Financial TimesExclusivo Members

El Mercosur y la UE buscan cerrar un acuerdo antes del 7 de diciembre

Según un funcionario europeo, Bruselas ha "aumentado la frecuencia y la intensidad de las negociaciones en la creencia de que un acuerdo político sólo es alcanzable bajo la presidencia brasileña del Mercosur".

La Unión Europea (UE) y el bloque de países sudamericanos del Mercosur están presionando para cerrar a principios de diciembre un tratado comercial largamente aplazado, según diplomáticos que participan en las negociaciones, ya que ambas partes intentan aprovechar un momento de convergencia de intereses políticos.

"Es importante para la presidencia brasileña del Mercosur intentar sellarlo antes de que finalice nuestro mandato [el 7 de diciembre]", declaró un alto diplomático brasileño. "Se trata de algunos detalles... necesitaremos una decisión política sobre un par de cuestiones. [El Presidente Luiz Inácio Lula da Silva] sin duda participará".

Por su parte, un funcionario de la UE dijo que Bruselas había "aumentado la frecuencia y la intensidad de las negociaciones en la creencia de que un acuerdo político sólo es alcanzable bajo la presidencia brasileña del Mercosur".

El ultimátum del Mercosur a la UE: "Cerramos antes del 6 de diciembre o no cerramos"

A pesar de los avances en las negociaciones, el resultado de las elecciones presidenciales en Argentina ha vuelto a poner en entredicho el proceso. El candidato ganador, el libertario Javier Milei, prometió retirar al país del Mercosur.

Las negociaciones sobre el histórico acuerdo de 'vacas por autos' entre la UE y el bloque Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) se han prolongado durante más de 20 años.

En 2019 se acordó un principio de tratado, pero se frustró cuando la UE le exigió a Sudamérica compromisos medioambientales adicionales antes de firmar. Los países del Mercosur lo rechazaron por considerarlo proteccionismo de los países europeos, que temen la competencia de los productos agrícolas y vitivinícolas sudamericanos.

Los diplomáticos brasileños involucrados en las negociaciones también dicen que el acuerdo de 2019 no estaba "adecuadamente equilibrado" y que había sido apresurado por la anterior administración del derechista Jair Bolsonaro para anotarse una victoria política.

Algunos siguen siendo escépticos de que finalmente se pueda alcanzar un acuerdo, incluido el presidente paraguayo, Santiago Peña, que advirtió que el Mercosur se alejaría si la UE no finalizaba el tratado antes del 6 de diciembre.

"No tiene buena pinta y esto es muy triste", le dijo Peña al Financial Times a principios de mes. "Conozco el sentir de la mayoría de los países de la UE y no están dispuestos a moverse. Por eso no hemos concluido este acuerdo. Cuanto más presionamos desde el lado del Mercosur, aparentemente hay menos interés por parte de la UE."

Lula bloquea el acuerdo Mercosur-UE para proteger la industria nacional de Brasil

Sin embargo, funcionarios de Bruselas afirman que el fracaso de su acuerdo comercial con Australia ha impulsado a ambas partes.

"El fracaso a la hora de alcanzar un acuerdo con Australia ha sacudido a la UE a la acción -tanto en Bruselas como en las capitales nacionales- para conseguir una victoria comercial significativa antes de las elecciones al Parlamento Europeo en junio", dijo un funcionario de la UE.

"Las instrucciones políticas están convergiendo", dijo otro funcionario de la UE. "Pero no queda mucho tiempo y todavía hay algunas cuestiones sobre la mesa".

Acuerdo Mercosur UE: cuál es el nuevo obstáculo para ratificar el tratado comercial

Entre los temas pendientes que se negociarán en las conversaciones de este mes figuran un calendario para el libre comercio de autos eléctricos; el uso de derechos de exportación; la competencia en la contratación pública; así como los parámetros de la legislación antideforestación de la UE, que obliga a las empresas a demostrar que sus productos no se han producido en tierras recientemente deforestadas.

"El Mercosur está exigiendo algún instrumento para eventualmente tomar medidas si la UE bloquea ciertas exportaciones. Consideran que es una cuestión que les gustaría resolver", declaró un diplomático que participa en las conversaciones.

En el otoño, la UE provocó la ira de los funcionarios del Mercosur cuando publicó una carta adjunta en la que pedía a ambas partes que se comprometieran a cumplir las medidas del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Esto exigiría a los signatarios reducir a la mitad la deforestación para 2025, así como revertir la pérdida de bosques y el mal uso de la tierra para 2030, con sanciones comerciales si no lo hacían.

Para Von der Leyen, el acuerdo Mercosur-UE está "al alcance de la mano": qué es lo que falta

Los diplomáticos brasileños afirmaron que esto iba más allá del alcance de una carta adjunta. Ambas partes esperan ahora superar este problema mediante la elaboración de lo que otro funcionario cercano a las conversaciones describe como "instrumento intermedio, con elementos tanto de la propuesta original de la UE como de la respuesta enviada por los países del Mercosur".

Los funcionarios de la UE también han asegurado al Mercosur que los productores de las regiones alejadas de la selva amazónica tendrán que cumplir menos la ley de deforestación.

Aunque el tratado se cierre, se enfrenta a un proceso de ratificación en cada uno de los parlamentos nacionales del Mercosur, así como en el Parlamento Europeo y por parte de los gobiernos de la UE.

Temas relacionados
Más noticias de Mercosur

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.