Financial TimesExclusivo Members

¿Joe Lewis a la cárcel? : dictan el fallo contra el dueño de Lago Escondido

El multimillonario británico, cuya familia es propietaria del club Tottenham, se había declarado culpable de asesorar a amigos, pilotos privados y una novia con información financiera no pública.

Joe Lewis, el multimillonario británico cuya familia es propietaria del club de fútbol Tottenham Hotspur, evitará ir a la cárcel por uso de información privilegiada, después de que un juezgado federal de Manhattan acordara el jueves condenar al hombre de 87 años a una multa de u$s 5 millones y tres años de libertad condicional.

Lewis se declaró culpable de cargos de fraude en enero, tras una investigación en la que se descubrió que había pasado consejos sobre acciones a amigos, pilotos privados y una novia. Los destinatarios ganaron más de medio millón de dólares negociando con información no pública, a la que Lewis había tenido acceso por su participación en varios consejos de administración, según la fiscalía.

Sus delitos conllevaban una pena de hasta dos años de prisión, pero los agentes de libertad condicional habían desaconsejado encarcelar a Lewis, en parte debido a su avanzada edad.

Joe Lewis, el dueño de Lago Escondido, se declara culpable por tráfico de influencias

Dirigiéndose al tribunal el jueves, Lewis, visiblemente conmocionado y con un parche en el ojo, dijo que había "cometido un terrible error". "He infringido la ley. Estoy avergonzado, arrepentido y me considero responsable", añadió.

En su recomendación de sentencia al juez, los fiscales estadounidenses -que alegaron que las propinas equivalían a regalos y pagos en efectivo por parte de Lewis- habían reconocido que "a diferencia de muchos acusados que cometen tráfico de información privilegiada, [su] conducta no estaba motivada por el beneficio personal", ya que el multimillonario no negoció él mismo con la información en cuestión.

Añadieron que, dado el deterioro de la salud de Lewis, el hecho de que "por lo demás ha llevado una vida respetuosa con la ley" y su entrega voluntaria a las autoridades de Estados Unidos, significó que la pena sugerida sería "mayor de la necesaria" en este caso.

Lewis, un ciudadano británico residente en Bahamas, describió anteriormente sus delitos como motivados por "arrogancia y exuberancia infantil", y dijo que la saga era una "humillación autoinfligida" con la que tendría que vivir "el resto de mis días".

Tras dictar la sentencia, la jueza Jessica Clarke declaró que, aunque el "delito de Lewis era sin duda grave", merecía clemencia porque "se enfrentó a estos cargos sin rodeos en lugar de enzarzarse en lo que podría haber sido una larga lucha por la extradición". Su vida "correría grave peligro si fuera encarcelado", añadió.

Nacido en 1937 en el seno de una familia de inmigrantes en un pub del este de Londres, Lewis abandonó los estudios cuando era adolescente y se incorporó al negocio de catering de su padre. Al principio tuvo éxito con una cadena de restaurantes temáticos antes de trasladarse del Reino Unido en 1979 a las Bahamas.

Joe Lewis, el dueño de Lago Escondido, se entrega a la Justicia de EE.UU.

Posteriormente se labró una reputación en los mercados financieros por sus grandes operaciones especulativas con divisas, incluida una rentable apuesta contra la libra esterlina antes del Miércoles Negro de 1992, cuando Gran Bretaña abandonó el mecanismo europeo de tipo de cambio.

Tras alcanzar el éxito como inversor inmobiliario, Lewis pasó a tener una participación mayoritaria en el club de fútbol Tottenham Hotspur durante más de dos décadas. En la actualidad, esa participación es propiedad de un fideicomiso en nombre de su familia.

El equipo de la Premier League, que ha suscitado el interés de inversores en los últimos años, describió previamente las acusaciones contra Lewis como "ajenas al club".

Lewis es también el fundador de Tavistock Group, que posee activos que van desde inversiones en más de 200 empresas hasta bienes inmuebles, agricultura y obras de arte de Pablo Picasso, Henri Matisse y Lucian Freud.

Como parte de su acuerdo con los fiscales, Lewis también se verá obligado a renunciar a sus puestos en los consejos de administración de empresas que cotizan en Bolsa en EE.UU. También deberá pagar una multa de u$s 1,6 millones para resolver un caso relacionado con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés).

Los fiscales aceptaron que Lewis regresara a las Bahamas el jueves por la noche, dejando su yate como garantía.

Temas relacionados
Más noticias de Joe Lewis

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.