Los funerales de Estado británicos, una historia de improvisaciones

La capacidad de ajustarse a las exigencias del momento y de improvisar cuando las cosas van mal, es el símbolo de la fuerza de la monarquía.

Caballos con demasiado frío para trotar. Un carruaje funerario atascado en el barro. Dolientes aplastados hasta la muerte. Joyas que se caen de la corona en medio de la procesión... Los funerales de Estado británicos, la última despedida de un servidor público, lo ha visto todo.

Estos ritos, y su evolución a lo largo de los siglos, no reflejan la permanencia, sino otro de los puntos fuertes de la monarquía: la capacidad de ajustarse a las exigencias de los tiempos, asentir a los deseos de la familia cuando es posible, pero, sobre todo, improvisar cuando las cosas van mal.

"Hay una sensación de Historia y continuidad, una repetición del ritual que se remonta a tiempos inmemoriales", dijo John Wolffe, profesor de historia de la Open University. "Pero los dos últimos siglos de funerales de Estado son también una historia de innovación. Muchos de los rasgos más distintivos eran todavía bastante novedosos cuando nació la reina Isabel II en 1926".

EN VIVO | El funeral de Isabel II: el féretro de la Reina llegó al Castillo de Windsor 

Ningún ataúd de soberano, por ejemplo, recibió una procesión militar por Londres hasta 1901. Sólo a partir Eduardo VII, en 1910, un Rey o una Reina tuvieron su capilla ardiente en Westminster Hall. Los monarcas del siglo XVIII preferían ceremonias más privadas en el castillo de Windsor.

Desde finales del siglo XIX han surgido tradiciones y prácticas recurrentes, algunas inspiradas en los ritos funerarios de Isabel I. Pero nunca ha existido un modelo fijo para el funeral de Estado. Las costumbres -como la de los Tudor de adornar el ataúd con una efigie realista del monarca- han cambiado con el tiempo. Los funerales de Estado son acontecimientos raros y únicos, siempre adaptados a las circunstancias.

"La ignorancia, la ignorancia histórica, de todos, de arriba a abajo...", refunfuñó el cortesano vizconde Esher tras la muerte de la reina Victoria. "Se diría que la monarquía inglesa no ha sido enterrada desde la época de Alfredo".

Las ceremonias de este lunes son el resultado de años de planificación por parte del Palacio de Buckingham, de conversaciones con la reina Isabel II antes de su muerte y de las limitaciones prácticas de organizar el mayor evento en Londres durante generaciones.

Una característica distingue este formal funeral de Estado de otras ceremonias públicas para una persona prominente: el carruaje de cañones, tirado por marineros, que lleva el ataúd de la Reina. Al igual que muchos precedentes ceremoniales, surgió de un percance y una desventura.

La reina Victoria eligió en parte el carro de combate para no repetir los excesos del funeral de Estado del Duque de Wellington en 1852, que utilizó un carro funerario de 10 toneladas forjado con cañones de bronce capturados en Waterloo.

Tras la muerte de Isabel II, Camilla Parker Bowles lo llevará en la corona: qué es el diamante Koh-i-noor y por qué se dice que está "maldito"

El carruaje de Wellington resultó ser tan pesado que se necesitaron 60 policías para sacar sus ruedas del barro. Para colmo, una vez fuera de la catedral de San Pablo, se tardó casi una hora en bajar el féretro debido a una falla mecánica.

El funeral del Duque de Wellington

Catedral de San Pablo, septiembre de 1852

El coche funerario del Duque estaba hecho de bronce recuperado de los cañones capturados en Waterloo y pesaba 10 toneladas

La reina Victoria insistió en que se celebrara un funeral de Estado para Wellington y el Parlamento aprobó una partida de 100.000 libras para pagarlo (que equivalen a unos u$s 11 millones en la actualidad). El cortejo fúnebre, que pasó por la casa londinense de Wellington, Apsley House, fue visto por un millón de personas.

"En cuanto a las formas de fealdad, las horribles combinaciones de color, el horrible movimiento y el fracaso general, nunca se ha conseguido un aspecto como el del coche", escribió Charles Dickens. Ni siquiera mencionó las múltiples muertes provocadas por la conmoción de la multitud durante la capilla ardiente de Wellington.

La improvisación también ha desempeñado un papel. Las instrucciones escritas de Victoria eran que ocho caballos de color blanco y crema llevaran su féretro en el carro de armas. Pero, ya sea por una falla en las instalaciones o porque los caballos se resistieron al frío -los relatos del día varían-, el coche fúnebre fue incapaz de moverse.

El Príncipe Luis Battenberg intervino y sugirió que una guardia de honor naval arrastrara el carruaje en su lugar, una decisión que sentó un precedente para los futuros funerales de Estado: 98 marineros llevaron el carruaje de la difunta Reina Isabel II este lunes.

Los funerales de Isabel II: presidentes, reyes, jeques y emperadores en la mayor reunión de líderes mundiales en décadas

Las preferencias personales también han sido un factor importante. La reina Victoria no quería ser enterrada en público. Winston Churchill abrazó la idea con gusto; un planificador lo recordó pidiendo "armas, trompetas, soldados, todo".

Los familiares también pueden opinar. La reina Isabel II cambió el orden del servicio para su difunto padre para incluir el himno: "Quédate conmigo". Y a instancias de la Reina Madre, se invitó a César, el fox terrier de Eduardo VII, a participar en su cortejo fúnebre.

Estos toques populares reflejan cómo se ha utilizado y adaptado el funeral de un soberano, sobre todo en el siglo XX, para reforzar la legitimidad de la monarquía y transmitir mensajes oportunos sobre las prioridades del Estado.

Conmoción en el funeral de Isabel II: un hombre se arrojó sobre el ataúd de la reina y fue detenido

"Todo el mundo habla de la tradición y la continuidad, pero no siempre ha sido estable", dijo Alice Hunt, historiadora de la Universidad de Southampton. "Siempre hemos hecho que parezca como que lo es. Es algo muy británico. Una de las razones por las que ha perdurado es porque ha cambiado".

La necesidad de trasladar a la reina Victoria desde su lugar de fallecimiento en la isla de Wight, por ejemplo, se aprovechó para realizar una gran revisión naval por el Solent en un momento de transición para la Marina Real Británica.

El funeral de la reina Victoria

Capilla de San Jorge, Windsor, febrero de 1901

La reina Victoria escribió planes detallados para su propio funeral. Murió en la Isla de Wight y fue trasladada en el yate real HMY Alberta a Portsmouth y luego en tren a la estación de Victoria.

El féretro de la reina Victoria fue llevado por las calles desde la estación de Victoria hasta Paddington para su viaje final a Windsor. Los marineros tiraron del carruaje por las calles de la ciudad y fue enterrada junto al príncipe Alberto en el mausoleo real de Frogmore

Del mismo modo, la muerte de la reina Isabel II en Balmoral, la residencia real en Escocia, ha proporcionado un espacio para que su sucesor, el rey Carlos III, haga hincapié en la unión en un momento en el que las cuatro naciones del Reino Unido parecen estar distanciándose.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios