Brasil inicia una carrera desesperada para producir vacunas que frenen su catástrofe sanitaria

Se solicitó autorización para iniciar ensayos clínicos con un puñado de inyecciones desarrolladas en el país.

Atrapados en una catástrofe por el avance del Covid-19, intensificada por la escasez de vacunas, los científicos de Brasil tienen la esperanza de que inyecciones de producción nacional puedan ser un arma fundamental para combatir la pandemia.

Un puñado de vacunas desarrolladas en el país solicitaron ante los reguladores de la Salud el permiso para iniciar ensayos clínicos en la mayor nación de América latina, donde el número de muertes por la enfermedad respiratoria ha superado las 400.000.

Brasil va a la zaga en la carrera internacional por el desarrollo de vacunas contra el Covid-19, pero los promotores de los proyectos afirman que podrían lograr la autosuficiencia del país en esta fiebre mundial por las inmunizaciones e incluso generar un excedente para la exportación.

En Brasil el número de muertes por coronavirus ha superado las 400.000.

"Nuestro deber es proporcionar vacunas no sólo para Brasil, sino para la región", dijo Ricardo Palacios, director de investigación médica clínica del Instituto Butantan de San Pablo.

El centro de investigación biomédica comenzó la semana pasada a producir una de las posibles vacunas más avanzadas. Basada en la tecnología existente utilizada para las vacunas contra la gripe y anunciada como de bajo costo, ButanVac usa como vector un virus modificado genéticamente que causa la enfermedad de Newcastle, que afecta a las aves pero no a los humanos.

Brasil: las muertes diarias caen por debajo de 1000 por primera vez en casi dos meses

El material, que contiene una proteína espicular del coronavirus que provoca una respuesta inmune en los huéspedes, se cultiva dentro de huevos de gallina y luego se extrae e inactiva.

"Hay un truco que es fundamental en este proceso. Tenemos que estabilizar la proteína espicular para hacerla más... relevante", aseguró Palacios.

Butantan está incorporando conocimiento de nuevas variantes del coronavirus, entre las que se encuentra la cepa P.1, más contagiosa, que ha devastado Brasil. 

El instituto espera tener listas 18 millones de dosis para mediados de junio, con la posibilidad de llegar a 100 millones antes de fin de año, algo ambicioso si se tiene en cuenta que otros cronogramas de entrega de vacunas en Brasil sufrieron contratiempos.

Aunque no es totalmente brasileña -la tecnología en la que se basa fue creada por dos universidades estadounidenses y el consorcio internacional incluye socios fabricantes de Vietnam y Tailandia- la producción de ButanVac no requerirá materiales importados, dijo Palacios.

El descubrimiento y la comercialización de vacunas nuevas en Brasil significará una pausa en el proceso de "desindustrialización" de sus capacidades en esta área que se inició en los años 80, según Julio Croda, médico infectólogo de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), otro centro de investigación biomédica.

Radiografía de la vacunación en la región: por qué algunos en Brasil se preparan para la tercera ola

La mayor economía de Latinoamérica había mayormente tercerizado el desarrollo y la producción de ingredientes farmacéuticos activos (IFA), que son los que les da a un medicamento sus propiedades, dijo Croda.

"Nunca hicimos esta inversión en Brasil para desarrollar un producto [vacuna] 100% nacional. En el pasado importábamos el IFA y lo colocábamos en frascos".

Ese modelo se puso en duda con la pandemia. Butantan y Fiocruz suministraron la mayor parte de las vacunas de Brasil a través de asociaciones que fabrican las vacunas CoronaVac, que es china, y Oxford/AstraZeneca, respectivamente. Pero ambas instituciones sufrieron retrasos en los envíos de API desde China, y buscan empezar a fabricar el insumo clave desde cero.

El 14% de la población brasileña, de 213 millones de habitantes, ha recibido al menos una vacuna

Aunque el 14% de la población brasileña, de 213 millones de habitantes, ha recibido al menos una vacuna y el gobierno ha contratado más que suficiente para todos, las menores entregas disminuyeron el ritmo de la inoculación, y algunas personas tienen problemas para recibir la segunda dosis.

Marcelo Queiroga, el ministro de Salud, dijo la semana pasada que la nación entera estará vacunada a fines de este año, pero pidió a los países con suministro de sobra que lo compartiera con Brasil.

La Versamune-CoV-2FC fue desarrollada por la empresa brasileña Farmacore en colaboración con la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de San Pablo y PDS de Estados Unidos.

El jefe de Gabinete de Bolsonaro se vacunó "a escondidas" para no hacerlo enojar

Contiene una proteína recombinante producida artificialmente, una base común para muchos productos farmacéuticos, que deriva del coronavirus. Se combina con gotas aceitosas microscópicas llamadas nanopartículas lipídicas que actúan como portadoras.

Helena Faccioli, CEO de Farmacore, la describió como "única en el mundo". "Hay otras vacunas que utilizan adyuvantes con la proteína S1 del coronavirus, pero no tienen capacidad para activar las células T", comentó, refiriéndose a un tipo de glóbulos blancos que desempeña un papel importante en el sistema inmunitario.

Junto con el desafío de aumentar la capacidad de fabricación, los investigadores brasileños afirman que la falta de financiación es un obstáculo importante para conseguir nuevas vacunas. 

El país ha recortado el gasto en investigación científica de un pico de casi 14.000 millones de reales (u$s 2600 millones) en 2015 a 5000 millones de reales el año pasado, según datos del Senado.

El país ha recortado el gasto en investigación científica de un pico de casi 14.000 millones de reales en 2015 a 5000 millones de reales el año pasado

"Si hubiéramos invertido, no estaríamos en esta situación. Pero por el momento no hay alternativa. O compramos el API o compramos frasquitos listos para usar", dijo Soraya Smaili, profesora de farmacología y rectora de la Universidad Federal de San Pablo. La institución está colaborando en una vacuna en spray nasal que no necesita aguja ni jeringa.

"Estas vacunas [nuevas] no se utilizarán de inmediato, ya que aún no han comenzado los ensayos clínicos", agregó Smaili. "Todo indica que esta situación continuará hasta el año que viene".

Si en mayo se otorgara el permiso para realizar ensayos en humanos de una vacuna, lo que llevaría a ensayos de fase 3 en unos pocos meses, podría darse a conocer un candidato para su uso de emergencia más adelante este año, dijo Peter Hotez, codirector del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas.

"Tienen mucho potencial [en Brasil]. Para mí es un poco decepcionante que no estén más avanzados en este momento", afirmó. "Están haciendo lo correcto, pero están terriblemente demorados".

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios