Devaluación turca: un nuevo fantasma del dólar sobre el peso argentino

La moneda de Turquía registró hoy un fuerte descenso de más del 11%, lo que lleva a algunos a recordar su caída en 2018 y el impacto que tuvo sobre la Argentina.

La lira turca enfrenta una fuerte devaluación. La moneda de Turquía registró hoy una caída de más de 12% y el dólar en ese país pasó a costar 12,8, en un contexto de tensiones en ese mercado debido a la presión del gobierno sobre el Banco Central turco para que reduzca las tasas de interés e impulsar la economía.

El de hoy fue el desplome más profundo de las últimas dos décadas para la moneda de Turquía, que lleva dos semanas devaluándose constantemente respecto al dólar. Durante el último mes, acumula una caída de casi 40% y, en lo que va del año, la baja se extiende a más del 70%.

En el último mes, la lira turca acumula una baja de casi 40% frente al dólar

Este escenario le recuerda a algunos lo que sucedió en 2018, cuando la lira turca sufrió un importante descenso y arrastró al resto de las monedas de los países emergentes. En aquel momento, esto contribuyó, entre otros factores, a una mayor caída del peso argentino frente al dólar.

Los analistas prevén que ahora, aunque la devaluación de la moneda del país asiático puede tener algún tipo de impacto sobre la de Argentina, este debería ser menor y muy distinto al que se observó tres años atrás, teniendo en cuenta los fuertes controles cambiarios que se aplican en Argentina en este momento.

"Si esta depreciación de la lira turca contagia al resto de las monedas de los países emergentes, va a tener un impacto. Se daría con un encarecimiento, si no se sigue ese nivel de devaluación. En ese caso, se encarecería frente a otras monedas emergentes, como el real brasileño, que es un competidor directo de Argentina", explicó Christian Buteler. 

En ese sentido, el analista financiero destacó que el Banco Central de Argentina (BCRA) debería atenuar el movimiento, pero acompañar un poco para que el tipo de cambio real multilateral no se termine apreciando demasiado, no sólo por la inflación local, sino también por lo que ocurre con el resto de las monedas en el mundo.

"El impacto esta vez va a ser distinto al que vimos en 2018, cuando la lira turca se caía y se llevaba puesto al peso argentino. En esta ocasión será diferente porque ahora está el cepo cambiario en Argentina, lo que traba el movimiento libre de la moneda local", sostuvo el especialista.

Asimismo, el economista Jorge Neyro prevé que el efecto sobre el peso será acotado, por el "fuerte control de capitales que tenemos en el país, que nos mantiene aislados de movimientos en países con escaso vínculo comercial". A la vez, indicó que el eventual impacto es difícil de cuantificar, debido a la compleja coyuntura local.

"En general, el fortalecimiento del dólar a nivel global pone presión al tipo de cambio real multilateral de Argentina, que ya se va acercando a los niveles de la salida del cepo cambiario, que se dio en diciembre de 2015. Así que efectivamente es algo para mirar de cerca", afirmó Martín Vauthier, director de Anker Latinoamérica.

El especialista resaltó que la depreciación de las monedas emergentes "se va comiendo ese colchón cambiario" que tiene el tipo de cambio real, en un contexto en el que la devaluación gradual que está convalidando el BCRA sigue en la zona del 1% mensual, muy por debajo de la inflación, incluso con tarifas reguladas que siguen pisadas y con controles en otros precios.

"La apreciación global del dólar genera salida de capitales y presión sobre las monedas de los países emergentes, y así es que también se convierte en un desafío para Argentina, más allá de su dinámica propia. En el caso local, se expresaría principalmente en el drenaje de reservas y en la brecha cambiaria", agregó Gustavo Ber.

El economista destacó que la depreciación de la moneda de Turquía y el eventual impacto sobre los países emergentes puede afectar sobre las expectativas, lo cual llevaría a una mayor demanda de divisas por cobertura en el mercado local y esto podría ejercer algo de mayor presión en los niveles de reservas del BCRA y en la brecha entre los tipos de cambio.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios