Por qué los mercados se convirtieron en un campo minado

Los inversores están siendo extremadamente implacables si las empresas decepcionan en cuanto a los beneficios.

Cuando estaba en la universidad, hace mucho tiempo, los estudiantes tenían diferentes maneras de celebrar el final de la temporada de exámenes.

La mayoría hacíamos lo más sensato y bebíamos tequila en el jardín, pero cierto grupo se dedicaba a un juego que consistía en empapar a los demás con pistolas o globos llenos de agua. El objetivo parecía ser empapar a los demás jugadores y terminar como el único que quedaba seco.

Esto significaba que los jugadores nunca estaban a salvo. Podían estar haciendo sus cosas, comprando comida o yendo a la sala de computación para enviar los novedosos 'correos electrónicos' y podían ser atacados en cualquier momento.

Reserva Federal: funcionarios plantearon la posibilidad de una política "restrictiva" para controlar la inflación

Algo parecido ocurre ahora en los mercados. Con una frecuencia alarmante, y sin apenas avisar, las acciones se están empapando.

En los mercados, el juego, a falta de una palabra mejor, empezó en serio en abril con Netflix, que se hundió cerca de un 40% un día después de decir que había juzgado mal la trayectoria de las cifras de suscriptores. La víctima más reciente fue Snap, propietaria de la plataforma de medios sociales Snapchat, que cayó una cantidad similar esta semana después de culpar a todo, desde la inflación hasta la guerra en Ucrania, de un entorno de ganancias más difícil. La semana anterior, fue la minorista Target la que se empapó.

Sólo en el índice Nasdaq 100, que no toma Snap ni a Target, siete valores se han desplomado un 20% o más en un solo día en lo que va de año, casi tanto como en todo el año 2020 con la pandemia. Otros valores que han caído este año son PayPal y Meta (Facebook para mi).

Por decirlo suavemente, esto es bastante extraño. Fuera de las grandes crisis, como la de 2020, 2008 o 2002 tras el estallido de la burbuja de las puntocom, es muy poco habitual ver una serie tan pronunciada de enormes oscilaciones a la baja. Esto indica que los inversores están en un estado de ánimo extremadamente implacable.

Por supuesto, el entorno del mercado en general es sombrío. El índice de referencia S&P 500 ha perdido un 15% en lo que va de año y está a punto de cruzar el arbitrario umbral de 20% por debajo de su último máximo, lo que marcaría un mercado bajista confirmado. El Nasdaq Composite ha bajado una cuarta parte en 2022 y las pérdidas de dos dígitos en las Bolsas de Europa y Asia son habituales, ya que los inversores se adaptan a la inflación al rojo vivo y a la rápida retirada del estímulo de los bancos centrales.

Es lógico que los valores más arriesgados, con valoraciones elevadas basadas en la perspectiva de fuertes beneficios futuros, sobre todo en el sector de la tecnología, sean los más afectados por este régimen de mercado tan negativo.

El Banco Central Europeo terminará con las tasas negativas en pocos meses, según Christine Lagarde

Por supuesto, no todo el mundo se ha lanzado al vacío. VandaTrack, que supervisa los flujos de operaciones minoristas, señala que los pequeños inversores siguen comprando. Pero Salman Baig, gestor de inversiones multiactivas de Unigestion en Ginebra, señala que otros entusiastas habituales de la tecnología se están alejando.

"La cuestión es: ¿por qué se mueven los mercados? ¿Qué los hace caer?" dice Baig. "No son sólo más vendedores. Pueden caer sólo porque ya no hay tantos compradores". Eso da más peso a los vendedores. Mientras tanto, la liquidez -la facilidad con la que se realizan las operaciones sin que se muevan los precios- es escasa, lo que agrava los movimientos.

En este momento, se trata de una serie de acontecimientos puntuales. Pero eso no debería ser necesariamente tranquilizador. "Todo esto son shocks idiosincrásicos, pero estas cosas siempre se ven así. Un ejemplo es 2008. Siempre parece que son unos pocos nombres individuales y... luego se convierte en una bola de nieve", dijo Baig. "El mercado ahora mismo no es exactamente frágil, pero es sensible. El mercado no es muy líquido. Las tasas están subiendo. Hay una guerra en Europa. No es un buen entorno. Es fácil que estas pequeñas tensiones idiosincrásicas se agraven".

El mundo está cada vez más cerca de una recesión 

Una de las formas de que se agraven es que los fondos a veces reciben un golpe sobre algún activo especulativo y tienen que apurarse a descargar otros activos más seguros de otras partes de la cartera para hacer frente a los reembolsos. April LaRusse, jefa de especialistas en inversiones de Insight Investment, dijo que ésta fue una de las muchas cosas que fallaron en la crisis de Covid-19 de hace dos años. "Era todo lo que se podía vender. Era imposible operar bien en ese entorno", añadió.

La visión optimista de todo esto es que abre nuevas oportunidades comerciales potenciales. Como siempre, la comunidad de operadores minoristas está al tanto. Breakout Point, que vigila las apuestas negativas, o cortas, señala que la comunidad WallStreetBets de Reddit, famosa por sus frecuentes asaltos a los acciones de memes, está muy atenta a las oportunidades de utilizar las opciones de venta -apuestas a la caída de los precios- para ganar dinero con las grandes caídas de las acciones.

"Entre los inversores minoristas, casi todos los resultados de ganancias prominentes se consideran hoy en día como una gran oportunidad de venta y el apetito es, de hecho, para las caídas del 25%", dijo Ivan osovi en Breakout.

Pero el problema de estos abruptos desplomes en un estrecho grupo de valores es que los inocentes espectadores que nunca se apuntaron al juego a menudo también se empapan en el proceso.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios