Home banking + App

El banco del futuro, en Europa ya se consigue: pocos cajeros y sucursales compartidas

Se unifican sucursales entre distintas entidades y surgen otras que instalan kioscos en puntos de consumo en Gran Bretaña. El menor uso de efectivo, del home banking y las app marcan el futuro. El desafío, la inclusión financiera de quienes todavía se manejan con billetes y monedas.

Como tantas otras veces sucedió en la historia económica mundial, el Reino Unido vuelve a mostrar hacia dónde se dirige el sector bancario

Con costos elevados que impactan en la rentabilidad de las entidades financieras británicas, la solución de compartir sucursales para no desaparecer del todo en un barrio o localidad se impone cada vez más.

En la Argentina todavía puede resultar impensado imaginarse ir a una sucursal bancaria donde atiendan juntos a clientes del Banco Galicia, del Santander y del HSBC. Pero eso mismo es lo que están experimentando los clientes de los bancos británicos y que, tal vez, termine imponiéndose en el resto del mundo.

De hecho, lo más común en pequeñas localidades del Reino Unido es que sean las mismas oficinas de correos las que posean un área dedicada a atender a los clientes bancarios domésticos, sin distinción de marcas.

Es que de a poco van desapareciendo las sucursales tradicionales, así como también los cajeros automáticos, una tendencia que va de la mano del menor uso de efectivo por parte de los británicos.

Cada vez más se recurre al home banking y a los monederos electrónicos, que se suman a las tarjetas de crédito y débito. 

Hasta la Iglesia Anglicana posee en muchas de sus diócesis un espacio para albergar a una organización benéfica que ayuda a las personas mayores a realizar sus operaciones bancarias de forma online.

La Iglesia Anglicana posee en muchas de sus diócesis un espacio para una organización benéfica que ayuda a las personas mayores a realizar sus operaciones bancarias on line.

Desde hace años que las sucursales bancarias vienen cerrándose en todo el Reino Unido, un movimiento que se aceleró con la pandemia. Por eso, al gobierno del Primer Ministro Boris Johnson le empieza a preocupar la "desertificación bancaria" del país.

Justamente, muchos de los votantes del Partido Conservador que dirige Johnson son personas de mayor edad y que no lograron adaptarse al uso de los servicios bancarios virtuales. Por lo que se vuelve crucial el acceso al efectivo a una distancia que no sea considerable.

PROHIBIR CIERRE DE SUCURSALES

De acuerdo con el diario Financial Times, el gobierno estaría evaluando aprobar una ley para prohibir el cierre de sucursales. El Financial Conduct Authority (FCA), a cargo del control del sistema financiero británico, tendría en ese caso la potestad de vetar estos cierres y declarar a una agencia bancaria como servicio esencial en cualquier parte del país.

Muchos de los votante de Boris Johnson son personas de mayor edad y queno lograron adaptarse al uso de los servicios bancarios virtuales, lo que torna crucial el acceso al efectivo en una distancia que no sea considerable.

Para evitar este "corralito" gubernamental, los principales bancos se pusieron a buscar soluciones creativas para seguir recortando sus costos. Y la más práctica que encontraron fue la de compartir agencias y así reducir los gastos.

Vim Maru, director de banca minorista de Lloyds Banking Group, que tiene la red de sucursales más grande del Reino Unido, dijo que la medida "muestra el compromiso colectivo claro de la industria con el acceso sostenible al efectivo".

En paralelo, el gobierno aprobó una desregulación del sistema bancario, conocida como "Open Banking", que permite a compañías financieras prestar los servicios de varios bancos en una única ubicación física, lo que podría representar la solución a este problema que enfrentan los bancos. Esto hizo que se lanzara con bastante éxito la empresa OneBanks, creada para aprovechar esta nueva reglamentación.

El sistema de la startup consiste en instalar pequeños "kioscos financieros" en distintos lugares del país que, por su tamaño (similar al de un kiosco de golosinas), se encuentran dentro de supermercados, shoppings, estaciones de trenes, etcétera.

Los kioscos son atendidos por un único empleado y ofrecen los servicios básicos: depósitos, retiros de fondos, pagos de facturas y transferencias.

En palabras de Duncan Cockburn, CEO de OneBanks: "Ofrecemos un modelo de servicio innovador y eficiente que permite a los bancos tener acceso a mejores infraestructuras bancarias en las comunidades donde se necesitan. El acceso al efectivo y la necesidad de interacción humana todavía tienen una gran demanda por parte de muchos miembros de nuestras comunidades".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios