios