Crecen los riesgos recesivos

Giro abrupto en Wall Street: el dato de inflación lleva al mercado a esperar subas de tasas de la Fed más agresivas

La inflación más alta de lo esperado gatilla un cambio de expectativas sobre el futuro de tasas de la Reserva Federal. Se espera una Fed más agresiva y ante ese escenario aumentan los riesgos recesivos en EE.UU.

En esta noticia

Una vez más, el dato de inflación de Estados Unidos sacudió al mercado. El  9,1% interanual informado este miércoles renovó los temores entre los inversores, ante la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) deba tornarse todavía más agresiva

En las últimas horas se vio un giro abrupto en las expectativas respecto del nivel de subas de tasas de la Fed en la reunión de julio. Se elevan las chances de ver una suba de hasta 100 puntos básicos.  

Wall Street vuelve a caer tras otro mal dato de inflación en los Estados Unidos

Se desplomaron los bonos en dólares y el riesgo país trepó hasta un nuevo récord 

una inflacion más alta y Una Fed más hawkish

El nuevo dato de inflación en Estados Unidos no solo resultó peor de lo esperado. También marcó un nuevo récord para los últimos 41 años.

Así, el mercado especula que la Fed tendrá que aplicar una política monetaria más contractiva en el futuro. Es decir subir todavía más la tasa, generando una restricción monetaria aún mayor.

Antes de que se conociera el nuevo dato de inflación, el mercado le asignaba una probabilidad del 7% a que la próxima suba de tasas fuera de 100 puntos básicos. Pero tras la difusión, esa expectativa saltó al 60%.

Del mismo modo, las chances de ver un hike de 75 puntos básicos a fin de mes eran ayer de 93% y cayeron al 40% actualmente.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) creen que es muy probable que en la reunión del Comité de Política Monetaria (FOMC) del 27 de julio, la Reserva Federal aplique un aumento de al menos 75 puntos básicos.

Sin embargo, dejan la puerta abierta a que el aumento de tasa podría ser mayor aumento. "El mercado comenzó a pricear con una probabilidad del 41,6% una suba en la tasa de la Fed de un punto porcentual en su próxima reunión", dijeron. 

Confirmando el mensaje de las actas

Así, se elevan las chances de una Fed más agresiva en su política monetaria, algo que la Reserva Federal ya había advertido que podía pasar.

A comienzo de julio se publicaron en Estados Unidos las actas de la última reunión del Comité de Política Monetaria de la Fed. Allí quedó reflejado que los miembros de la Fed asumen que deberán subir más rápido la tasa de interés, y que el proceso de suba de tasas será más prolongado.

La Fed reveló así que sigue priorizando detener la inflación por sobre el nivel de actividad.

De las actas de la reunión de junio quedó claro que los funcionarios del banco central estadounidense acordaron que es posible que las tasas de interés deban seguir aumentando durante más tiempo.

La Fed mantiene así su tonalidad más contractiva (hawkish), pese a que los temores de una recesión se acrecentaron en las últimas semanas. Es decir, la Fed busca seguir subiendo la tasa incluso si esa política monetaria desacelera la economía norteamericana.

La mayoría de los participantes del FOMC ven a la tasa a fin de año en niveles de entre 3,5% a 4,5%.

Debido a que hoy la tasa está en niveles de 1,5% y 1,75%, y que el objetivo podría estar en niveles de 3,5%, implica que todavía queda un largo margen para que la Fed siga subiendo la tasa.

Los analistas de Inviu aclararon que se espera como escenario base una serie de aumentos que llevarían la tasa de fondos al 3,4% este año, por encima de la tasa neutral a más largo plazo del 2,5%. 

"Los mercados de futuros ya están valorando la posibilidad de que la entidad monetaria tenga que comenzar a recortar las tasas tan pronto como el verano de 2023", dijeron. 

Riesgos recesivos

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo la semana pasada que el banco central tenía que subir las tasas rápidamente. Incluso defendió esa medida aun con el riesgo de que se eleven los riesgos de recesión.

Powell dijo que la Fed no podía darse el lujo de subir las tasas gradualmente dado que la alta inflación actual podría hacer que los consumidores y las empresas esperaran que persistan los precios elevados.

Por lo tanto, lo que se observa es que la Fed prioriza controlar la inflación por encima de los riesgos de recesión.

Los economistas de Deutsche Bank ahora prevén que el PBI se contraerá un 0,6 % sobre una base anualizada en el segundo trimestre. De esta manera, marcaría dos caídas consecutivas y dejaría a EE.UU. en medio de una recesión técnica.

Por su parte, JPMorgan Chase redujo la semana pasada su pronóstico de mitad de año, mientras que Bloomberg Economics ve la posibilidad de una recesión en los próximos 12 meses en un 38%.

Juan Cruz Lekovic, fund manager de Schroders, explicó que el soft landing (es decir, el escenario donde la inflación cae hacia el rango target de la Fed con una desaceleración de la economía que no precipite en una recesión) sigue siendo un escenario posible, pero al cual el mercado le asigna cada vez menor probabilidad.

La clave, indicó, está en el nivel al cual la Fed deba llevar la tasa de política monetaria. "La historia muestra que para niveles de 5% o superior, la recesión es altamente probable", advirtió.

Desde Balanz, en tanto, advirtieron que la preocupación sobre la persistencia de la inflación continua latente aún después de una Fed más estricta.

Sin embargo, agregaron que las preocupaciones sobre una recesión siguen afectando el sentimiento, el cual se encuentra en niveles de mucha negatividad.

"La cuestión central sigue estando en la inflación y tal como lo demostraron los datos de mayo, una nueva sorpresa en el camino no hará más que favorecer las preocupaciones de que el ajuste monetario de la Reserva Federal será tal que lleve a una recesión en Estados Unidos ", dijeron.

Por su parte, Nicolás Max, director de Asset Management de Criteria, advirtió que si bien todavía los indicadores adelantados no muestran un aumento significativo de las chances de una recesión, el mismo no es un escenario que haya que descartar.

"Son más las veces que al ajuste de tasas de la Fed, sobrevino una recesión que las veces que no. De todos modos, la diferencia entre crecer poco y tener una recesión no es tan dramático. Es decir, por el hecho de que se dé una recesión no hay que rasgarse las vestiduras. Como la economía viene fuerte, a lo sumo podremos ver una recesión suave y corta", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.