Financial TimesExclusivo Members

Wall Street se encamina a su mejor año desde 2019

Las acciones y los bonos se han disparado desde fines de octubre por las apuestas a que las tasas de interés mundiales han tocado techo.

Los mercados bursátiles mundiales se preparan para registrar su año más fuerte desde 2019 tras un vertiginoso repunte de dos meses, ya que los inversores apuestan a que los principales bancos centrales han terminado de subir las tasas de interés y las recortarán rápidamente el próximo año.

El índice S&P 500 se mantuvo estable en la apertura de Wall Street este viernes, el último día de negociación de 2023, situándose justo por debajo de su máximo histórico establecido en enero del año pasado. En Europa, el índice Stoxx 600 subió un 0,3% y alcanzó su nivel más alto en casi dos años.

El índice MSCI World, un amplio indicador de la renta variable mundial, se ha revalorizado un 16% desde fines de octubre y ha subido un 22% este año, su mejor resultado anual desde el 25% de 2019. Las considerables ganancias recientes de acciones y bonos se han visto impulsadas por un descenso de la inflación más rápido de lo esperado en las economías avanzadas, lo que ha avivado un creciente consenso de que los costos de endeudamiento caerán en 2024.

La Fed apuesta por el soft landing aunque los economistas proyectan un camino lleno de baches

La Reserva Federal echó más leña al fuego en su reunión de mediados de diciembre, cuando las nuevas previsiones de los dirigentes políticos señalaron que habría recortes de tasas el próximo año.

"Una vez que la Fed giró, realmente puso a los inversores en un estado de ánimo positivo", dijo Tim Murray, estratega de multiactivos de T Rowe Price. "Fue algo grande e inesperado".

La inflación ha bajado más rápido de lo previsto a ambos lados del Atlántico. Los precios al consumo en Estados Unidos subieron un 3,1% hasta noviembre, por debajo del 3,2% de octubre, mientras que la inflación en el Reino Unido se desaceleró bruscamente hasta el 3,9%. La inflación de la eurozona cayó al 2,4%, el ritmo anual más lento desde julio de 2021.

Los operadores prevén ahora seis recortes de tasas tanto por parte de la Fed como del Banco Central Europeo para fines de 2024, un cambio radical con respecto a los temores de costos de endeudamiento "más altos durante más tiempo" que desencadenaron una venta masiva de bonos a nivel mundial en otoño boreal.

El índice agregado global Bloomberg de deuda pública y corporativa ha subido un 6% este año, tras haber bajado cerca de un 4% a mediados de octubre.

El rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años, referencia de los activos financieros mundiales, ha caído al 3,88% desde más del 5% en octubre. Los rendimientos caen a medida que suben los precios.

"Los inversores en renta fija han sufrido un latigazo cervical este año", declaró Sonja Laud, directora de inversiones de Legal and General Investment Management. "Cualquier dato puede crear mucha volatilidad".

Algunos inversores creen que los mercados bursátiles están valorando ahora con demasiado optimismo que la inflación seguirá una tendencia a la baja sin que la economía estadounidense entre en recesión.

"Me atrevería a anticipar que parte de la euforia en torno a los recortes de tasas empezará a desvanecerse en el nuevo año", dijo Greg Peters, codirector de inversiones de PGIM Fixed Income.

Las 5 inversiones outsiders que 'volaron' este 2023

Gran parte de las ganancias de Wall Street este año han sido impulsadas por un grupo de grandes valores tecnológicos, aunque el repunte se ha extendido más allá de los llamados Siete Magníficos -Apple, Microsoft, Alphabet, Amazon, Tesla, Meta y Nvidia- en las últimas semanas.

El índice Nasdaq, dominado por las tecnológicas, ha subido un 44% este año, su mejor resultado en dos décadas.

En cambio, el FTSE 100 londinense se ha quedado rezagado respecto a los mercados estadounidense y europeo, con una suba inferior al 4% en 2023.

La preponderancia en el FTSE de grupos mineros dependientes de la ralentización de la economía china y de empresas energéticas expuestas a los precios del petróleo ha demostrado ser un lastre, al igual que la tasa de inflación relativamente obstinada del Reino Unido, que los inversores esperan que limite el grado en que el Banco de Inglaterra puede bajar las tasas de interés el próximo año.

Temas relacionados
Más noticias de Wall Street

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.