Prospecto

Alerta latinoamericana. Sin dólares ni milagro económico, crujen las reservas de Bolivia

El faltante de divisas se hizo patente a partir de marzo pasado y se debe a la caída en las exportaciones de gas y a un déficit fiscal que no cesa desde 2014.


Bolivia y su economía, que durante tanto tiempo fue catalogada de "milagro" por los analistas por su sostenido crecimiento y su envidiable estabilidad monetaria, ahora añora esa época dorada. 

Es que el país atraviesa una severa crisis financiera por falta de dólares desde marzo de 2023, generada por la caída en su principal producto de exportación, el gas, y por un déficit fiscal crónico que se arrastra desde 2014.

Inversiones y dólar: un negocio con ON da alta ganancia y ayuda a frenar al MEP

Para los argentinos, que no pueden ahorrar en billetes estadounidenses por las trabas impuestas por el Gobierno ante la falta de reservas en el Banco Central, constatar que lo mismo sucede en el país vecino sorprende a más de uno.

Porque durante muchos años se ponderó la seriedad de Bolivia para llevar sus cuentas públicas en orden y mantener el valor de su moneda alejado de las turbulencias que se acostumbran por nuestras latitudes.

De hecho, los jujeños, grandes conocedores de la región, ahorraron durante mucho tiempo en pesos bolivianos por su facilidad para conseguirlos, pero sobre todo por lo estable que era su tipo de cambio, a diferencia del peso argentino.

10 preguntas a... Ariel Sbdar: dólar, letras y ON ¿qué conviene para hacer rendir el aguinaldo?

MAYORES COMPLICACIONES

Pero todo eso quedó atrás desde que, en febrero pasado, el Banco Central de Bolivia anunció que sus reservas en dólares habían alcanzado un nivel históricamente bajo. Desde entonces, la crisis financiera no dejó de agudizarse, mientras los particulares bolivianos tenían mayores complicaciones para conseguir dólares al cambio oficial.

Si bien la brecha cambiaria no llega al 100% como ya es habitual en la Argentina, en la ciudad de La Paz, es normal tener que pagar hasta un 15% más para hacerse de dólares en el mercado paralelo. Lo que también confirma que el famoso "milagro" económico boliviano está llegando a su fin tras 15 años de crecimiento significativo.

Los jujeños, grandes conocedores de la región, ahorraron durante mucho tiempo en pesos bolivianos por su facilidad para conseguirlos, pero sobre todo por lo estable que era su tipo de cambio, a diferencia del peso argentino.

"Bolivia no está atravesando una crisis económica. Hay crecimiento, poca inflación y el desempleo se mantiene bajo", explicó Gary Rodríguez, director del IBCE (Instituto Boliviano de Comercio Exterior). "Pero eso no significa que no existan preocupaciones con respecto a la situación actual, sobre todo en materia del saldo de la balanza comercial boliviana", agregó el experto.

FUNDAMENTALS ENVIDIABLES

Si el país presenta algunos fundamentals envidiables para cualquier ministro de Economía argentino, se explican por una gestión que potenció, durante todos estos años, la exportación de gas (u$s 6000 millones en 2013 y 2014, casi la mitad de sus ventas externas). Sin embargo, ese recurso ya no está disponible como antes, y eso impacta en el ingreso de divisas al país.

"Los pozos de gas están cansados", había reconocido el presidente Luis Arce en abril pasado, cuando los datos confirmaban que, desde 2014, la producción cayó un 30% por el agotamiento de las reservas gasíferas.

Sin embargo, a pesar de que el panorama en la balanza comercial es cada vez más inquietante, el gobierno boliviano evitó, hasta ahora, ajustar su gasto público, habida cuenta de que una parte importante se destina a programas sociales y a subsidios.

"Desde 2014, Bolivia ve cómo se reducen sus exportaciones, pero el Estado sigue gastando como si nada hubiera pasado. Por lo que las reservas del Banco Central fueron empleadas para financiar este gasto", aclaró Gonzalo Chávez Álvarez, economista de la Universidad Católica de Bolivia.

Como si esto no fuera suficiente, el país no para de aumentar sus importaciones de combustibles: de u$s 272 millones en 2006 se pasó a u$s 4300 millones en 2022, cuando el gobierno de Arce sigue subsidiando el precio de las naftas para que el precio del litro no supere los u$s0,50 en las estaciones de servicio.

VENTA DE ORO

Para enfrentar la crítica situación, el Gobierno decidió vender la mitad de sus reservas en oro y así obtener los dólares que están faltando. Y, además, iniciar la exploración de nuevos pozos de gas, teniendo en cuenta que los actuales están llegando a su madurez, y que el litio, que promete grandes ingresos en el futuro, recién comienza a generar divisas.

"Para el gobierno de Arce, pedir ayuda al FMI no está en los planes por cuestiones ideológicas evidentes, porque implicaría reducir el déficit fiscal y bajar los subsidios a los combustibles", manifestó Chávez Álvarez.

Si bien las próximas elecciones son recién en 2025, la situación exige encontrar soluciones de fondo a la crisis actual, ya que cada vez habrá menos gas disponible para financiar el déficit.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.