Financial TimesExclusivo Members

Por qué Warren Buffet le sigue escapando a las acciones

El oráculo de Omaha vendió u$s 40.000 millones en acciones en el último año y la liquidez de la empresa ya alcanza la cifra récord de u$s 157.200 millones.

Los fondos líquidos de Berkshire Hathaway alcanzaron la cifra récord de u$s 157.000 millones en un trimestre en el que Warren Buffett, CEO de la compañía, siguió vendiendo participaciones en empresas cotizadas, luego de que el 'Oráculo de Omaha' se encontrara con una escasez de inversiones atractivas.

La empresa vendió acciones estadounidenses y extranjeras por más de u$s 5000 millones en el tercer trimestre, según los resultados publicados el sábado. Las ventas elevaron las desinversiones de Berkshire en acciones cotizadas a casi u$s 40.000 millones en el último año.

Los inversores deben esperar otras dos semanas antes de poder ver cómo Buffett ajustó la cartera de Berkshire. Pero la presentación de resultados del sábado indicaba que la empresa vendió más de 12 millones de acciones de Chevron antes de comprar Hess por u$s 53.000 millones el mes pasado, en una operación integralmente en acciones.

Por qué Warren Buffett prefiere el dinero en efectivo a las acciones

El valor de la cartera de acciones de Berkshire se redujo a u$s 319.000 millones desde los u$s 353.000 millones de finales de junio, un descenso alimentado por la caída del mercado bursátil en general, a medida que los inversores empezaron a creer que la Reserva Federal mantendrá las tasas de interés más altas por más tiempo.

Esto ha pesado en las valoraciones de las empresas que cotizan en Bolsa y ha llevado a algunos gestores de carteras a buscar mejores rendimientos en los mercados de renta fija. Sólo el valor de la participación de Berkshire en Apple se redujo en más de u$s 20.000 millones, ya que las acciones del fabricante del iPhone cayeron un 12% en los tres meses transcurridos hasta fines de septiembre.

Los gestores de fondos y el público en general examinan de cerca los cambios de inversión de Buffett en busca de pistas sobre dónde el inversor de 93 años ve rendimientos atractivos.

Dirigió los beneficios por las ventas de acciones, así como los flujos de caja generados por los numerosos negocios de Berkshire, hacia el efectivo y las letras del Tesoro. La liquidez de la empresa aumentó durante el trimestre en casi u$s 10.000 millones hasta alcanzar la cifra récord de u$s 157.200 millones, una suma que le proporciona una formidable potencia de fuego para adquisiciones.

Berkshire ha sido uno de los grandes beneficiarios de la suba de las tasas de interés en Estados Unidos, que han superado el 5% este año. La empresa reveló que los ingresos por intereses obtenidos de sus inversiones en seguros ascendieron a u$s 1700 millones en el trimestre, lo que eleva la cifra a u$s 5100 millones en los últimos 12 meses. Este número eclipsa el interés total que Berkshire obtuvo de sus reservas de liquidez en los tres años previos combinados.

"Las tasas son atractivas y parece que esto crea un obstáculo o un desincentivo para poner el efectivo a trabajar si se puede ganar un 4% sin riesgo", dijo Jim Shanahan, analista de Edward Jones. "Sospecho que el saldo de caja probablemente seguirá subiendo a partir de ahora".

La fórmula de Warren Buffett para ganarle al mercado durante 10 años

Buffett reveló que la empresa recompró acciones de Berkshire por u$s 1100 millones en el trimestre, frente a los u$s 1400 millones del segundo trimestre. Sin embargo, el archivo mostró que las compras se habían acelerado en agosto y de nuevo en septiembre, en una señal de que el multimillonario inversor creía que las acciones de la empresa estaban subvaloradas.

Las actividades operativas de la empresa, que abarcan el ferrocarril BNSF, la aseguradora Geico y el fabricante de piezas aeronáuticas Precision Castparts, registraron un aumento del 41% de los beneficios, hasta u$s 10.800 millones. Las ganancias se vieron impulsadas por su unidad de seguros, que registró unos fuertes beneficios por u$s 2400 millones, compensando la debilidad de BNSF y las reservas para pérdidas vinculadas a los litigios por incendios forestales contra su empresa de servicios públicos.

Ajit Jain, uno de los vicepresidentes de Berkshire que supervisa las operaciones de seguros, explicó a los accionistas en la junta anual de mayo que la empresa había apostado fuerte por el mercado de seguros de Florida y había suscrito pólizas en este estado propenso a los huracanes.

Polémica por la última inversión de Warren Buffett: ¿Berkshire llegó demasiado tarde a la fiesta esta vez?

Se trataba de una apuesta arriesgada que, según Jain, podría costar a Berkshire hasta u$s 15.000 millones si el Estado se veía afectado por fuertes tormentas. Pero este año, el estado ha vivido una temporada relativamente tranquila.

El sábado, Berkshire informó que las pérdidas significativas por catástrofes -pérdidas de seguros individuales que superan los u$s 150 millones- sólo habían alcanzado los u$s 590 millones en los nueve primeros meses del año. Esta cifra es inferior a los u$s 3900 millones del mismo periodo del año pasado, cuando el huracán Ian asoló Florida.

La aseguradora para autos Geico, que había tenido problemas para hacer frente a los pagos de siniestros durante gran parte de los dos últimos años, mostró una mejoría. La unidad se ha desprendido de más de 2 millones de asegurados este año y ha recortado drásticamente su presupuesto de publicidad, ya que se centra en los contratos de seguros de los que cree que puede obtener beneficios.

Cómo hizo Warren Buffett para que Berkshire suba u$s 100.000 millones sólo este año

Al margen de los seguros, las ganancias de Berkshire pusieron de relieve el crecimiento económico desigual que ha confundido a los economistas y a gran parte del mundo inversor. Las ventas cayeron en las empresas de ropa y calzado de su propiedad, entre las que se incluye Fruit of the Loom, y en sus negocios inmobiliarios, que siguieron luchando contra una menor demanda debido a las altas tasas hipotecarias. BNSF también registró un menor volumen de transportes ferroviarios.

Sin embargo, la empresa de propiedad fraccionada de aviones privados, NetJets, registró un aumento de la demanda por parte de clientes adinerados, y sus concesionarios de autos registraron un incremento de las ventas de vehículos nuevos.

"En esta temporada de resultados está surgiendo el tema de que el consumidor de gama baja está empezando a mostrar algunas grietas, que puede que no tenga mucho exceso de liquidez y que está sintiendo la presión de unos mayores costos", añadió Shanahan.

Berkshire también detalló las continuas secuelas de los incendios forestales de 2020 y 2022 que se extendieron por California y Oregón. La empresa asumió un cargo de u$s 1400 millones en el periodo por los pagos que su servicio público probablemente tendrá que hacer a las personas que perdieron sus hogares, elevando los cargos acumulados que ha asumido por los incendios forestales a u$s 2400 millones.

Berkshire advirtió que los pagos finales podrían ser muy superiores; sólo en Oregón, los demandantes reclaman u$s 8000 millones por daños y perjuicios.

El descenso de la cartera de acciones de la empresa, arrastró los resultados globales. La empresa registró una pérdida neta de u$s 12.800 millones, o u$s 8824 por acción de clase A, frente a una pérdida neta de u$s 2800 millones un año antes.

Buffett considera desde hace tiempo que las cifras de beneficios netos carecen de sentido y afirma que pueden ser "extremadamente engañosas para los inversores que tienen poco o ningún conocimiento de las normas contables".

Temas relacionados
Más noticias de Warren Buffett

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.