Masacre de Bucha: la retirada de las tropas rusas dejó "una carnicería" en las afueras de Kiev

Las fuerzas ucranianas y ONG comienzan a reunir pruebas de las atrocidades cometidas en las ciudades recientemente liberadas de Irpín y Bucha.

En camino a Irpín, al noroeste de Kiev, una larga fila de autos permanece al borde de la ruta, algunos acribillados y destrozados o carbonizados por el fuego de la artillería. Muchos tienen carteles improvisados que dicen "niños" en sus parabrisas; algunos conductores dejaron sillas de bebé en sus vehículos, lo que sugiere que huyeron a pie después de que un puente cercano fuera volado.

Ihor Litvinyuk, el comandante militar ucraniano encargado de asegurar la zona, dijo que vio cadáveres de civiles en el suelo de la ciudad de Bucha, a pocos kilómetros al norte de Irpín, que estuvo bajo ocupación rusa hasta la semana pasada.

"Había cadáveres de personas atadas, ayer sacamos 20 de Bucha", dijo. Litvinyuk calculó que quizá unas 300 personas corrieron la misma suerte en una zona situada entre Bucha e Irpín.

Guerra en Ucrania: el caso de los guardias rusos que revela las divisiones dentro de las fuerzas de seguridad

Tras la retirada de las fuerzas rusas de los alrededores de Kiev durante el fin de semana, las tropas ucranianas, los investigadores de derechos humanos y los periodistas se trasladaron a los asentamientos que llevaban más de un mes aislados del resto de Ucrania. Mientras lo hacían, hicieron un balance de los cables eléctricos caídos, los vehículos destruidos y los cadáveres de más de 200 personas, lo que parece ser una atrocidad masiva llevada a cabo por los invasores. Las tumbas improvisadas salpicaban los terrenos de los parques.

Lyudmila Denisova, comisionada parlamentaria ucraniana para los derechos humanos, dijo el domingo que los rusos en retirada habían minado parques y entradas de edificios.

"Los civiles muertos yacen en los patios, cerca de las casas, bajo la carretera", dijo en declaraciones en la red social Telegram. "Algunos tienen las manos atadas a la espalda, con signos de tortura en sus cuerpos".

En Bucha, al noroeste de la capital, donde se produjeron algunos de los peores episodios de violencia, Denisova dijo que los militares ucranianos habían encontrado los cuerpos de 280 civiles, algunos de los cuales habían recibido disparos. Mientras las imágenes de los cadáveres se difundían por Internet, la comunidad internacional expresó su conmoción e indignación.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se declaró "conmocionado por las inquietantes imágenes de las atrocidades" cometidas por el ejército ruso, y afirmó que se introducirían más sanciones de la Unión Europea contra Moscú.

En Ucrania, Mykhailo Podolyak, asesor del presidente Volodímir Zelensky, dijo que la región de Kiev era un "infierno del siglo XXI".

Crónica de 21 días de terror en Ucrania y lo que está dejando la invasión de Rusia

"Los peores crímenes del nazismo han vuelto a Europa", dijo en un tuit, correspondiendo al argumento propagandístico del Kremlin de que había que "desnazificar" Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso trató de desacreditar las acusaciones, calificándolas de "otra producción del régimen de Kiev para los medios de comunicación occidentales". "Ni un solo residente local sufrió ninguna acción violenta" durante la ocupación de su ejército, dijo en un comunicado.

La limpieza de minas está en marcha en la parte norte de Bucha, donde, según Litvinyuk, las tropas utilizaron a algunos residentes como escudos humanos. "En un par de días, se aclarará [lo que ocurrió]", dijo.

Pavlo, un residente de 37 años, estaba montando su bicicleta el domingo en el centro de Irpín, ya que no había otro transporte disponible debido a la falta de nafta. Dijo que una madre local con dos hijas adolescentes había sido violada por soldados rusos y sólo "después de eso la liberaron".

Los defensores de derechos humanos afirmaron que la matanza parecía formar parte de un patrón más amplio de abusos por parte de las tropas rusas en las zonas que han pasado a estar bajo su control desde que comenzó la guerra el 24 de febrero, lo que sugiere que aparecerán otras atrocidades.

Human Rights Watch dijo el domingo que había documentado varios casos de violencia ilegal que describió como "aparentes crímenes de guerra", incluyendo ejecuciones sumarias y violaciones, en las ciudades alrededor de Kiev y en las regiones del norte de Chernígov y el este de Jarkov.

Los soldados de Putin sabotean la guerra Rusia-Ucrania, según el servicio secreto británico

Los resultados alimentaron los crecientes llamados para que el presidente ruso Vladimir Putin y otros funcionarios rindan cuentas.

El canciller alemán, Olaf Scholz, exigió que organizaciones mundiales como el Comité Internacional de la Cruz Roja tuvieran acceso a las zonas para documentar de forma independiente las atrocidades. "Los culpables y los que ordenaron estos crímenes deben ser llevados resueltamente ante la justicia", dijo.

Calificando de "insoportables" las imágenes de Bucha, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que Rusia "tendrá que responder por estos crímenes".

La Corte Penal Internacional (CPI) abrió una investigación sobre presuntos crímenes de guerra y contra la humanidad en Ucrania el 28 de febrero, apenas cuatro días después de la invasión, una medida inusualmente rápida.

Dmytro Kuleba, ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, pidió el domingo a la CPI y a otras organizaciones internacionales que acudieran a Bucha y a otras ciudades y pueblos de la región de Kiev para reunir pruebas de lo que describió como crímenes de guerra y contra la humanidad rusos. Dijo que su ministerio había enviado una solicitud formal a la CPI.

"Todavía estamos reuniendo y buscando cadáveres, pero el número ya se ha elevado a cientos", dijo Kuleba en una entrevista publicada en el sitio web del ministerio. "Mataron a civiles mientras estaban allí y cuando salían de estos pueblos y ciudades".

Gyunduz Mamedov, exfiscal general adjunto de Ucrania y especialista en derecho penal internacional, dijo que le preocupaba que las pruebas de lo que denominó "crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y posiblemente genocidio" pudieran verse alteradas si no se tomaban medidas rápidamente para traer investigadores y herramientas forenses como laboratorios móviles de ADN y drones.

Los funcionarios ucranianos intensificaron sus peticiones de ayuda militar para defender a su país. "La única manera de parar esto: ayudar a Ucrania a echar a los rusos lo antes posible", dijo Kuleba en un mensaje en Twitter. "Los socios conocen nuestras necesidades. Tanques, aviones de combate, sistemas de defensa aérea pesados. Proporciónenlos AHORA".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios