En medio de la guerra con Rusia, Ucrania pide ayuda financiera para garantizar la "supervivencia" del país

El ministro de Economía de Ucrania, Sergii Marchenko, busca ayuda inmediata de sus aliados occidentales para cubrir el déficit de varios miles de millones de dólares al mes.

El Ministro de Economía ucraniano ha solicitado una ayuda financiera inmediata de decenas de miles de millones de dólares para cubrir el enorme déficit fiscal provocado por la invasión rusa del país.

El gasto público superó los ingresos en unos u$s 2700 millones en marzo y Ucrania espera que, por la guerra, la brecha se amplíe a entre u$s 5000 y u$s 7000 millones al mes en abril y mayo. El producto bruto interno (PBI) de Ucrania ascendía a u$s 164.000 millones en 2021.

"Estamos bajo un gran estrés, en la peor condición [financiera]", dijo Sergii Marchenko en una entrevista con el Financial Times. "Ahora se trata de la supervivencia de nuestro país".

Y añadió: "Si quieren que sigamos luchando en esta guerra, que ganemos esta guerra... entonces ayúdennos".

Rusia cerca del default: tras el bloqueo de Estados Unidos, el gobierno pagará los bonos en dólares con rublos 

Marchenko describió un panorama sombrío de los daños causados a la economía ucraniana por la invasión a gran escala de Rusia a fines de febrero. Los daños en las infraestructuras civiles y militares se estiman en u$s 270.000 millones hasta el momento, dijo, con casi 7000 edificios residenciales dañados o destruidos.

Aunque Ucrania ha recibido una importante ayuda militar para defenderse de Rusia, el gobierno quiere que sus socios occidentales le den ayuda financiera y aprueben préstamos de emergencia del FMI y el Banco Mundial.

Alrededor del 30% de las empresas ucranianas han cesado todas sus actividades y el 45% están trabajando a capacidad reducida, dijo Marchenko. El consumo de electricidad se redujo en un 35%. El comercio se ha desplomado, ya que las exportaciones se redujeron a la mitad entre febrero y marzo y las importaciones cayeron más de dos tercios. La Escuela de Economía de Kiev estimó el lunes que las pérdidas económicas totales por la guerra ascienden hasta los u$s 600.000 millones.

Marchenko exigió a Rusia el pago de reparaciones por "la destrucción de la propiedad privada y pública" durante la guerra y dijo que Kiev había reunido un equipo jurídico internacional para presentar reclamos contra Moscú.

Pero la prioridad era la financiación a corto plazo. Mientras Ucrania intenta limitar su déficit presupuestario, el Gobierno ya ha hecho recortes de gastos por más de u$s 6000 millones, pero no es suficiente, dijo el ministro.

"Podemos recortar algunos gastos, pero no pueden cubrir el déficit", dijo.

Los ingresos se sitúan en poco más de la mitad del nivel anterior a la guerra, añadió. El déficit presupuestario en 2022, previsto en 3,5% del PBI antes de la invasión rusa, subirá "varios múltiplos" en función de la duración de la guerra, dijo.

Por qué Estados Unidos será el ganador final de la guerra entre Rusia y Ucrania

El Gobierno siguió cumpliendo con sus obligaciones básicas de pagar los salarios y las pensiones del sector público y el servicio de la deuda, dijo. El país realizó el mes pasado un pago de u$s 292 millones de un eurobono denominado en dólares que vence en septiembre y seguirá cumpliendo sus obligaciones para evitar el default o la reestructuración, añadió.

"Muchos políticos nos aconsejan que hablemos de reestructuración, pero esa no es nuestra política", dijo. Ucrania quiere poder acceder tanto al financiamiento concesional como al comercial, y poder seguir emitiendo deuda externa.

El Gobierno estaba en conversaciones con Estados Unidos para conseguir garantías que le permitieran emitir bonos soberanos a tasas de interés inferiores a los que exige el mercado en la actualidad, que eran "mucho más altos que los óptimos para que nos endeudemos ahora", dijo.

Mercados emergentes: ¿es hora de preocuparse por una crisis de deuda? 

El FMI informó el viernes que había abierto una cuenta para canalizar subvenciones y préstamos a Ucrania con el fin de ayudarla a "satisfacer sus necesidades presupuestarias y de balanza de pagos y contribuir a estabilizar su economía".

Marchenko pidió a los países ricos que utilizaran la cuenta para canalizar los fondos que recibieron del FMI en agosto, cuando el Fondo hizo una asignación de u$s 650.000 millones en derechos especiales de giro (DEG), una forma de activo de reserva que equivale a dinero recién acuñado. La asignación estaba destinada a ayudar a los países a hacer frente al impacto económico del coronavirus.

Los miembros del G7, el grupo de las mayores economías del mundo, recibieron unos u$s 290.000 millones en asignación, que se repartió entre los 190 países miembros del FMI, más o menos en función de su participación en la producción mundial. Marchenko instó a los países ricos a donar o prestar entre el 5% y el 10% de sus asignaciones al esfuerzo bélico de Ucrania a través de la nueva cuenta del FMI.

"Esa asignación no se utilizó, muchos países simplemente la parquearon", dijo. "Es probablemente la [forma de apoyo] más fácil".

El mes pasado, el Congreso de los Estados Unidos aprobó u$s 13.600 millones en ayuda militar y humanitaria para Ucrania y otros países afectados por la guerra. Aunque Marchenko recibió bien la noticia, dijo que Ucrania "no recibirá ni un céntimo" porque se proporcionará en forma de ayuda directa y no en efectivo.

"No se trata de una ayuda presupuestaria directa. No podemos utilizarlo para cubrir el déficit", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios