ENTREVISTA

Cuattromo: "Podemos seguir sosteniendo los productos con tasas subsidiadas para apoyar a a producción"

El presidente del Banco Provincia explicó sus números de 2020 con importantes resultados respecto de la media del sistema. Los cambios que forzó la pandemia. Y el desafío 2021

El Banco Provincia de Buenos Aires acaba de presentar los resultados de la gestión 2020. Como toda la economía, en el caso del banco público bonaerense, con un fuerte sesgo vinculado con la pandemia. Pero Juan Cuattromo, el presidente de la entidad dispuesto también hace un año por el gobernador Axel Kicillof, se enorgullece de haber superado los ratios promedios de todo el sistema financiero.

-Llama la atención esa distancia del promedio del sistema, en materia de préstamos productivos, pero también de depósitos. ¿Qué sucedió?

-Nosotros lo dijimos siempre y en eso Axel (Kicillof) fue claro en la campaña en cuanto al rol que esperaba del banco. Y que íbamos a poner mucho énfasis en el financiamiento productivo. Y se conjugó con que en 2019, cuando apenas asumimos, lanzamos la línea Repyme con descuento de cheques, capital de trabajo, refinanciación de cartera activa, financiamiento de exportaciones; tasas en 24%, más bajas que el mercado para despegar de cuatro años muy duros, sobre todo los últimos dos de la gestión anterior. Después vino la pandemia, y primero hubo una batería de medidas para apoyar la producción, del Gobierno nacional, y de la Provincia, que por un lado involucraba al sistema financiero, donde intentamos tener un rol activo. A mitad de año, el cierre de sucursales y la nueva normalidad de atención al público, para un banco con una fuerte impronta presencial como es el Banco Provincia nos estaba dificultando nuestro acceso a financiar al sector productivo, fundamentalmente en la operatoria de descuento de cheques. Ahí fue una buena experiencia para un banco público que en muy pocos meses pudimos poner en marcha primero la emisión y luego el descuento de echeqs, que en los últimos cuatro o cinco meses nos permitió recuperar un rol protagónico que siempre había tenido el Banco Provincia, a través de la conjunción de tasas competitivas con la innovación que el Bapro necesitaba para resolver la atención sin ir a la sucursal. Hoy se puede descontar desde las dos de la mañana hasta casi las 20.00, en cinco minutos lo que antes llevaba mandar una moto que esté toda la mañana en la sucursal. Esa ganancia de eficiencia en la pandemia fue clave para cuando ceramos el año, el saldo de crédito, nosotros duplicamos el crédito comercial, 20 puntos arriba del sistema, y en el mercado de financiamiento de mercado, crecimos en participación de mercado que era el desafío estratégico que había fijado el gobernador para el banco.

-¿De quién tomaron la participación de mercado?

-En el financiamiento corporativo, dónde los bancos públicos venían perdiendo participación, fundamentalmente con bancos privados, mucho tenía que ver con esta disponibilidad de productos teconológicamente acordes a lo que demanda el sector. Nos produce satisfacción en este año tan complejo haber podido encontrar la manera de responder y sostener el rol que nosotros creemos que tiene que tener el banco con una innovación que en pocos meses pudimos resolver.

-También hubo un fuerte despliegue tecnológico en lo relacionado con la Cuenta DNI

Se había lanzado en 2019. Tenía otra escala, vino la pandemia, había que poner una solución rápida, la provincia se ponía a pagar más de un millón de IFE en el Banco y eso podía ser recarga muy grande en las sucursales y asumimos el compromiso de refuncionalizar la billetera. Ahora tenemos 2,7 millones de usuarios

-¿Cuáles son los desafíos de desarrollo del banco para 2021 pensando que la gran oleada de digitalización ya se produjo?

-Adquirir medios digitales es de una vez, irreversible. Es impensable que vas a volver a hacer los trámites a la sucursal. La lógica de innovación es también irreversible para el banco. Pero también sabemos que uno de los atributos del Banco Provincia es la presencia territorial y de presencial, es política nuestra, por eso también hay que seguir pensando cómo repensar la atención para que el banco público pueda prestar el servicio con otra calidad.

"Hemos mejorado los indicadores de liquidez, estamos sobrecapitalizados, con niveles muy similares al resto del sistema" 

-¿Qué está pensando en materia de políticas crediticias, para 2021?

-Vamos a mantener la definición estratégica que mantuvimos que es tener un banco al servicio de la producción. Intentamos potenciar todas las herramientas que nos da el entorno, sea una política del BCRA, un subsidio del Estado provincial todo lo que pueda hacer el banco para contribuir como banco público para el desarrollo productivo. Este año adaptamos nuestro sistema de evaluación crediticia para hacerlo más rápido, porque a veces ahí aparecen los cuellos de botella. Adaptar los home banking. Apuntamos a tener tasas competitivas. En la medida que se salga de la pandemia y se pueda pensar en un horizonte más largo, se trabajará en líneas de inversión. Estuvimos muy activos en el mercado corporativo, con la emisión de ON, con el Grupo Banco Provincia.

-Mencionaba al difundir los resultados el cambio de criterio del Banco a diferencia de cuando tomaron la conducción respecto a que estaba posicionado en Leliq y títulos públicos. ¿Existe la posibilidad de que tengan que volver a asumir más títulos públicos si desde las políticas centrales se requiriera en función de la política monetaria?

-No hay disociación de objetivos. Tanto el Gobierno nacional como el provincial entienden que sostener la actividad productiva es un objetivo que hay que encarar, eso puede implicar una coyuntura. El BCRA si tiene que asumir una posición más contractiva, seguramente generará los instrumentos para que podamos seguir acompañando a la actividad productiva, porque nosotros, el proyecto político claramente cree en el desarrollo de la capacidad productiva, del mercado interno, y eso hay que sostenerlo aun en diferentes entornos macroeconómicos. Ahí lo importante es estar permanentemente en diálogo con las autoridades para ir encontrando las herramientas. Hay que pensar en la coyuntura las herramientas que podamos desarrollar para sostener a la producción. El crédito es el motor para el desarrollo, para el crecimiento de las actividades, cuando no ahogan. Cuando las tasas se vuelven prohibitivas, se elimina la actividad y ese no es el objetivo del banco.

  "Estamos pensando más herramientas para que los individuos puedan refinanciar su endeudamiento por la pandemia"   

-¿Las tasas subsidiadas son irreversibles en un momento donde se están discutiendo los límites fiscales?

-Como banco público, una de las cualidades que tenemos es que tiene objetivo de rentabilidad porque uno administra un patrimonio público y tiene que ser responsable de la administración. Estamos de paso. En ese marco, el banco tiene muchas capacidades y posibilidades para seguir ofreciendo productos y tasas en condiciones muy competitivas, y algunas directamente con subsidios a determinadas actividades. El año que pasó cerramos con un balance positivo, y eso que fue la primera vez que se ajustó por inflación. Hemos mejorado los indicadores de liquidez, estamos sobrecapitalizados, con niveles muy similares al resto del sistema, que son a veces factores de inestabilidad en los bancos públicos. En ese marco, con mucha responsabilidad, pero con un objetivo político claro de acompañar las actividades productivas, creo que podemos seguir sosteniendo estos productos.

"No hay disociación de objetivos; el Banco Central ha generado herramientas para acompañar a la producción" 

-¿La clave de mejorar los ratios de liquidez y capitalización del banco tuvo que ver con cambiar la orientación de inversiones en los títulos públicos?

-El Banco estaba funcionando con una lógica muy subsidiada del rendimiento que generaban los instrumentos del BCRA, lo cual genera claramente, estrictamente desde el punto de vista de la administración bancaria, un riesgo grande que es de estar muy expuesto a una baja de tasa, y es una decisión de política. Nosotros redujimos nuestra participación. Pero, del otro lado, también implicaba cambiar la participación en los pasivos, básicamente lo que se paga en remuneración de algunos depósitos, que nos permitía tener una ecuación más sana en administración financiera. Ni bien asumimos, se nos genera nuevas oportunidades de esta línea Repyme en la cual en un segmente pudimos salir con la tasa más baja.

-Vinculado con la evolución de la actividad, ¿cómo está la mora de la cartera?

-La mora a nivel del sistema no hubo un cambio abrupto. A medida que crecemos en el segmento Pyme, diversificamos mucho más los riesgos a nivel de las empresas y sectorial. Y en individuos, seguimos con atención, pero no tuvimos un incremento abrupto. Hemos tenido una política muy activa de renegociación de deuda. Y este año vamos a a estar trabajando en algunas ideas para renegociación de cartera de individuos. Quizá la gente sale de pandemia con una situación de sobreendeudamiento y nos gustaría poder alguna posibilidad que nos permita descomprimir la carga financiera por ese lado.

-Apelando a su condición de economista. ¿Cómo observa este 2021?

-El año que pasó, no fue un cisne negro, sino alguna otra especie, un rinoceronte, tal vez. De cara a este año, creo que las autoridades nacional inmersas en la idea de cómo llevar las conversaciones con el FMI; hay que dejar que se consoliden y maduren algunas medidas, como pudo ser la reconfiguración de tasas que hubo sobre el final del 3° trimestre, que le fue quitando presión al mercado financiero, lo cual redundó en que el BCRA vuelve a acumular reservas, una señal muy positiva de cara al año. Lo que uno hoy todavía percibe en las expectativas de los analistas, del "mercado" es una diferencia importante de su visión sobre el tipo de cambio del Presupuesto. Y es trabajo de la política económica ir generando el entorno de confianza y previsibilidad a lo largo del año que nos permita consolidar las reservas, menos ruido financiero, y darle espacio a la política económica para que se termine de consolidar el planteo que define el Ministerio de Economía, mientras se está muy atento a las necesidades sociales impostergables.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios