FINANCIAL TIMES

Evergrande: cuáles son las opciones de China frente a la crisis del gigante

El gobierno teme que el rescate del desarrollador inmobiliario podría sentar un costoso precedente para el resto del sector. Por el otro lado, miles de acreedores, proveedores y propietarios podrían verse perjudicados.

Mientras se prepara para un tercer mandato, Xi Jinping está haciendo una de las mayores apuestas económicas de su presidencia al dejar que Evergrande se tambalee al borde de la quiebra.

Un colapso del desarrollador chino, fuertemente endeudado, tendría graves consecuencias para cientos de miles de compradores de inmuebles e inversores minoristas, así como para la estabilidad financiera y el crecimiento económico de la segunda economía mundial.

Sin embargo, la administración Xi aún no ha dado garantías de que vaya a intervenir para estabilizar la situación, como hizo recientemente con otros dos grandes conglomerados que estuvieron a punto de colapsar bajo el peso de sus importantes deudas.

"Los altos funcionarios están muy preocupados por Evergrande", dijo un asesor del gobierno, que señaló que la relación entre la deuda y el producto bruto interno de China había aumentado del 250% al 290% en menos de dos años.

Evergrande: cómo podría ser la mayor reestructuración de deuda de China

"Pero es sólo la punta del iceberg", añadió. "Si algo realmente dramático le ocurre a Evergrande, la prima de riesgo de la deuda de otros desarrolladores será mucho mayor, creando otro lastre para el sector".

Tras las fuertes caídas registradas en Hong Kong a principios de esta semana, Evergrande dijo que realizaría un pago de bonos locales que vencía hoy. Sin embargo, la constructora privado, fundada y dirigida por el multimillonario Hui Ka Yan, no dio tantas garantías sobre el pago de bonos en el extranjero que también venció este jueves.

El banco central de China inyectó 110.000 millones de renmimbi netos en el sistema financiero del país, el mayor refuerzo de liquidez en ocho meses, según datos de Bloomberg.

Beijing ha supervisado recientemente una serie de reestructuraciones dirigidas por el Estado de grupos endeudados, como Huarong, el gestor de activos de propiedad estatal, y HNA, un conglomerado de aviación, logística y turismo. Sin embargo, Evergrande destaca por su impacto directo en la vida de millones de personas en todo el país.

Evergrande y un escándalo que crece: la empresa desvió inversiones para cubrir déficits de financiación

Además de los u$s 300.000 millones que Evergrande debe a bancos, tenedores de bonos y proveedores, el grupo ha emitido más de u$s 6000 millones en productos de gestión de patrimonio de alto rendimiento a unos 80.000 inversores minoristas, incluidos sus propios empleados, que protestaron la semana pasada en su sede de la ciudad sureña de Shenzhen. Por adelantado, los compradores de viviendas le han pagado a Evergrande unos 1,6 millones de pisos que no has sido entregados.

"Esto va a ser diferente debido a las presiones adicionales que vendrán de los ciudadanos de a pie", dijo David Yu, un experto en la industria financiera de la Universidad de Nueva York en Shanghai.

El grupo es, en términos de ventas, el segundo mayor desarrollador de la industria inmobiliaria, que representa más de una cuarta parte de la economía china. Pero, por mucho que la administración de Xi se resista a permitir la quiebra de un motor económico tan importante, también le preocupa el costoso precedente que sentaría al organizar un rescate dirigido por el Estado.

"Muchos constructores están bajo presión debido al endurecimiento de las políticas", dijo una persona familiarizada con las discusiones del grupo con los reguladores financieros chinos.

"Si el gobierno interviene para ayudar a Evergrande, todos los demás grandes desarrolladores harán solicitudes similares. No hay manera de que el gobierno pueda salvarlos a todos".

Si Xi y su equipo económico deciden que el Estado debe intervenir en Evergrande para evitar un colapso económico y de mercado mucho mayor, un importante desafío político será cómo salvar al grupo sin necesariamente salvar a Hui, su presidente fundador.

El mes pasado, Xi lanzó una agenda de política interna que se centrará en la "prosperidad común", un eje central en su apuesta por un tercer mandato como jefe del partido comunista chino, a partir de finales de 2022 . El rescate de Hui, el quinto hombre más rico de China, no encaja con la visión de Xi de una sociedad más equitativa.

Hui controla más del 70% de Evergrande. El informe Hurun calcula que su fortuna valía u$s 35.000 millones a fines de 2020. Aunque el patrimonio neto de Hui sufrirá un fuerte golpe tras la caída del 86% del precio de las acciones del grupo en los últimos 12 meses, ha cosechado miles de millones de dólares en dividendos en los últimos años.

"No es probable que se produzca un rescate total", pronosticó Larry Hu, economista jefe para China de Macquarie. "Los accionistas y los prestamistas podrían sufrir grandes pérdidas. Pero el gobierno se asegurará de que los departamentos prevendidos sean entregados a los compradores".

El asesor del gobierno dijo que el enfoque de Beijing con HNA, que tenía deudas de más de u$s 75.000 millones, ofrecía un modelo potencial de cómo manejar Evergrande.

El presidente de HNA fue marginado por una persona designada por el gobierno, que luego reorganizó el conglomerado en cuatro unidades distintas y encontró un inversor estatal como caballero blanco para su activo más conocido, Hainan Airlines.

"La empresa podría sobrevivir, pero se expulsarían a la dirección", dijo el asesor. "Eso es lo que ocurrió con HNA. Estabilizó la empresa, el precio de sus acciones y el de los bonos. Los funcionarios tienen mucha confianza en este enfoque".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios