Reservas en foco

El nuevo súper cepo generó desconcierto: señalan falta de timing en la decisión oficial

Analistas y operadores señalan que en las últimas ruedas ya venía cayendo la brecha entre los contado con liquidación de acciones y el de bonos. No obstante, consideran que se impuso el temor a perder más reservas con la intervención del Central.

El rulo que se generó a partir de las normativas que el Banco Central (BCRA) y la Comisión Nacional de Valores (CNV) emitieron el día en que Argentina ganó la Copa América había sido furor entre fines de julio y principios de agosto.

En YouTube, en Twitter y en Telegram había pequeños inversores celebrando la "plata gratis" que se podía obtener a partir de los desarbitrajes que generaron las restricciones.

Tras varias semanas semanas en los que los retails aprovecharon la situación para lograr ganancias en torno al 6%, las distintas cotizaciones empezaron a quedar arbitradas.

Lo curioso es que, justo cuando la diferencia entre los contado con liqui (CCL) no intervenidos y el CCL de AL30 se empezó achicar, el BCRA emitió una nueva comunicación que pareciera apuntar contra un rulo al que le quedaba cada vez menos nafta.

"El anuncio (del BCRA) llegó con un timing extraño, porque hace una semana habían empezado a bajar de forma decidida el CCL libre y también las ventas de bonos del Central en el mercado secundario (que evolucionan de forma muy parecida al volumen de AL30 contra pesos en t+2 por pantalla)", señaló un informe reciente de la Consultora 1816.

Por dar un ejemplo, los CCL que se ralizan mediante Cedear habían atravesado la barrera de los $ 183 a fines de julio, mientras que el jueves 12 de agosto llegaron a promediar los $ 175. No obstante, el viernes saltaron a $ 179.

Desde Invecq alertaron: "Lo más probable es que el que reaccione sea el dólar informal, que tendrá mayor demanda por parte de minoristas, desalentando las transacciones formales. Los meses de agosto, septiembre y octubre (y sobre todo en períodos electorales) son los de mayor volumen en términos de demanda de dolarización de carteras"

En tanto, el CCL de AL30 en t+2, que había llegado a $171 el jueves, el viernes se desplomó por las nuevas normativas y cerró en $165,30. Incluso, se ubicó $ 4 por debajo del MEP.

Guía práctica para entender como operar dólares en bolsa a partir del nuevo cepo

"El timing de la medida es revelador del error de diagnóstico oficial: aparece justo cuando el arbitraje de las brechas se venía reduciendo, los volúmenes operados se venían achicando y los tipos de cambio paralelos comenzaban a ceder", señaló un informe de Consultatio, en línea con lo mencionado por 1816.

Por otra parte, desde Consultatio Plus añadieron: "El problema de diagnóstico del Gobierno es claro: las restricciones son el resultado de la necesidad de mitigar el efecto de las restricciones anteriores. Al intervenir en la brecha vendiendo AL30, el Gobierno había introducido un esquema de tipo de cambio financiero múltple, que volvía rentable (e inevitable) el arbitraje (rulo)".

Asimismo, el economista Fernando Marull, de FMyA.com.ar, estimó que el Banco Central venía gastando u$s 20 millones diarios de sus reservas para mantener a raya el CCL de AL30. "Parece que era más de lo que esperaban y por eso endurecieron las regulaciones, para cuidar las reservas", estimó Marull.

Cabe señalar que en las últimas semanas aminoró el ritmo de compras de la autoridad monetaria y es por ello que la entidad que conduce Miguel Pesce busca a escamotear dólares, que serán necesarios para pagar deuda. Además, las consultoras empiezan a ver una merma de reservas netas.

La consultora LCG consignó en un informe elaborado el viernes 13: "Se estiman reservas netas por u$s 7500 millones, es decir u$s 300 millones por debajo de la semana pasada". Cabe señalar que al 16 de julio LCG ubicaba las tenencias netas en u$s 9 mil millones.

Por último, y al igual que varios de sus colegas, Marull también hizo referencia al timing de las medidas restrictivas: "Las nuevas regulaciones vinieron en un momento en el que las operaciones de arbitrajes y las ventas del BCRA habían calmado al dólar contado con liquidación". 

¿falta más?

El informe de Consultatio termina con una frase que podría poner los pelos de punta a más de un operador: "Ante este diagnóstico y estas restricciones, la conclusión es clara: las restricciones que vimos esta semana no serán las últimas".

En tanto, desde la consultora Invecq alertaron sobre daños colaterales de las últimas medidas: "Lo más probable es que reaccione el dólar informal, que tendrá mayor demanda por parte de minoristas, desalentando las transacciones formales. Los meses de agosto, septiembre y octubre (y sobre todo en períodos electorales) son los de mayor volumen en términos de demanda de dolarización de carteras. Esta medida generará poco efecto en la reducción de la demanda por dólares, pero intensificará su canal paralelo informal".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios