Financial TimesExclusivo Members

Brasil: la ministra de Medio Ambiente se opone al plan petrolero y exige techo a la producción

Los comentarios de}Marina Silva contrastan con el plan del gobierno de convertirse en un importante exportador de crudo para 2029

Brasil debe considerar limitar la producción y exploración de petróleo, dijo la ministra de Medio Ambiente, oponiéndose a los propios planes del gobierno de convertir al país en uno de los mayores productores de crudo para 2029 .

"Una cuestión que habrá que afrontar es la de los límites, un techo para la exploración petrolera. Es un debate que no es fácil pero que los países productores de petróleo tendrán que afrontar", dijo Marina Silva al Financial Times.

Sus comentarios reflejan una tensión en los esfuerzos del presidente Luiz Inácio Lula da Silva por jugar en ambos lados del debate climático: pulir las credenciales ambientales de Brasil en la protección de la ecología crucial del Amazonas, al tiempo que apoya la extracción de petróleo para obtener beneficios económicos. El Ministerio de Energía se ha fijado el objetivo de aumentar la producción de 3 millones de barriles por día el año pasado a 5,4 millones para finales de la década.

Nacida en la selva amazónica y criada por recolectores de caucho empobrecidos, Silva, de 65 años, se encuentra hoy entre las ambientalistas más respetadas del mundo. Su nombramiento como ministra a principios de este año por el presidente Lula fue aclamado como un símbolo del compromiso de Brasil con la protección ecológica y la transición verde.

Pero su misión enfrenta obstáculos incluso dentro de la administración de izquierda, en particular del Ministerio de Energía y de la estatal Petrobras, que esperan aprovechar nuevos yacimientos gigantescos en alta mar para aumentar la producción de crudo.

El plan energético convertiría a Brasil en el cuarto productor mundial, por delante de Irán, Canadá y Kuwait. A principios de este mes, el país se unió al grupo OPEP+, que comprende la Organización de Países Exportadores de Petróleo más sus aliados, aunque Lula ha insistido en que su estatus seguirá siendo el de observador.

"Brasil es un productor de petróleo. Éste es un debate que habrá que mantener, incluso en el contexto de las guerras. Estamos comprometidos con el objetivo de triplicar las energías renovables. Pero todo esto no se puede hacer si no discutimos el tema de los límites a la exploración", afirmó Silva.

Alexandre Silveira, ministro de energía de Brasil, dijo al Financial Times que no veía "ninguna contradicción" entre los objetivos de petróleo y gas del país y su aspiración de liderar la transición mundial hacia la energía verde. Dijo que los ingresos del petróleo ayudarían a financiar el cambio.

Sin embargo, el enfoque de Brasilia en los combustibles fósiles ha generado escepticismo a nivel internacional, especialmente porque Lula pide regularmente a las naciones occidentales que asuman una mayor carga financiera para proteger la selva amazónica y el medio ambiente global.

"Brasil dijo una cosa, pero hizo otra en la cumbre COP28 [en Dubai]. Es inaceptable que el mismo país, que dice defender el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados, anuncie su alineación con el grupo de los mayores exportadores de petróleo del mundo", afirmó Leandro Ramos, de Greenpeace Brasil.

La ministra de Medio Ambiente, Silva, añadió: "No podemos renunciar a la transición energética. La seguridad energética es necesaria, pero también debemos pensar en la transición. Ambas cosas deben suceder".

Lula ha dicho que la participación de Brasil en la OPEP+ se centraría en convencer a las naciones petroleras ricas para que inviertan en alternativas.

En los primeros nueve meses de este año, su gobierno logró reducir la deforestación ilegal en el Amazonas en aproximadamente un 50% en comparación con el mismo período del año pasado. La creciente destrucción de la selva tropical durante la anterior administración de Jair Bolsonaro había provocado la censura internacional.

Silva dijo, sin embargo, que no cantaría victoria.

"Tenemos objetivos sectoriales. No es sólo la deforestación. También lo es la energía, la industria, el transporte, el uso del suelo y la agricultura. Todos estos tienen objetivos de reducción de CO2", dijo. "No podemos resignarnos a los resultados ya obtenidos porque, por muy buenos que sean, será necesario mejorarlos".

Temas relacionados
Más noticias de Petróleo

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.