Bonos argentinos caen a tasas de 23%, y ya se habla de overshooting y oportunidad

El riesgo país sube más de 53% desde el canje. Los bonos rinden 23% y la desconfianza entre los inversores es alta. Hablan de overshooting y algunos ya lo ven como una oportunidad de inversión

La deuda argentina sigue hundiéndose en el pesimismo. Los bonos alcanzan nuevos mínimos y el riesgo país sigue acelerando. 

No hay drivers positivos que permitan pensar de que la dinámica pueda cambiar ya que se posterga el acuerdo con el FMI y los riesgos de una segunda ola de COVID en la región ponen en un nivel de mayor cautela a los inversores.

Sin embargo, precios tan bajos comienzan a generar ruido en los operadores, pudiendo ver a este selloff como una oportunidad para que la deuda vuelva a operar en niveles más razonables.

Existe la sensación de que el mercado pudo haberse pasado de rosca y que estamos en presencia de un overshooting bajista en precios y de expectativas muy negativas.

Esta hipótesis podría abrir las puertas a que exista oportunidades de compra en el mercado dados los altísimos niveles de interés con los que operan los bonos locales.

La deuda de Argentina de ley local rinde 23,4% en la parte más corta de la curva. Todos los vencimientos más cortos se concentran con tasas por encima del 21% mientras que en el extremo más largo de la curva (los bonos con mayor vencimiento) se ven rendimientos por encima del 17%

Tras el canje de deuda, el Gobierno logró postergar los plazos de vencimientos, con lo cual no enfrenta compromisos financieros abultados por lo menos hasta 2024. 

Sin embargo, la probabilidad de default es mayor al 95% para el plazo a 10 años, lo cual demuestra una elevada desconfianza de los inversores para con el Gobierno.

Los bonos argentinos entran en una dinámica muy negativa, operando ya en niveles de paridades de 30%, siendo este el nivel más bajo en un año. El mejor momento de paridad lo tuvieron inmediatamente después de efectivizarse el canje de los títulos de deuda reestructurados y desde entonces las mismas colapsaron desde valores por encima de 50% hasta los actuales 30 por ciento.

En este selloff, el riesgo país avanza más del 50%, la probabilidad de default es cercana al 100% y los rendimientos de los bonos argentinos son los más altos del planeta.

Dado estos precios bajos, algunos analistas comienzan a advertir que estos valores son demasiado exagerados, por lo cual, podría haber oportunidades de compra en la renta fija argentina.

Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds entiende que, con rendimientos de 23%, los bonos están proyectando un escenario inminente demasiado pesimista y que podría resultar una oportunidad.

"Argentina es un péndulo constante. En 2018 se colocaba deuda en dólares al 4,63% a 5 años y 6% a 10 años y en pesos a 8 años al 16%, esos rendimientos priceaban una Argentina sin restricción y con sendero de crecimiento y equilibrio fiscal, con capacidad de rolleo de fuertes vencimientos de corto plazo (caso LETES y LEBAC) y un horizonte político estable, cuestiones que terminaron chocando contra la realidad y por eso tuvimos que acudir al FMI. Creo que hoy nos encontramos en el lado diametralmente opuesto. Antes se proyectaba una Argentina fantástica y hoy se proyecta un país sin futuro con una fuerte contracción económica, social, política, etc., creo que no se puede pensar que Argentina llegará a ser Suiza, pero tampoco Venezuela, nos guste o no, es y seguirá siendo Argentina. No tenían mucho sustento las valuaciones 2018, como así tampoco paridades y rendimientos que parecieran descontar un default inminente, cuando los primeros pagos recién caen en 2024", explicó el director de Asset Management de Argenfunds.

En cambio, sostiene que más sentido que rinda 12% que lo que rinde actualmente, explicó el director de Asset Management de Argenfunds.

"Aun rindiendo 12% o 15%, la Argentina seguiría estando entre los países con mayor riesgo del mundo. Pero lo cierto es que ningún país tiene sus bonos rindiendo por encima del 20% como si lo hace Argentina", explicó.

Jorge Viñas, head Portfolio Manager de AdCap Asset Management explica que actualmente hay tres escenarios posibles para los bonos argentinos y que en base a ellos, el riesgo retorno luce atractivo.

Elecciones y después

"Un primer escenario que vemos es que la Argentina va hacia un modelo de Venezuela, y en cuyo caso, los bonos deberían ir a u$s 10; pero por ahora vemos baja esa probabilidad. Vemos más la probabilidad de un segundo escenario de mejora gradual de la economía de cara a las elecciones, con un resultado razonable para el Gobierno para luego lograr un acuerdo sólido con el FMI", indicó Viñas. 

A su juicio, pueden ver varios meses en el que los bonos se mantienen estables, y a la larga deben valer más. "Finalmente -agregó el head de ADCap-, en un tercer escenario, las encuestas le dan mal y comienza a fortalecerse una derrota electoral y un contexto similar al 2013 y en el que los bonos deberían subir más. Estos dos últimos escenarios tienen mayor probabilidad de ocurrencia y el riesgo retorno sobre los activos locales es ampliamente favorable", concluyó Viñas.

Finalmente, un operador de bonos de un banco local explicaba que efectivamente hay un overshooting y que si bien esta justificado, también puede ser una oportunidad.

"Hay una exageración del mercado para con los bonos argentinos. Los vencimientos de deuda son muy bajos y no vamos a ver un default en el corto plazo. Es una oportunidad a estos precios y que la Argentina rinda 23% o rinda 15% sigue siendo el mismo problema aunque con 15% a 25% de subas entre un contexto y el otro. Debajo de u$s 30, el mercado comienza a pricear que vamos hacia Venezuela, algo que por ahora no lo veo", sentencio.

La fuerte corrección de los bonos hace que los inversores se muestran agotados de perder con activos argentinos. La falta de drivers hace que la incertidumbre sea mayor. 

Al principio se pensaba que una reestructuración de la deuda podría encaminar a los bonos hacia una mejora, sin embargo eso no paso. Luego, un acuerdo con el FMI lucía como una segunda oportunidad y se ha visto reducida dicha posibilidad. Ahora, los inversores miran a las elecciones casi como el único driver positivo.

Maximiliano Bagilet, portfolio manager de TSA Bursátil de Grupo Transatlántica explicó que aún se muestra cauteloso respecto de posicionarse en bonos argentinos ante la falta de señales desde el lado electoral.

"A estas paridades de los bonos, volvemos a decir que Argentina esta barato. Sin embargo, aun vemos reacios a los inversores a entrar a estos niveles a pesar de que tanto por rendimiento como por paridad los bonos están regalados (sobre todo si se lo compara con los rendimientos de la región). Todavía somos reacios a entrar a estos niveles ya que esperamos un poco más de lucidez y de certidumbre respecto del escenario político, el cual es el más importante para nosotros este año y que va a hacer que pueda haber alguna mejora en las paridades. Hasta que no haya certidumbre con lo político, creo que no vamos a ver rebotes ni de corto ni de mediano plazo y podemos ver paridades debajo de 30%", comentó.

Desde Quinquela Fondos entienden que estos precios son un punto de entrada mirando el largo plazo para un inversor con perfil de aversión al riesgo alto, sobre todo los legislación internacional que ya tienen en sus precios actuales implícito una quita muy grande en una eventual reestructuración. 

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos advirtió que "lo que refleja las paridades es que no hay acceso al mercado de capitales y sin acceso al mercado, ninguna deuda es pagable. Por lo tanto no es un problema de la deuda ni como esta estructurada sino con la falta de un acceso al mercado". 

Para Benítez, falta restablecer los vínculos habituales de cualquier país para acceder al mercado y renovar deuda. "Si se comienza a apuntar en ese sentido, entonces hoy los bonos sí baratos. Lo que si, para aquel que compra, debe saber que no va a tener ganancias en el corto plazo y son inversiones de mediano y largo, debiendo aceptar elevada volatilidad", explicó el economista de Quinquela.

Para Viñas, el selloff actual de los bonos viene asociado a cuestiones jurídicas y la falta de un acuerdo con el FMI. "Hubo mucho escepticismo en los bonos tras la apertura de las sesiones ordinarias del presidente en el Congreso en el que se puso el foso sobre cambios en la justicia y se confirmó que no habrá un acuerdo con el FMI antes de mayo. Además,

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • AP

    Alejandro Pangella

    12/03/21

    Comprar un bono en dolares con una Tir del 22 % y jugar con un revolver .38 es lo mismo ..son bonos basura impagables riesgosos hasta para hacerte de dolares MEP..basta de operar ...coincido que no lo compran ni los buitres ....

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • JAG

    José Abeijón García

    11/03/21

    Los bonos-basura locales hoy no los compran ni los fondos buitres. Estos manejadores de fondos locales dicen cualquier cosa para cobrar comisiones de compra-venta

    Ver más

    2
    0
    Responder