Por qué Warren Buffett prefiere el dinero en efectivo a las acciones

Berkshire Hathaway, la empresa del oráculo de Omaha, tiene u$s 150.000 millones en efectivo y bonos a corto plazo, suficiente para comprar Goldman Sachs o Lockheed Martin.

Berkshire Hathaway, propiedad de Warren Buffett, vendió miles de millones de dólares en acciones e invirtió poco dinero en el mercado de renta variable estadounidense en los tres primeros meses del año, una señal de que el famoso inversor veía poco atractivo en un mercado volátil.

Según el último informe trimestral del grupo, la empresa vendió u$s 13.300 millones en acciones y sólo compró u$s 2900 millones. En lugar de comprar acciones, Buffett y su equipo gastaron u$s 4400 millones en recompras y otros u$s 8200 millones en aumentar su participación en Pilot, una cadena de paradas de camiones.

Los veteranos observadores de Buffett sabrán que el gran hombre lleva años quejándose de la falta de lugares donde invertir el dinero en una escala que sea significativa para Berkshire. Sin embargo, el hecho es que la empresa tiene u$s 150.000 millones en efectivo y bonos a corto plazo, suficiente para comprar Goldman Sachs o Lockheed Martin directamente y con una gran prima de control. Que una empresa inundada de efectivo sea una vendedora neta de acciones, incluso tras la liquidación de 2022, nos dice algo.

La misteriosa nueva inversión de Warren Buffett que tiene a todos intrigados

También coincide con los recientes comentarios del vicepresidente de Berkshire, Charlie Munger, al Financial Times: "Se ha vuelto muy difícil obtener algo parecido a los rendimientos que se conseguían en el pasado", dijo, apuntando a las altas tasas de interés y a un sector lleno de inversores que persiguen gangas y buscan empresas con ineficiencias.

Pero hay otra forma de plantear lo mismo: señalando los elevados rendimientos retrospectivos. Incluso después de la paliza que sufrieron las acciones en 2022, el S&P 500 ha ofrecido una rentabilidad real compuesta a 10 años de casi el 11%. Si nos remontamos a 2009, la rentabilidad real anual es aún mayor. Pero una de las regularidades más confiables de las finanzas es la tendencia de la rentabilidad real de las acciones a volver al 6%-7% a largo plazo. Durante la última década, hemos ganado más de lo que nos correspondía, por lo que es probable que ganemos menos en los próximos años. Por decirlo de otra manera: las valoraciones siguen siendo altas y bajarán.

Parece que Munger y Berkshire son conscientes de ello. Como dijo Antti Ilmanen de AQR en un paper reciente, en los últimos años hemos "tomado prestados rendimientos del futuro".

Enfrentado a una baja rentabilidad prospectiva, hay dos enfoques básicos que un inversor puede adoptar: disminuir el riesgo y esperar, o aumentar el riesgo y esperar. Berkshire se inclina por la primera opción.

Impacto mundial por la última, y polémica, inversión de Warren Buffett

Pero los realistas sólo pueden seguir este enfoque hasta cierto punto. Lo que se puede hacer, por ahora, es acumular rendimientos en efectivo del 4% y esperar que no pase una década hasta que surja una oportunidad.

Este último enfoque, sumando riesgo, es popular entre los inversores que están acumulando capital riesgo y crédito, que ahora son, en la mayoría de los casos, sólo una forma de introducir de contrabando un mayor apalancamiento en una cartera. Esto puede parecer temerario. Pero si nos encontramos en un mundo de precios de activos permanentemente altos y las tasas bajan pronto, éste resultará ser el mejor enfoque.

Para Warren Buffett, Wall Street es casi un "casino"

Una cuestión interesante para Berkshire, y para todos los inversores, es si tomar las valoraciones más baratas (y, por lo tanto, mayores rendimientos previstos) disponibles en Europa, Japón y los mercados emergentes representa una tercera opción, o simplemente otra forma de tomar la segunda opción, y añadir riesgo. 

Conservar un fajo de efectivo ante un mercado estadounidense caro y un mercado mundial a precios razonables es respaldar la idea de que la renta variable estadounidense merece, y mantendrá, su amplia prima frente a la renta variable de otros lugares. "Nunca apuestes contra Estados Unidos", escribió Buffett. Si las acciones americanas no bajan pronto, puede que no tenga muchas opciones.

Temas relacionados
Más noticias de Warren Buffett

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.